Ricardo L. Lorente

Poeta y crítico. Trabaja como Promotor en la Editorial Letras Cubanas.

Fotograma de la película.
26.Abr.2017

Christine es una película biográfica que apunta hacia la presión laboral de aquellos periodistas que sufrieron el cambio repentino a un sensacionalismo descarnado….

Cada vez que se habla de la presión que ejercen los medios de prensa sensacionalistas sobre los objetos de sus reportajes, pocas veces pensamos en que esa misma presión se revierte en cada uno de los periodistas que la realizan.

Los que trabajan en este tipo de periodismo frívolo y deshumanizador, reciben una presión mayor (en tanto se mire como una carrera de velocidad por la noticia) que en cada minuto se va agolpando.

Y Christine no quiere realizar este tipo de periodismo. Se niega a eso. Está en contra de sacar el íntimo dolor de las personas. Prefiere buscar y mostrar los hechos sin que estos sean para el público ficción si no realidad, pero estamos hablando de un modelo de periodista íntegro que en los ámbitos de la televisión norteamericana de los 70, fue desapareciendo porque el interés del público fue mediatizándose hacia noticias más vulgares.

Los niveles de teleaudiencia de una televisora (WZRB) de Sarasota (Florida) son casi inexistentes, su gerente recibe noticia del dueño: si no cambia esto definitivamente cerrará. La orden es volverse parte de una impronta más “liviana”, que la gente se vea reflejada mediante sueños inalcanzables o pesadillas grotescas.

Todos los trabajadores sufren con la decisión puesto que piensan que hacen un buen trabajo comunicándole a la comunidad los pormenores de su delicado paraíso americano. Afectados, comienzan una carrera por lograr noticias más atractivas, noticias sensacionales que mantengan (y suban) los niveles de teleaudiencia. En esta crisis, se nos presenta Christine (Borderlines Films 2016) dirigida por Antonio Campos.

Christine es una película biográfica que apunta hacia la presión laboral de aquellos periodistas que sufrieron el cambio repentino a un sensacionalismo descarnado. Narra la historia de la ambiciosa Christine Chubbuck, periodista de esta estación, que sabiéndose con mucho más talento está en constante lucha con el gerente. La postura del gerente es inflexible (está en riesgo su propio trabajo), y Christine termina por ceder, pero tan despacio que los demonios se apoderan de ella.

Poco a poco, Christine pasa de ser una reportera mesurada y dispuesta a una corredora más dentro de la algarabía de la noticia. Y esto ella lo sabe. Poco a poco, también va volviéndose más hosca. Ya Christine antes de la transformación era bastante alejada de sus colegas. De sus sueños: la escena inicial dónde vemos a Christine entrevistar utópicamente al presidente de los Estados Unidos.

Se destaca que Christine mide cada trazo frente a la cámara, es perfeccionista hasta la médula, busca la manera exacta de presentar las palabras ante su entrevistado. En esta escena tenemos la textura de la televisión de los 70, los colores casi imperceptibles por lo difuso e incoherente, las líneas de relleno por la técnica que usada en el momento.

Es una escena extraña porque rivaliza con el resto de la película, haciendo parecer al resto de la historia como dependiente de esta primera impresión de largo aliento. La cámara se aleja, van entrando los detalles de la televisión por dentro y mientras esto pasa, para alguien como Christine, cuestionadora de los gestos, ella se distiende sobre la silla dónde está y le pregunta a su asistente si esta manera es la adecuada, que si le parece que ella acentúa mucho la sonrisa. Para Christine el periodismo no es siempre sonreír.

Podemos decir que el cambio le quiebra su realidad. La realidad disfuncional de una adicta al trabajo. La familia (su madre) siempre está pendiente de la salud de su hija, es una madre comprometida en desproporción. Tienen ambas sus rituales: beber un café o helado en una cafetería, que cuando la madre rompe, ella colisiona con el hecho de que está haciéndose independiente. Porque a pesar de que Christine quiere realizarse como una reportera estelar tiene ciertas tendencias nocivas hacia el desapego familiar.

No sabemos que llevó a Christine a Sarasota; a veces, la madre refiere una crisis anterior (violenta pretendemos) en Boston, donde también trabajaba de reportera. Y me parece un defecto “efectista”, puesto que al final no nos respondemos bien cuáles ríos desembocaron en la realidad de Christine.

La película fluctúa en su dinámica, por momentos logra un estaticismo muy cerca del retrato y a veces no duda en alcanzar una velocidad amena, roza el falso documental, y los personajes de reparto logran que toda nuestras atención se enfoque en Christine; pero el director no quiso o no logró, que nos identifiquemos con Christine, porque si en la narración de esta película el personaje es meditabundo y a veces lelo, los espacios en los que está la figura de Christine Chubbuck solo nos dejan llegar por medio de la idea del espectador: siempre nos dice que no seremos como ella.

Christine, amarga metáfora de una bala en la cabeza, decide lo que no nos comunica. Lo que parecía una propuesta melodramática se va convirtiendo, por la misma inaccesibilidad de personaje, en suspense. Ya hacia el último cuarto de la película, se nos muestra la determinación de Christine, el silencio que traen las grandes decisiones, el hastío con su realidad.

En una serie de escenas que solo en su concatenación hacen la sinfonía: Christine recoge un arma, regresa a su casa, habla con su madre, afina un reportaje en el cual ha puesto mucho empeño, observa la casa, se viste y llega al trabajo, saluda a todos con un espíritu locuaz y ameno, vuelve a revisar todo.

Entonces una chispa, un defecto en un nuevo equipo probado por la estación, una dificultad técnica, hacen que Christine quede unos segundos interminables frente a la cámara encendida (de una transmisión en vivo). La mirada cambia. Todo se hunde, y Christine tiene que mantener la sonrisa.

Tras un suspiro, toda la presión que ejerce la búsqueda de la noticia sensacionalista se acumula sobre los hombros. Mira su bolso. Saca algo que, también, nos esconde. Christine lee: “Manteniendo la política de WZRB, de mostrar noticias más inmediatas de vísceras y sangre, TV 30, presenta lo que se cree que es, una premier  en televisión. En vivo color, en exclusiva, un intento de suicidio”.

Christine se vuela la tapa de los sesos. Después, se despedaza el suspense por la inmovilidad. Tan lograda está esta escena, que Antonio Campos tuvo que “suavizar” su final con el impacto mediático del suicidio de Christine Chubbuck. Al final, Christine encuentra algo que, como espectadores, es muy difícil de encontrar: nuestra sorpresa. La historia, el disparo y la muerte de Christine Chubbuck fueron reales.

Dos horas de completa comunidad con la poesía.
03.Mar.2017

La tarde fue de sol pero permitió caminar hasta el Centro Cultural Dulce María Loynaz, allí a las 4:00 pm tuvo lugar un encuentro inusitado: la poeta Lina de Feria leyó varios de sus poemas junto a un joven poeta llamado Lázaro Castillo...

Fotograma 20th Century Woman producida en 2016, con Annette Bening y Lucas Jade Zumann.
27.Feb.2017

Existen ciertas narraciones en dónde la sociedad es retratada como si cupiera en una postal muy vieja, desgastada por los bordes, imaginada tal un cuadrado hambriento incapaz de contarnos algo que esté fuera de lo que realza, es el caso del filme que analizaremos…

26 Feria Internacional del Libro
Enriquecidas actividades de música, de teatro y de literatura sucedieron en el Stand Colección SurEditores. Foto: Roberto Bello
22.Feb.2017

La siguiente entrevista se produjo con Karel Leyva coordinador del Stand de SurEditores (J-9) entre el trasiego de muchos curiosos que se acercaron a las propuestas de la editorial en la Cabaña…

26 Feria Internacional del Libro de La Habana
La presentación coordinada por SurEditores, estuvo a cargo de Pedro Juan Gutiérrez y Alex Pausides. Foto: Roberto Bello
20.Feb.2017

A más de medio siglo de la primera publicación de Aullido de Allen Ginsberg, poeta norteamericano, SurEditores en la Feria del Libro presentó por Pedro Juan Gutiérrez un texto de empuje que acerca al lector cubano a un mundo enigmático de metafísica y talento abrasador…

26 Feria Internacional del Libro de La Habana
Colección Sur Editores valoriza la poética de Lina de Feria. Foto: Héctor Navarro
13.Feb.2017

Lina de Feria aprovecha el motivo e invitación de Colección Sur Editores en el Stand J-9 en La Cabaña para hacer énfasis en la poesía joven, la manera de abordar las problemáticas de esta generación, sus visiones y el imaginario que utilizan…