La UNEAC evalúa los resultados de su IX Congreso

“A la UNEAC le corresponde ser una especie de electrodo movilizador de fuerzas y acciones para la proyección internacional de nuestras industrias culturales”, de esta manera el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, hacía referencia en el IX Congreso al papel fundamental de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba en la prevalencia de lo mejor de la producción artística y literaria en país.

Cumplir con dicha premisa ha sido el objetivo principal del primer encuentro de la Presidencia Nacional de la organización que sesionará hasta el jueves 3 de octubre en la sede habanera, sita en 17 esquina H, Vedado.

En esta segunda jornada los miembros de la presidencia nacional evaluaron el funcionamiento de los comités provinciales y el cumplimiento de la política cultural y las estrategias trazadas por la UNEAC en el IX Congreso.

Enfocado en lograr imbricar aún más a la UNEAC en los procesos culturales de todo el país, el diálogo se centró en la batalla contra la mediocridad y el mal gusto, así como en la aplicación de buenas prácticas creativas que enaltezcan la identidad nacional.

El poeta, narrador, ensayista, y etnólogo Miguel Barnet, presidente honorífico de la UNEAC, hizo referencia a la necesidad de observar la cultura desde una perspectiva histórica social. En tiempos en los que existen fenómenos como las noticias falsas y la producción artística se banaliza, señaló, es necesario acudir al pensamiento de José Martí, Carlos Manuel de Céspedes y otros grandes exponentes de la intelectualidad cubana.

“Ha habido un debate hacia el interior de la propia UNEAC, pero a su vez también una articulación con un enfoque sistémico de los diferentes actores culturales. No se trata solamente de concentrarse en el discurso, sino ver cómo se expresa ese aparato conceptual en la vida cotidiana del ciudadano de cada provincia”, afirmó Orlando García Martínez, presidente de la UNEAC en Cienfuegos.

Sobre la base de esta misma necesidad de lograr una articulación entre cultura y comunicación, Luis Morlote Rivas, presidente de la organización, destacó la importancia de establecer vínculos con otras instituciones como la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC). Propiciar espacios cotidianos de crítica cultural en los medios de comunicación, dígase radio, televisión, prensa escrita y plataformas online, así como estimular la creación de foros y talleres formativos,  son dos de las proyecciones para 2020.

A esta temática se sumó la toma de conciencia acerca de la pertinencia de vindicar la arquitectura como un ejercicio profesional eminentemente cultural y  entender la ciudad como un espacio de integración de valores urbanísticos, sociales y culturales.

Para Lourdes Jacobo, presidenta de la filial tunera, el sumario del congreso ha sido una plataforma en la que los intelectuales visualizaron el funcionamiento y la concreción de la política cultural del país, un espacio donde dinamizar el entramado de inquietudes y problemáticas de los artistas y escritores de Cuba.

Entre otros temas abordados en esta segunda sesión destacaron la necesidad de incrementar en cantidad y calidad la crítica artística y literaria; la efectividad de la programación cultural y el papel protagónico de la cultura ante el actual contexto internacional, marcado por un aumento de la agresividad del gobierno de los Estados Unidos hacia Cuba y Venezuela.

En la tarde de este martes, los presidentes provinciales expusieron las acciones realizadas en cada territorio como respuesta a los planteamientos surgidos durante el proceso del IX Congreso. Se abordó sobre la relación entre la UNEAC y las instituciones culturales, como antesala del encuentro que sostendrá la Presidencia Nacional con el Ministro de Cultura, Alpidio Alonso, en la mañana de este jueves.

Imagenes: