Las mejores voces literarias de Cuba en la sede de la Uneac

La casa editorial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba ofrece, año tras año, novedosas ofertas que privilegian lo mejor de la producción literaria en la Isla. Este 2020 ediciones Unión se sumará a la  29 Feria Internacional del Libro de La Habana con más de doscientos títulos que abarcan, desde lo más relevante y contemporáneo nacional hasta clásicos de dentro y de fuera.

Hasta el 16 de febrero, la sede principal de la institución acogerá diferentes espacios de diálogo donde se profundizará en las polémicas en torno a la calidad y las temáticas de la literatura como forma de expresión de la sociedad. 

Es por ello que en nuestro sitio decidimos dialogar con Olga Marta Pérez, directora de ediciones Unión, sobre las propuestas que traerá la UNEAC a la fiesta nacional del libro en la Isla.

¿Qué lecturas no debe perderse el público de lo que llevará Unión a la Feria?

—Si vamos a hablar de libros nuevos tenemos la reedición de Cuaderno Paralelo, de Roberto Fernández Retamar, un libro que no se publicaba desde 1973 y es un poemario que se hizo a la par de la filmación del documental Tercer mundo, tercera guerra mundial, de Julio García Espinosa. Retamar viajó con el equipo de filmación al Viet Nam de la década del 70, cuando estaba la guerra contra los invasores norteamericanos en su máximo apogeo. En el caso de este libro la palabra paralelo es muy importante, no sólo porque él escribe sus notas a la vez que se está filmando, sino porque en aquel momento se hablaba mucho del Paralelo 17, punto que dividía a Viet Nam del Norte y del Sur.

“En mi experiencia personal como editora había leído ese texto cuando salió la primera edición. Lo que más me llamó la atención en esta nueva relectura es que, aun cuando el conflicto vietnamita ha quedado en el pasado y el país ha sido reconstruido mil veces más hermoso como lo dijo Ho Chi Ming en su momento, los poemas están cargados de un profundo sentido humano que los hace prevalecer. Refleja el miedo que siente alguien que no es combatiente y de pronto está bajo un bombardeo, es la admiración por una muchacha que está dando órdenes para repeler la aviación, es el sentido de humanidad. Constituye una lectura necesaria en estos tiempos y está muy a tono con esta XXIX edición de la FIL, que tiene como país invitado a la nación asiática.

—La sede de la UNEAC, en el Vedado capitalino, también acogerá conferencias y espacios de debate. ¿Cuáles serán los más relevantes?

—Nuestra sede comenzará sus actividades a partir del 10 de febrero. Durante los tres primeros días el foro literario tendrá un programa que busca homenajear a grandes escritores cubanos. El lunes estará dedicado a centenario de Eliseo Diego, el martes al 90 aniversario de Motivos del Son, de Nicolás Guillén, y el miércoles a los 110 años del natalicio de José Lezama Lima. Todo esto llevará mesas de discusión y ponencias, acompañadas de presentaciones de libros.

“El diez de febrero habrá, además, una presentación de antologías, novelas y cuentos que tendrá como moderadora a Lourdes de Armas. Participarán varias escritoras y especialistas como Marilyn Bobes y Laidi Fernández de Juan, que conversarán sobre la narrativa de ediciones Unión, la cual ha hecho un trabajo sistemático de visibilización de la literatura femenina cubana. Esta editorial ha organizado también una conferencia el martes 11, a las dos de la tarde, sobre poesía femenina, a cargo de Daniel Díaz Mantilla. Va a ser una buena oportunidad para los lectores de disfrutar parte de los versos de destacadas poetizas cubana. Dentro de las opciones que estarán a la venta en el espacio se incluirá una gran antología de Lina de Feria, quien acaba de recibir el Premio Nacional de Literatura.

—Dentro de las propuestas también estará la presentación del volumen Teatro de Fuerza y Candor, de la actriz Premio Nacional de Teatro 2019…

—Sí, en la sala Rubén Martínez Villena de la UNEAC, estaremos presentando el martes, a las 11:30 a.m., las memorias de la actriz Herminia Sánchez, bajo ese títuloEste libro tuvo un excelente trabajo de edición y su presentación va a estar a cargo del crítico y dramaturgo Norge Espinosa. Este tipo de propuestas siempre son útiles a la hora de conocer el proceso y el desarrollo del teatro cubano de la Revolución. Hay fragmentos de obras que quedan muy bien en el engranaje de la trama del libro y es muy interesante la manera en que la ganadora del Premio Nacional juega con el entorno. Además, estaremos presentando la tetralogía del Premio Nacional de Literatura Leonardo Padura, que se presentará el domingo 9 de febrero en la Complejo Morro-Cabaña.

“Tendremos también un libro que no pudo salir en la feria pasada. Lo presentamos cuando vino la autora y después en el Festival de Nuevo Cine Latinoamericano del año pasado. Se trata de Lo cubano en el vestir, de Diana Fernández.  Va a ser introducido por Nieves Laferté, diseñadora destacada y muy conocedora del tema. Pienso que quienes no lo han adquirido hasta ahora van a tener la oportunidad de disfrutar de este análisis de este tema en Cuba. Es interesante ver cómo, durante la colonia, la ropa del cubano tenía determinadas características que la diferenciaban del resto de los países. Por ejemplo, la condesa de Merlin decía que las mujeres cubanas usaban escote de día y el escote de Europa se usaba en la noche. La ligereza de las prendas, los colores, el sombrero en los hombres y la guayabera tienen todo un desarrollo en el volumen. Esta investigación se apoyó en testimonios, correspondencias, novelas, publicaciones como La Habana Elegante y otras de la época, para hablar de la formación del vestuario de la Isla, que es también la formación de la nación en el siglo XIX. El vestir tenía ya un sello de cubanía, el sentimiento de patria estaba también en los criollos a través de la ropa que usaban.

—¿Qué editoriales estarán sumándose a los espacios de Unión en la FIL 2020?

—La UNEAC abrirá sus puertas a otras editoriales que publican y promueven la obra de los artistas y escritores cubanos. Van a estar con nosotros la revista Cause, de Pinar del Río, y ediciones Caserón, de Santiago de Cuba, que son parte también de nuestra institución. La editorial En vivo tendrá tres espacios literarios en nuestra sede, uno para el libro Canto de mis canciones, de Salvador Wood, el 12 de febrero y otros dos volúmenes serán presentados el día 13: Aquel niño que nunca fui, del actor Luis Rielo, y Los locutores cubanos por la unidad de América, de Oscar Viñas.

“Hay muchos libros que no podrán ir a la Cabaña porque quedan pocos ejemplares y se dejarán aquí en la sede de la UNEAC. De poesía tenemos Mujeres como isla II, una antología de poetas de Puerto Rico, Cuba y Santo Domingo que nació de una hermosa colaboración con la feria de la capital dominicana. Estará también Sombras nada más, un libro en el que la escritora Laidi Fernández de Juan reunió los cuentos de 36 narradoras de diversas generaciones para denunciar y hablar sobre el maltrato hacia la mujer. Retrato Balado es otra de las opciones, acoge relatos de diversa índole y conexión sentimental con cada escritora que fue partícipe de este proyecto. Este último da una visión del pensamiento femenino desde múltiples maneras de escribir.

La UNEAC se suma a esta Feria Internacional del Libro 2020 con una mirada crítica a la realidad cubana, trazando un recorrido histórico desde la formación de la identidad nacional hasta los debates más actuales en torno a producción literaria, conflictos sociales y perspectivas de género. Hasta el 16 de febrero Unión estará ofreciendo al público cubano las voces de sus creadores y de importantes figuras del universo artístico cubano.

Imagenes: