Ámbito: 30 años de identidad y cultura

Ámbito: 30 años de identidad y cultura

Etiquetas: 
revista cultural, Holguín
  • Portada de la revista Ámbito en su formato actual
    Portada de la revista Ámbito en su formato actual

La revista Ámbito es el suplemento cultural del periódico ¡ahora! en Holguín y arriba en este 2017 a sus primeros 30 años de creada. Una serie de homenajes y celebraciones se han sucedido en la provincia como reconocimiento a uno de los necesarios paladines –la revista Diéresis, editada en Ediciones Holguín, es el otro– de la identidad y la cultura holguineras mediante la especialización periodística y literaria en materia cultural.

El Café literario de la UNEAC, con conducción del escritor Manuel García Verdecia, dedicó su acostumbrado espacio de los jueves al “Periodismo cultural y homenaje a Ámbito por sus XXX años”, con María Julia Guerra, Eugenio Marrón y Rubén Rodríguez como invitados.

La periodista María Julia Guerra introdujo el tema de la prensa cultural en el territorio y sus orígenes, y definió a Ámbito como “proyecto y producto intelectual y afectivo, de la inteligencia y el sentimiento”. La publicación es heredera de publicaciones literarias locales y sintetizador de la experiencia de los periódicos Norte, Surco y, finalmente, ¡ahora!, órgano provincial del PCC en la provincia; las revistas Jigüe y Diéresis y los tabloides Cayajabo, del Taller Literario Pedro Ortiz, y Cartelera Cultural.

Por su parte, el escritor Eugenio Marrón aludió a los momentos fundacionales de los que fue partícipe desde la página cultural del periódico ¡ahora!. En Ámbito publicó Marrón varias de las entrevistas recogidas hoy en su reciente libro El sabor del instante, publicado por Ediciones Holguín. Por su parte, desde el público Marlene González rememoró el tiempo en que alternaba su columna “Oye, amiga” con la edición del suplemento, y Orlando Rodríguez, experimentado corrector de estilo del periódico provincial, subrayó a Ámbito como formador de cultura en su más amplio sentido… Como colofón de la tarde, la UNEAC homenajeó a la revista, y el artista plástico Julio Méndez prometió rescatar la histórica tertulia “Ámbito en blanco y negro”, en la sede de los artistas e intelectuales holguineros.

Además, la Unión de Periodistas en Holguín (UPEC) le dedicó su encuentro mensual “Palabra Viva”, mientras que la carrera de Estudios Socioculturales de la Universidad de Holguín auspició un conversatorio con alumnos y profesores, en la sede universitaria Celia Sánchez Manduley. Por su parte, Ediciones La Luz vio “Abrirse las constelaciones”, en su habitual peña, por el aniversario de la caída en combate de José Martí y los 30 años de Ámbito.

El martes 19 de mayo de 1987 se fundó Ámbito, y su equipo inicial, nucleando esfuerzos y firmas, tenía como objetivo: “…divulgar la obra de los artistas holguineros, acorde con la identificación que los artistas cubanos mantienen con la causa de la Revolución y el socialismo”. Entonces empleaba gran despliegue gráfico, y su diseño, a cargo del caricaturista, diseñador y periodista Ángel Quintana, era abigarrado. En tal eclecticismo de imágenes radicaba su personalidad y atractivo, asegura el narrador, periodista y editor Rubén Rodríguez. Luego vendrían otros nombres y estilos que pondrían su impronta en la conformación de la revista: Eddy García, Rafael Nápoles, Fabio Ochoa, Luis Barnés y Tania Cabrera, entre otros.

“Condicionaba también su aparición, el sólido movimiento literario y artístico existente en el territorio y la reciente constitución del Comité gestor de la filial de la UNEAC. Holguín mostraba una faena cultural coherente y abierta a los caminos de la creación, con aportes a la Patria entroncados en lo universal. En consecuencia, el suplemento ha sido vivo reflejo del acontecer cultural de la provincia y de un espectro amplio de temáticas, manifestaciones artísticas, géneros literarios y periodísticos, en diálogo diverso y contemporáneo”, añade Rubén.

Independientemente de los cambios en el formato, tirada y frecuencia, Ámbito ha recogido en sus páginas buena parte de lo sucedido en el territorio holguinero durante tres décadas de salida ininterrumpida, pues ni en los años 90, difíciles sin dudas para la poligrafía cubana, dejó de circular, en momentos en que otras revistas, de mayor prestigio nacional, dejaban de hacerlo.

“Juntaron voluntades el periódico, los trabajadores gráficos y la dirección política del territorio para conformar el suplemento en nuevo formato: el cuadernillo o plaquette, que circuló a partir de abril de 1991, tenía entre 44 y 78 páginas, cubierta de cartulina en dos colores y se fabricaba con recortería excedente de la impresión”, asegura Rubén Rodríguez.

Relaciones de canje internacional colocaron el suplemento en instituciones de una veintena de países, y Ámbito publicó, en colección, la primera antología de poesía holguinera y los libros: El águila negra, de Ángel Quintana; Oru de batá, poesía de Andrés Bandera; La mágica palabra, textos de Manuel García Verdecia, y Marta en la ventana, cuentos de Pedro Ortiz, entre otros. Asimismo, el tabloide resultó, entre 1988 y 1990, la mejor publicación cultural cubana de su tipo; como revista recibió la Orden por la Cultura Nacional, otorgada a su entonces director Rodobaldo Martínez, y la condición de Mejor Suplemento del país, en el III Festival Nacional de la Prensa Escrita, así como el Hacha de Holguín, reconocimiento que otorga la Asamblea Provincial del Poder Popular.

“Luego de la primera etapa de iniciación, búsqueda y replanteo, la segunda, de auge; y la tercera, marcada por las carencias materiales, Ámbito llegó en 1996, con cierta recuperación de la industria poligráfica, a su formato y frecuencia actuales: revista trimestral. También tuvo, aunque brevemente, sus propios concursos de poesía y cuentos”, añade Rubén Rodríguez, mediante los cuales publicó en sus páginas a autores hoy consagrados en las letras holguineras y cubanas. Me atrevería a decir que casi todos los autores holguineros, por no ser absoluto, y muchos de otras partes del país, han aparecido en las páginas del suplemento cultural. Recuerdo, en la primera mitad de los años 90, las sistemáticas colaboraciones con artículos sobre literatura infantil firmados por Enrique Pérez Díaz, y la publicación de cuentos de autores como Senel Paz, Abilio Estévez, José Soler Puig, Guillermo Vidal, entre otros.

“Hecho desde la provincia, una saludable vocación de universalidad alentó sus entregas. Cabe al suplemento el mérito de haber publicado a grandes de las artes en Cuba y a nuevos valores que devinieron consagrados de hoy, y también haberse hecho eco de vanguardias, tendencias, polémicas y procesos consustanciales a la identidad nacional”, afirma Rubén.

En estos días de homenajes de presenta el número 174, dedicado al bicentenario de la ciudad de Gibara. Y se prepara, además, el próximo número con un dossier dedicado a la joven poesía holguinera –jovencísima diría yo– y donde aparecerá íntegramente una entrevista que realicé al Maestro holguinero de la plástica Cosme Proenza Almaguer.

En Ámbito publiqué muchos de mis primeros poemas, artículos, reportajes, entrevistas reseñas de libros… Queden estas palabras como justo y merecido homenaje a una publicación que, en sus treinta años, ha sabido aunar, para bien, identidad y cultura desde Holguín, para Cuba y el mundo.