La bachata comienza en Cuba

NOSTALGIA MUSICAL

La bachata comienza en Cuba

  • La bachata es hija del bolero, género oriundo de Cuba.
    La bachata es hija del bolero, género oriundo de Cuba.

Víctor Víctor estuvo en Cuba en la Semana de la Cultura de la República Dominicana, se presentó en varios centros culturales de La Habana, una de ellas, en la Fundación de Pablo de la Torriente Brau expuso sus canciones a través de una charla con la historia de la bachata.

Se habla de un tipo de bachata de las décadas de 1920-1930 en fiestas dominicanas. En República Dominicana le llaman a la bachata: la música de “amargue” (como al tango), de tristeza, por las desgarraduras sentimentales de los amores idos.

“Pero lo que hay por debajo de la bachata es un bolero —confiesa Víctor Víctor—, la bachata es hija del bolero, de eso no hay dudas, ese bolero que arranca con Pepe Sánchez en Santiago de Cuba, bien cerquita de la República Dominicana. Ese concepto del bolero cubano no ha cambiado, el bajo sigue manteniéndose, pero, ahora la bachata tiene otra sabrosura, se mantiene la guitarra y se sustituye las maracas por otro instrumento dominicano; pero el bolero es el hilo conductor”.

Víctor Víctor, en su presentación de bachatas, va contando la trayectoria de la bachata, empieza en la década de 1960 con la bachata madre hecha por José Manuel Calderón, rodeado de autenticidad y enorme popularidad. Su primera composición se llama Llanto a la luna, una especie de bolero-son. Le siguieron temas como: Serpiente humana, sálvame, Borracho de Amor y Condena (que será de mí) esta última de Bienvenido Fabián, acompañado del trío Los Juveniles.

“A esas canciones le llamaban “boleritos de guitarra” o “boleritos de tríos”, con guitarra —adiciona Víctor Víctor—. En Dominicana hay muchas influencias de los tríos inventados en Sancti Spíritus y Santiago de Cuba y muy popularizados en México con Los Panchos. Ese bolerito que se hacía en esta epata de los 60 en mi país era algo naif (primitivo)”.

Entonces, hay una segunda etapa de la bachata, sobre 1964, en Dominicana con Luis Segura, llamado el Añoñadito, se gestaba salsa latina —Fania Record— en Nueva York. No faltaban temas del joven interprete llamado Rafael Encarnación que con su voz aguda y diferente cautivo a los amantes de este ritmo. Luis Segura, conocido como el Añoñaito por su estilo añoñado de cantar sus canciones, el papa de la nueva generación de la bachata, en su éxito "pena por ti" a principio de los 80's abrió otra página en el género.

Sobre 1964, cuando se gestaba salsa latina —Fania Record— en Nueva York No faltaban temas del joven interprete llamado Rafael Encarnación que con su voz aguda y diferente cautivo a los amantes de este ritmo. Luis Segura, conocido como el Añoñaito, llamado así por su estilo añoñado de cantar sus canciones.

Fue el papá de la nueva generación de la bachata, en su éxito pena por ti, en 1982 abrió otra página en el género que no tenía la acogida necesaria para convertirse en una expresión con méritos propios. A partir de este éxito, se le comenzó a despojar a esta expresión musical, el aura de vergüenza que generaba en clases no populares.

Hay un personaje importante en todo esto, Luis Díaz tocador de rock que se mete en la bachata moderna experimental con el grupo Convite. Esa primera composición, con cierto toque de balada, Luis se la ofrece a Sonia Silvestre, la gran amiga de Cuba que vino por vez primera a Cuba en 1973. La canción se titula Corazón de vellonera. (La vellonera es la victrola).

Este tipo de bachata más modernizada, fusionada, con letras más apreciables y por músicos profesionales, entra con acierto en la radio y hasta en la televisión. Ahora es una bachata con cuello y corbata, en esa línea entra Víctor Víctor con aquel hit que conocimos en un video clip en Cuba: Ando buscando un amor y Mesita de noche.

Un momento especial de gesta con el gran músico Dominicano llamado Juan Luis Guerra sacó al mercado el álbum Bachata Rosa (1989), el cual alcanzó récords de ventas en el país y en el ámbito internacional. Este álbum ayudó a prender la mecha que ha hecho a este ritmo explotar a nivel mundial. La bachata ahora goza de popularidad en tales plazas como Alemania, España, Holanda, México, Estados Unidos, y muchas más.

Hasta la merenguera Mili Quesada se integra a las baladas y entonces llega a Nueva York, principalmente a la zona de Quisqueya Hight, en Manhattam, donde pululan los dominicanos y latinos. Allí te sientes —cuando vayas— como si estuvieras en Dominicana, con las comidas típicas, la música y la gente gozadora y sufrida.

Entonces llega lo que tenía que llegar: la bachata de lujo, la de las juventudes (ten ages) y surgen el grupo Aventura, Prince Royce que llena estadios en cualquier parte. Recuerdo que en el 2000 visité Nueva York y el sonido de aquellos tiempos era esa bachata estereofónica, espectacular, juvenil y masiva.

Se ponen de moda: Anthony Santos, Raulín Rodríguez, Teodoro Reyes y Joe Veras. Estos cuatros son compositores de la mayoría de sus canciones y han obtenido grandes éxitos a través de los años. Además hay que destacar a intérpretes como Frank Reyes, Luis Vargas, Monchy y Alexandra, Zacarías Ferreira, Alex Bueno y el grupo Aventura que son parte de la nueva generación de artistas, algunos de ellos nacidos fuera de República Dominicana.