Columnas de autor

NATURAL DE CAIBARIÉN
No importa que las musas se vayan de paseo, ellas vuelven a cumplir con su deber de incitarnos a escribir.
Emilio Comas Paret 15.Mar.2017

Hace unos días recibí un correo de una muchachita que escribe cuentos, es de Santiago de Cuba, y me dice que su musa la había abandonado. Esta reflexión me trajo un recuerdo de algo acontecido con mi gran amigo, Onelio Jorge Cardoso…

NATURAL DE CAIBARIÉN
El autor y su obra.
Emilio Comas Paret 08.Mar.2017

Un día me avisan que una editorial colombiana quería publicar mi novela “La agonía del pez volador”, y que me invitaban a Bogotá para que fiscalizara la impresión, aprobara la portada, y participara en el lanzamiento...

NATURAL DE CAIBARIÉN
Juan Vázquez Martín, obras
Emilio Comas Paret 01.Mar.2017

Sirva esta crónica de póstumo homenaje al que fuera reconocido artista y buen amigo, Juan Vázquez Martín, que nunca se olvidará porque su obra es impercedera...

NATURAL DE CAIBARIÉN
La picúa es muy parecida a la sierra, solo un gran concedor sabe diferenciar sus carnes.
Emilio Comas Paret 09.Feb.2017

Para mí y para muchos, el pescado más sabroso que hay en nuestras costas es la barracuda, conocida popularmente como “picúa”. Pero la picúa tiene un problema, que puede estar enferma y provocar en quien la consuma una enfermedad llamada ciguatera…

Natural de Caibarién
Los exploradores debían conocer de ascensión de montañas, exploraciones de cuevas y otros menesteres.
Emilio Comas Paret 31.Ene.2017

Cuando triunfa la Revolución en el 59, se decide hacer una organización paralela, y es surgen Los Exploradores; a mí me nombran jefe el destacamento de Caibarién...

Una vez alguien me dijo que la amistad era como una pequeña planta, que hay que regarla todos los días o se muere...
Emilio Comas Paret 19.Ene.2017

Una vez alguien me dijo que la amistad era como una pequeña planta, que hay que regarla todos los días o se muere. Esto es verdad, pero también hay que contar con la vida y las circunstancias que muchas veces empujan la amistad al alejamiento y al olvido…