Aportes al estudio de Versos libres de José Martí

Escritores

Aportes al estudio de Versos libres de José Martí

  • Foto Internet
    Foto Internet

En 1968 el crítico cubano José Olivio Jiménez, radicado en Estados Unidos –quien desplegó su universo escritural siendo profesor del Hunter College en la ciudad de Nueva York—, publica “Un ensayo de ordenación trascendente en los Versos libres[i]. Ya para esta fecha el estudioso desfila ante los juicios de la crítica sobre el poemario que más se avienen a sus criterios. Así repara en los de Unamuno, Cintio y Darío; y sitúa las tesis de su ensayo en la imposibilidad de ordenar temáticamente el poemario –con lo que polemiza con los presupuestos del ensayo de Florit “Versos", en su acápite dedicado a los endecasílabos hirsutos– y en lo atinado de reconocer la existencia en el libro de “tres estadíos sucesivos que allí se dan [...]: la circunstancia, la naturaleza y la trascendencia. Y ver enseguida como a su través, y en ese mismo orden, se dibuja un recorrido ético gnoseológico-metafísico desde cuya perspectiva los Versos libres arrojan únicamente su sentido último”.[ii]

José Olivio apunta que en el libro cada asunto se entreteje tan indisolublemente a otros – ya sea el amor, la patria, la muerte, la naturaleza, la poesía, etc.– “que en un mismo poema el lector va siendo llevado, y a veces casi sin transiciones, de uno a otro de esos motivos”. Lo que constituye una característica del libro no señalada nunca antes con tanto énfasis y claridad. De los juicios y análisis sobre diversos poemas podemos derivar el siguiente aserto: la vinculación estrecha que en la obra poética de Martí se establece entre el afán de absolutos y el profundo impulso ético es uno de los elementos que le permiten rebasar los esquemas románticos. Según José Olivio, “los puntales más fuertes de todo el edificio moral” de Martí son tres: el amor, el dolor y el deber.

En Temas Martianos, 1ra serie, (1969) aparece también, además del ensayo de Cintio que  ya hemos comentado, un acercamiento ineludible a la hora de estudiar la poesía martiana. Me refiero a Los versos de Martí de Fina García Marruz, que he comentado en más de una ocasión, por contener razonamientos muy agudos y originales sobre el tema, y que contiene un acápite dedicado a Versos libres[iii]. Aquí la ensayista no intuye, como otros estudiosos, la grandeza del libro, la define con certeza, con juicios categóricos y lúcidos que, aunque cuentan con algunos acercamientos precedentes que le sirvan como base, deben mucho a su magnífico intelecto, como aquel donde afirma que Versos libres fue su libro más importante, desde el punto de vista de la innovación poética, y que en él estaba el comienzo de la poesía moderna en nuestra lengua[iv], luego de vincular el estilo de estos versos con el de las crónicas norteamericanas.

En el ensayo escrito en 1964 quedan también dibujadas las circulaciones del libro en grandes poetas posteriores, dígase Darío, Unamuno, Juan Ramón. La también poeta alude al profundo poder antitético de la palabra en el poemario, que inevitablemente penetra las márgenes del estilo, como ella misma apunta.

 

 

[i]  José Olivio Jiménez. “Un ensayo de ordenación trascendente en los Versos libres” en José Martí, Poesía y Existencia, Editorial Oasis, 1983, México. Se publicó por vez primera en Revista Hispánica Moderna, año 34, julio – octubre, n. 3 – 4, Nueva York.

[ii]  Ob. Cit. p.66

[iii] Fina García Marruz. “Los versos de Martí” en Temas martianos, 1ra serie. Biblioteca Nacional José Martí, Instituto Cubano del Libro, La Habana, 1969, p. 240 – 267

[iv]  Parece que es Fina la primera en enunciar en tales términos una verdad tan trascendente, y que tantos estudiosos después de ella convertirían en tema de investigación y polémica.