Afirma experto cubano que expedición del Amazonas al Caribe unió a unos 400 científicos latinoamericanos y caribeños

Afirma experto cubano que expedición del Amazonas al Caribe unió a unos 400 científicos latinoamericanos y caribeños

Etiquetas: 
amazonas, Camagüey
  • La expedición del Amazona al Caribe logró unir por primera vez a unos 400 científicos de la región, según destacó Ángel Graña González. Foto del autor
    La expedición del Amazona al Caribe logró unir por primera vez a unos 400 científicos de la región, según destacó Ángel Graña González. Foto del autor

La expedición del Amazonas al Caribe logró unir por primera vez a unos 400 científicos de la región con espíritu bolivariano, afirmó en la ciudad de Camagüey, el Doctor en Ciencias Ángel Graña González, vicepresidente de la Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre.

Al dictar la conferencia En Canoa del Amazonas al Caribe: 30 años después y ahora, organizada por el Museo Provincial Ignacio Agramonte y la sede de la Fundación Caguayo en Camagüey, en ocasión de la clausura de la Jornada de Ecología y Artes iniciada el pasado 5 de junio, Graña precisó que el viaje fue ideado, organizado y dirigido por el Doctor en Ciencias Antonio Núñez Jiménez, en el que recorrieron 20 países de América Latina y el Caribe.

Los exploradores echaron a andar por “selvas ríos, mares e islas en una cruzada para redescubrir con sus propios ojos, lo que hasta ese momento en gran medida, habían realizado investigadores, principalmente de Europa”, puntualizó Graña, ante el atento auditorio, conformado por adultos e infantes, y recordó que el Núñez Jiménez valoró la hazaña como la primera experiencia de la unión bolivariana.

La expedición, se realizó entre el 2 de marzo de 1987 al 28 de junio de 1988 con la entrada a la bahía de La Habana, dentro de las conmemoraciones por los 500 años de la llegada de los españoles a América con la participación interdisciplinar de investigadores de Ecuador, Perú, Colombia, Brasil, Venezuela, República Dominicana, Puerto Rico y Cuba, entre otros.

Ángel Graña González, quién es además el Director del Museo de la Fundación Antonio Núñez Jiménez, recordó que la expedición finalizó con un simposio en San Salvador después de haber recorrido 17 mil 422 kilómetros y haber visitado 20 países, y antes de su salida de la isla los 16 exploradores cubanos fueron despedidos por el líder histórico de la Revolución, Fidel Castro Ruz.

El destacado geógrafo, señaló también que durante un año, hombres y mujeres de más de 20 nacionalidades, recorrieron ríos, afluyentes del Amazonas y todo el Mar Caribe, documentando las consecuencias culturales y el impacto en el medio ambiente a 500 años de la conquista española.

Enfatizó, que cuando se comenzó a fraguar la expedición, la situación en América Latina era muy distinta, ya que no existían líderes como Hugo Chávez, Rafael Correa y Evo Morales. Manifestó que Núñez Jiménez quería que los propios latinoamericanos estudiaran sus respectivos países y no que vinieran de Europa o Estados Unidos a hacerlo.

Expuso que uno de los momentos más difíciles de la expedición fue en Ecuador, durante el azote de dos terremotos, con una magnitud de 6,1 y 6,9, respectivamente y un saldo final de mil muertos, el más intenso de ese país hasta ese entonces.

“Los troncos de los árboles sobre el río no dejaban avanzar la expedición y los cadáveres flotaban putrefactos en las aguas. El panorama era desolador”, rememoró el explorador.

Graña González, también espeleólogo de vasta experiencia, reconoció el apoyo y acogidas recibidos durante toda la expedición por los gobiernos, comunidades aborígenes y la población en general. Como consta en el documental El explorador: "El Apasionante viaje reproduciría el camino ancestral de los indígenas de América del Sur a las Antillas y Cuba, hace tres mil años”.

“La travesía en cinco rústicas canoas, fabricadas por los propios nativos de la región,  estuvo cubierta de grandes peligros, desde el enfrenamiento a hombres carentes de escrúpulos, disputas políticas entre países, hasta crecidas de ríos, vendavales, avalanchas de todo y terremotos".

En Cuba, parte importante de los documentos y objetos, resultados y empleados en la expedición, se encuentran expuestos en el Museo de la Fundación Antonio Núñez Jiménez en la Habana y en la filial de esta en Santi Spíritus, sitios donde además se exponen, respectivamente, las rústicas canoas Hatuey y Simón Bolívar,

dos de las embarcaciones históricas que propiciaron la épica hazaña.

Treinta años después, “En canoa del Amazonas al Caribe”, continúa siendo referencia obligada para los estudios de las ciencias naturales y antropo-biológicas.  Los resultados de esta icónica expedición, se incorporaron a las investigaciones científicas de más de una decena de disciplinas relacionadas con dichas ciencias en toda la región, –ya   fuera en forma de textos, fotografía y documentales audiovisuales, pinturas y dibujos; también en colecciones naturales u objetuales– lo  cual significó una riqueza incalculable de conocimientos.

La visita y presentación testimonial de este relevante hombre de ciencias en Camagüey, al cual se le entregó un Reconocimiento Especial por su activa y profunda vida científica, no sólo despertó la curiosidad de grandes y chicos quienes formularon interesantes preguntas al célebre protagonista; también prepara el camino para otros trabajos colaborativos entre instituciones locales y la Fundación Antonio Núñez Jiménez, a favor de los estudios naturales y de la promoción y formación de una cultura de naturaleza.