Alas para el espíritu

Alas para el espíritu

Etiquetas: 
Escénicos, Ballet Lizt Alfonso, Alas, Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso
  • Foto: Cortesía del Ballet Lizt Alfonso.
    Foto: Cortesía del Ballet Lizt Alfonso.

El Ballet Lizt Alfonso está presentando, en la sala García Lorca del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, la reposición del espectáculo Alas.

La idea original, dirección artística y coreografía corresponden a su directora general; mientras que la dirección musical está a cargo del maestro Ernesto Hermida y las composiciones son de la autoría de Denis Peralta, Yuniel Rascón, Damián Nueva, Yordanis O’Reilly, Juan Pablo Solas y la propia Lizt Alfonso.

Una vez desplegadas, en la escena nacional y foránea, las indiscutibles muestras de creatividad, imaginación, frescura, dominio de la técnica académica y cubanía por los cuatro costados; además de obtener, en 2006, el Premio de Coreografía que otorga la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), Alas regresa a esta insigne institución cultural, donde se estrenó hace exactamente una década.  

En declaraciones exclusivas al Sitio Web de la UNEAC, la primera bailarina, maître y coreógrafa, precisó al respecto: « […] en esta ocasión, el Ballet Lizt Alfonso entrega un espectáculo renovado y versátil, […] no solo porque en el Coliseo de La Habana Vieja se hace arte, sino también porque él, en sí, es arte, elegancia, orgullo, poder […]».

Por ese motivo, « […] estoy feliz porque el Ballet Lizt Alfonso desde el 2000 (con nueve años de fundación), es una compañía residente de ese majestuoso teatro […] hemos estrenado muchos espectáculos que han recorrido el mundo: Sinceramente FGL (1998), Elementos (2002) y Alas (2006). Es un placer y honor volver al lugar que un día nos viera nacer, crecer, madurar».

Alas, estructurado en dos tempos, incluye en el primero: Para ser, Para existir y Para luchar; mientras que en el segundo: Para el swing, Para el compás y Para Volar; donde participan figuras noveles y consagradas, así como miembros del cuerpo de baile de la compañía.

Las bailarinas del Ballet Lizt Alfonso llevan la danza afro-hispano-cubana en las venas y en el alma. Se entregan en cuerpo, mente y espíritu y han descubierto, en su excepcional maestra, los valores éticos, artísticos, humanos y espirituales. Y por ende, alcanzan el virtuosismo técnico-interpretativo que caracteriza a la agrupación en los escenarios, donde han dejado una impronta inolvidable.

Por otra parte, están conscientes de que la sincronización perfecta, casi matemática en la danza, desempeña una función «clave». Esa química especial que se produce entre música y baile solo se alcanza con estudio, disciplina, esfuerzo y sacrificio; tanto en la barra como en los ensayos, en las clases y en el proscenio. Son los espacios donde se forja la verdadera personalidad de un bailarín, caracterizado —básicamente— por integralidad artística.

Alas no solo exhibe el talento de sus bailarinas, sino que cautiva a los espectadores con un espectáculo digno de aplausos.