África, un continente literario

África, un continente literario

Etiquetas: 
Escritores, sala Villena, África
  • Intervenciones sobre las culturas africanas en la sala Villena de la UNEAC. Foto de la autora
    Intervenciones sobre las culturas africanas en la sala Villena de la UNEAC. Foto de la autora

El segundo día de Ámbitos de interpretación de las culturas africanas contemporáneas se desarrolló con igual acogida que durante su inauguración y estuvo esta vez dedicada casi por completo a la producción literaria.

La primera intervención fue de Nancy Morejón, quien se refirió a los cinco Premios Nobel de Literatura que África tiene. Sin embargo, su conferencia estuvo enfocada en los dos escritores que lo obtuvieron en la segunda mitad del siglo XX, Nadine Gordimer y Wole Zoyinka.

Wole Zoyinka (1934), de origen nigeriano, obtuvo el galardón en 1986; mientras que a la sudafricana Gordimer (1923-2014) se le confirió cinco años después. Esta última fue la figura más referida en las palabras de la Premio Nacional de Literatura, no solo por su cercanía personal hacia ella, sino porque fue una luchadora por los derechos civiles y contra el apartheid; además de una gran escritora.

“Lo que tienen en relación estas dos personalidades con el Caribe nuestro es que el tema recurrente en sus obras es la esclavitud, precisamente esa que llegó a nuestra isla” —precisaba Nancy para más tarde referir—. “Su relación con Cuba es incluso más cercana, pues Zoyinka, que es fundamentalmente un dramaturgo, visitó La Habana en 1960. Por esa misma fecha se montó su obra El león y la joya, con una puesta de Eugenio Hernández Espinosa, y es una obra que está en el repertorio del teatro cubano por la resonancia de su momento”.

Su intervención finalizó con la proyección de una entrevista hecha por ella en 2011 a Gordimer, durante su visita a nuestro país; y donde la autora tiene la oportunidad de compartir aspectos personales y momentos importantes de su carrera en el mundo de las letras.

Posteriormente Rodolfo Alpízar hizo un recorrido por la literatura africana en lengua portuguesa, concentrándose en tres países fundamentalmente: Mozambique, Cabo Verde y Angola. Fue un espacio donde el también lingüista aprovechó para decir que orgulloso de traducir muchos títulos de autores africanos, y de que en Cuba se tenga el privilegio de publicar la literatura (aunque todavía no lo suficiente) de estos países mencionados.

Y precisamente sobre uno de los representantes de la literatura africana: Léopold Sédar Senghor, hizo referencia en su conferencia la profesora Mirtha Fernández, quien repite en esta segunda sesión para referirse también a la necesidad de enseñar desde la primaria esta literatura, para que los niños conozcan ese otro árbol tutelar del cual descienden y se ha formado la cultura cubana.

“En la actualidad ya hay unas diez mil obras impresas de autores africanos. En Cuba se ha publicado un centenar, sobre todo las obras de autores comprometidos con la lucha anticolonial, contra el capitalismo, etc. Pero yo quiero resaltar a Léopold Sédar, porque es un autor importantísimo, cantor de la negritud, protector de las artes y las letras, fundador del Estado senegalés y su presidente durante veinte años; y uno de los hombres de mayor irradiación cultural”.

En breves minutos Fernández trató de hacer un recorrido por la obra de este poeta y ensayista entre cuyas obras resaltan Lo que yo creo: negritud, francofonía y la civilización de lo universal (1988) y los cinco tomos de Libertad, escritos entre 1962 y 1992, en los cuales trató temas como la vía africana al socialismo, negritud y humanismo y los civilización de los universal.

Seguidamente Gertruis Ortiz, Máster en Cultura Latinoamericana tuvo su momento para hablar de afropolitismo y las escritoras africanas contemporáneas y las nuevas estrategias de reafirmación de la identidad africana y sus manifestaciones en la escritura, así como la literatura de escritoras africanas, la emigración, género e identidades.

Destacó que aún es insuficiente por parte de la Editorial Arte y Literatura (a quien ella representa) el número de escritores africanos que se publican en Cuba, principalmente de mujeres, pues en 50 años se han publicado solo cuatro mujeres africanas negras en nuestro país.

“Debemos reconocernos en el África y sus procesos actuales que conforman un universo temático lleno de energías, movimientos y reacciones sorprendentes por su dinamismo y novedad. La reivindicación de la mujer africana y su derecho al camino del crecimiento espiritual y cultural debe ser inmediata”, finalizó.

Como colofón, después de un performance protagonizado por Mimoclán Teatro, titulado “Okiri para Georgina”, en homenaje a la poetisa cubana presente durante estos dos días, Víctor Fowler —moderador del evento— dio paso a la conferencia de Rigoberto López, para hablar del cine contemporáneo del continente.

“El cine africano desde la década del ochenta viene comportándose como uno de los fenómenos más notables de la contemporaneidad; a pesar de que la circulación de las obras no les favorece y de su diversidad de lenguas, hay una estética muy propia de la cosmogonía africana en este arte”.

Además se refirió a que en Cuba es casi desconocido el cine africano, y por ello se comprometió a presentar una muestra subtitulada en español para poder apreciar la magnificencia artística de estos autores, “que denotan una capacidad de lenguaje, un tempo, una especificidad artística propia del África”.