La Habana de noche

NOSTALGIA MUSICAL

La Habana de noche

  • La Habana de Noche. Foto tomada de Internet
    La Habana de Noche. Foto tomada de Internet

En los festejos del 500 Aniversario de La Habana, es necesario hacer un recuento de la vida nocturna de hoy. Para los habaneros y los cubanos todos, desde los primeros tiempos, la noche tiene un gran significado. La ciudad es calurosa, vive de frente a la calle, al parque, a los paseos, desde los tiempos de la colonia.

“El paseo Tacón puede competir con el de los Campos Elíseos y Bosque Boulogne en París, con el Hyde-Park en Londres”, así escribió en 1953 (cuando nació José Martí), Nicolás Tanco, un cronista famoso.

Los habaneros tenían por costumbre ir a los cafés, se servían bebidas frías y calientes, pasteles y helados. Tomar un cafecito o un chocolate con churros y hasta con chicharrones (comida de chatarra). Esos cafés se convertían en una especie de reunión del pueblo. En esos cafés se compusieron valiosas canciones. El manisero de Moisés Simons, por ejemplo.

Se visitaban los mercados, se hacían retretas visitas de ceremonias a los bailes populares. Se hacían retretas y los paseos eran parte de las costumbres matinales. Los bailes eran por todas partes, hasta en las casas particulares. Cuando aquello no había radio, video, ni paquetes de televisión.

Las tertulias o las llamadas “soirées, era una práctica generalizada, se animaban mucho “para la tertulia cubana, una perpetuas sonrisa, y un par de pantalones blancos es suficiente…”, escribía un tal Ballou.

Se iba a los teatros que estaban entre los mejores del mundo, como el de Tacón (ahora Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, el nombre de teatro más largo del mundo). El pueblo terminará llamándole “El Gran Teatro”, como antes le llamaba solamente “El Nacional”.

LA HABANA DE HOY

Hace unos años el periodista Pedro de la Hoz publicó una crónica sobre  “Los pálidos reflejos de la vida nocturna habanera”. Ya han pasado los años y La Habana ya no es la misma. La ciudad cambia todos los días, ahora se han abierto muchos lugares de gran atractivo. Algunos de ellos vacíos por lo caro que resultan. Con el dinero que cuesta una hamburguesa (60 pesos), comía toda una familia cubana. ¿Pueden todos los jóvenes de hoy acceder a esos lugares?

¿El Ministerio de Cultura tiene algún estudio y proyecto concreto sobre la recreación de los jóvenes?

No olvidemos que La Habana cuenta con dos millones de habitantes y mucha población flotante.

Ver los teatros llenos no es necesariamente un signo de cultura masiva, la cultura es el pueblo todo, en Cuba contamos más de once millones.

Los periodistas y demás estudiosos de la recreación pueden ir difundiendo un “Mapa de Recreación de la Ciudad”, el departamento de Creart es muy competente para ese fin.

La recreación, en otros tiempos, parece haber sido estudiada. Quizás por los propios comerciantes, pero existía una diversidad de opciones. Podemos hacer un estudio acerca de esas costumbres recreativas que exigieron en otros tiempos y remodelarlas.

Sobre el consumo cultural de la población cubana el Centro de Investigación y Desarrollo de la Cultura Cubana Juan Marinello, publicó un valioso libro de Pensamiento y Tradiciones Populares, un capítulo de Cecilia Linares y María Carla Alzugaray, titulado Sobre el consumo cultural de la población de hoy.   

El libro ya tiene más de veinte años, ha llovido mucho sobre la ciudad, de cualquier manera, la muestra fue realizada por 160 municipios del país. La población mayor de quince años. Se entrevistaron un total de 6 705 personas.

Es asombroso el resultado: La música ocupa el primer lugar, por supuesto: 94, 6 % y el cine 83, 5 %. La literatura 54, 7 %. La televisión 87, 5%, ya eso no es tan así. En estos veinte años han cambiado los medios televisivos a través de materiales visuales grabados de otros lugares. Escuchar radio 82, 7 %, ver películas 63, 4 %. Leer periódicos y revistas 51, 7 %. Me imagino que la lectura, ahora se sustituye por internet y algún otro medio moderno.         

¿No creemos que este estudio de hace veinte años ya debe volver a realizarse con otras miradas y perspectivas?

No se tomó en cuenta el teatro y el baile en específico. El teatro hay que sacarlo a la calle, nunca los teatros pueden abarcar a toda la población. El baile es el arte de más demanda y, aunque hoy día ha declinado desafortunadamente, hay que hacer bailar a los hombres y mujeres en busca de la gratificación espiritual y mental.

La recreación es vital para la salud mental, el saneamiento social y hasta para la elevación de los estudios y la producción. Para cualquier estrategia del tiempo libre de la población, en especial de los niños y jóvenes hay que emplear a fondo a todos los factores como acostumbramos decir ahora. Contamos con una enorme cantidad de centros de estudios dedicados a los jóvenes, los niños, el Cenesex, el Juan Marinello, los centros de psicología y sociología. Los estudios y las estadísticas se hacen para saber los caminos que debemos seguir y los planes que debemos emprender.