Adiós a un promotor de la música campesina

Nostalgia Musical

Adiós a un promotor de la música campesina

  • Adiós al defensor de la música campesina, al creador y al amigo. Foto tomada del Portal de la TV Cubana
    Adiós al defensor de la música campesina, al creador y al amigo. Foto tomada del Portal de la TV Cubana

La música campesina recibió un duro golpe con el fallecimiento de uno de sus grandes promotores, José Miguel Mena Lageyre de solo 59 años. Lo conocí en diversos momentos de la televisión, tuvimos planes, hablamos mucho de la música campesina, de todos sus objetivos futuros.

La última vez que lo vi fue a la salida del comedor de la Televisión. Lo felicite por que la música campesina está ya en el Patrimonio Inmaterial de la Cultura Mundial, algo que hace tanto tiempo merecía.

Lo recuerdo en la década de 1990, llegado de Santiago de Cuba, graduado del Instituto Superior de Arte (ISA), trabajando en promociones culturales en el Departamento de Comunicaciones.

Tuvo el don de encuadrar, de encaminar a uno de los programas que siempre fue de los más difíciles de confeccionar por la enorme cantidad de intereses, de estéticas encontradas. En todos estos años hubo que vencer los tradicionalismos, opiniones encontradas. Había que modernizar lo que hubiera que modernizar y mantener lo que había que mantener. Ese equilibrio solamente lo podía lograr un creador como Mena.

Pero Mena tenía un carácter, una disciplina y un convencimiento para llevar a puerto seguro a uno de los programas más antiguos, queridos y disfrutados en Cuba, especialmente en el campo cubano, de donde salen los productos que a sostienen a las ciudades.

Mena sabía dialogar, sabía convencer, sabía lo que quería. Además de conocer el mundo bien  popular, estaba apoyado en la academia, en un fondo cultural que tanto hace falta para entender y defender la cultura de las grandes masas.

Mena se mantuvo unos 20 años que se dice fácilmente, pero sabemos que un  programa (en vivo) semanalmente no es nada fácil.  Además Mena no solo realizaba el programa Palmas y Cañas, también dirigió el Festival Eduardo Saborit y proyectos como No quiero llanto con Antolín y Diálogo Abierto.

Los compañeros de Mena sintieron su temprana pérdida, hubiera podido hacer muchas cosas buenas en la televisión que necesita talentos con este nivel. Adiós al defensor de la música campesina, al creador y al amigo.