Falleció Tomás Morales: una gloria del cabaret Tropicana

NOSTALGIA MUSICAL

Falleció Tomás Morales: una gloria del cabaret Tropicana

  • Foto: Blog de Pedraza Ginori
    Foto: Blog de Pedraza Ginori

Tomás Morales Villena, Premio Nacional de Danza (2010), nació en Matanzas el 21 de diciembre de 1936 y falleció el jueves 11 de Julio. Fue enterrado en el cementerio Colón con toques de tambores del Conjunto Folclórico Nacional de Cuba. Santiago Alfonso Fernández (Premio Nacional de Danza 2006) se declaró públicamente deudor del arte y talento de Tomás Morales, quien trabajó para Tropicana durante más de tres décadas y de ellas dirigió 16 años el show del fastuoso cabaret que el 31 de diciembre celebra su aniversario 80.

Conocí a Tomás Morales en 1968, en una tarde de un día cualquiera, en la playa de Varadero. Tomás en la playa compartía con Meme Solís, les hablo de la película Les demoiselles de Rochefort (Las señoritas de Rochefort) que era una sensación en el cine Riviera de La Habana. Entonces me invitaron al show del cabaret del hotel Internacional en la noche y, resultó que la revista musical estaba dedicado a la música de Michel Legrand, en la película de Jacques Demi. Meme Solís le hizo la versión en español y Tomás morales participaba como cantante y bailarín y coreógrafo “Showmen”. La película fue candidata al premio Oscar en 1969 en las modalidades de mejor banda sonora, mejor música y mejor musical.

Por esas cosas de la vida y el arte, treinta años después tengo que entrevistar a Tomás Morales para el libro Tropicana, u n paraíso bajo las estrellas, resulta que, posiblemente fue el artista que más años entregó a Tropicana, tanto como bailarín, coreógrafo y cantante. Sin contar su trabajo con Alberto Alonso en el cabaret San Soucí.

“Es en 1958 –me contó Tomás—, me lleva el coreógrafo Luis Trápaga a bailar en Tropicana. Trápaga también trabajaba para los musicales de la televisión y colaboraba con el coreógrafo Rodney en Tropicana. En 1961 estuve bajo la dirección de Arando Suez y después con Joaquín Rivera. Con ellos me fui adiestrando y presentando algunas coreografías y show. En Tropicana estuve más de tres décadas.

Tomás me contó en una ocasión que, en 1957, cuando la situación política en Cuba estaba en su momento de más tensión, Fidel ya estaba en la Sierra Maestra, el bailarín tuvo un accidente estruendoso contra una pared de cristal del Salón Arcos de Cristal. “Yo debía pasar por esa puerta para integrarme al espectáculo. El músico de la orquesta del cabaret, Armandito Zequeira cerró la puerta al sentir el aire frío del exterior. Choqué contra la puerta de cristal, los cristales volaron por los aires. Aquello sonó como una bomba de las muchas que se escuchaban en La Habana de aquellos días, lo cual cundióo el pánico en el cabaret esa noche. Se formó un corre corre en el cabaret, yo fui víctima de algunas heridas que cuyas cicatrices siempre mantuve”.

Entre las coreografías creadas por Tomás: Buenos días Init, Carnaval cubano de Lecuona, Son y ritmo de Tropicana, Así eran los romanos, Cuba por el mundo, Salsa cubana en Tropicana, Tropicana canta y baila para usted, Barcelona en Cuba. En el Copa Room del Rivera:  Feria, amor y fantasía, Hoy como ayer.

Comenzó en la escuela de Televisión, bajo la maestría de Luis Trápaga, con quien estudió danza, ballet, música. Por medio de Trapada trabajo en los musicales más prestigiosos de los 50: Casino de la Alegría y Jueves de Partagás. Fue fundador del Conjunto Experimental de Danza y Comediante musical; también fue profesor, coreógrafo y director.

Tomás era un artista muy sencillo, respetuoso y de mucho talento, despedimos a uno de los grandes del espectáculo del cabaret cubano, parte importante de nuestra cultura.