La UNEAC a la vanguardia de la política cultural del país

“No hay política cultural de la Revolución Cubana sino hay verdadera participación de la vanguardia. Nosotros no creemos en la élite, creemos en la vanguardia”, afirmó Alpidio Alonso Grau, Ministro de Cultura, durante la jornada final de primer encuentro de la Presidencia Nacional de la Unión y Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

En el encuentro con el Ministro la organización fundada por Nicolás Guillen el 22 de agosto de 1961 analizó, entre otros temas, los acuerdos tomados por los ejecutivos de las Asociaciones para lo que resta de año y el venidero, las propuestas de las Comisiones Permanentes para el trabajo cultural de la organización en la epata 2019—2024 y el proceso de crecimiento de la UNEAC.

Luego de una detalla exposición del Programa de Desarrollo Cultural,articulado al plan de desarrollo del país hasta el 2030, se analizaron de manera crítica algunas de las aristas que mellan el trabajo cultural.

“En el modelo económico actual tenemos que ser muy cuidadosos y certeros a la hora de decidir a qué le vamos a dedicar los pocos recursos que tenemos. Esa debe ser una decisión colectiva, que pase por la honestidad y el compromiso de quienes tienen la capacidad de decidir”, apuntó el también poeta y editor Alpidio Alonso.

Refiriéndose a las casas editoriales dijo: Si en lugar de 50 títulos son 20 los que podemos publicar tiene que haber un balance jerárquico para que los que se publiquen sean los mejores.

“Necesitamos que la UNEAC exija que estén presentes los mejores escritores y que impugnen cualquier tipo de decisión que se contrapongan a los principios éticos de nuestra nación.”

Sobre el debilitamiento de la crítica especializada en todas las manifestaciones y su incidencia en nuestro desarrollo cultural reflexionó el Ministro:

 “Pareciera que todos los libros que publicamos, que todas las exposiciones que inauguramos, que todos los discos que se graban son buenos; y que todos los conciertos y presentaciones de obras teatrales son una maravilla. Nadie raya, nadie quiere buscarse problema. La crítica es imprescindible”.

En este sentido puntualizó que un sistema cultural que no tenga una contrapartida muere, se enquista, se paraliza.

“La rutina es la muerte, decía Alfredo Guevara. El creador necesita la crítica como retroalimentación de su trabajo — aunque muchas veces no la comparta—. La necesitan también las instituciones para corregir su trabajo”.

Apuntó además que la obra de arte y el trabajo de la institución no terminan con la puesta sino con el crecimiento espiritual de los públicos.“No siempre en el acompañamiento de la institución en el proceso de gestación de la obra es todo lo eficaz que se requiere”.

La UNEAC y su potencial

“En la UNEAC tenemos nosotros un potencial enorme. Aquí están los intelectuales, la vanguardia artística que puede contribuir con su pensamiento para actuar, influir y ejercer el liderazgo intelectual en defensa de nuestra Revolución”, expresóVíctor Gaute — miembro del secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y jefe de su departamento ideológico— en sus palabras de cierre del primer encuentro de la presidencia de la UNEAC.

Gaute alentó al secretariado de la organización a trabajar con naturalidad, con franqueza y cercanía en cada una de las estructuras partidistas del país. “Si hay un miembro de la UNEAC de una provincia que pueda tener una columna de opinión sobre los asuntos que hoy nos ocupan, esas puertas se abrirán”.

En el encuentro también estuvo presente Roberto Montesino Pérez, Jefe del Departamento de Cultura y Propaganda del Comité Central del Partido.

Como colofón de la jornada,Luis Morlote Rivas, presidente de la UNEAC, reafirmó el compromiso de los artistas e intelectuales con la Patria: “Tenemos el reto de lograr que el funcionamiento de la UNEAC esté a la altura de nuestro IX Congreso. Cuando Díaz-Canel se referíaa no dejar morir el Congreso hablaba de mantener el activismo y el compromiso que sostuvimos con el pueblo”. 

Imagenes: