59 años empujando un país desde la cultura

59 años empujando un país desde la cultura

La Casa de Iberoamérica, importante institución holguinera, realizó este viernes a través de live streaming el panel La Uneac a 59 años de fundada, homenaje a la organización que reúne a reconocidos escritores y artistas cubanos, y donde, entre otros temas, se abordó la historia de su filial en Holguín y los retos y perspectivas de la misma luego de su IX Congreso.

Con conducción de Ernesto Angulo, especialista de la Casa, el panel tuvo como invitados a Julio Méndez, artista de la plástica y presidente de la Uneac en la provincia, Isabel García Granados, realizadora radial, directora artística y directora, además, de la Filial del Instituto Superior de Arte en Holguín, y los historiadores y profesores David Gómez y Minervino Ochoa, quienes han investigado el decursar de esta institución en Holguín desde sus orígenes.

David Gómez rememoró los años fundacionales de la organización en el territorio, a partir del libro Albores de la Uneac en Holguín, escrito en coautoría con Minervino Ochoa. «Se creó un comité gestor que presidió Mario Nieves, director entonces del canal Telecristal, que convocó a una reunión con los seleccionados para dejar constituida la filial en el territorio holguinero».

Cuarenta y un artistas integraron ese primer grupo, dijo, entre ellos Cosme Proenza, Jorge Hidalgo, Yolanda Guillot, Carlos Jesús García (Carlín), Alejandro Querejeta y Manuel de Jesús (Koko) Leyva. También se eligió una delegación para el IV Congreso en 1988. «Otro momento destacable es la entrega de una sede propia en 1999», añade el historiador.

Minervino, por su parte, rememoró la importancia de la Uneac en la sedimentación de la cultura en la provincia, pues «la política cultural de la Revolución posibilitaba el acceso a la cultura para todos sin distinción de ningún tipo, incluso acercándola cada vez más a las masas».

Para Julio Méndez, Palabras a los intelectuales, documento programático de nuestra política cultural, resultado del diálogo en 1961 de Fidel Castro con importantes intelectuales y artistas en la Biblioteca Nacional José Martí, tiene plena vigencia cada día. Él mismo, rememora, con apenas once años, partió a la capital a estudiar en un llamado a formar instructores de arte en enero de 1962, empeño resultado de la proyección que encierra el texto.

 

«De nuestra Filial participamos en el IX Congreso 10 delegados y de los 23 acuerdos resultantes, varios están cumplidos y otros en proceso…Con la Covid-19 activamos el protocolo sanitario establecido por las autoridades del país, pero no se detuvo la creación: ni de la Uneac ni de sus artistas. Incluso hemos abierto espacios con todas las medidas. La Covid demostró que debe existir una unión cada vez más fuerte entre todas las instituciones que componen el sistema de la cultura en un territorio en pos de un logro común», añadió Méndez.

El panel en su trasmisión 37, y que ha alcanzado hasta la fecha 24 mil interacciones, resaltó Angulo, conversó también con Isabel García Granado, sobre el trabajo en los medios y las redes sociales, la política cultural cubana y las proyecciones de la Uneac como mediador y gestor entre los artistas, las demás instituciones y la promoción y divulgación de sus trabajos.

Con la presencia musical de la agrupación Golden Voice, este espacio, realizado al inicio de la propagación del nuevo Coronavirus (SARS-CoV-2) ante la imposibilidad de abrir las puertas de la Casa a su programación habitual, y que, añade Angulo, es visto en 180 países, dialogó también, sobre proyectos en común, con la directora del grupo, Kenia Allen, y con el realizador Frank Batista.