Aprender a calcular es aprender a ver

Aprender a calcular es aprender a ver

Etiquetas: 
Escénicos, Granma, teatro
  • Puesta en escena de La virgen que aprendió a calcular. Foto de la autora
    Puesta en escena de La virgen que aprendió a calcular. Foto de la autora

Metáfora de la vida en el universo también pudiera llamarse La virgen que aprendió a calcular, una obra teatral escrita por el danés Soren Valente, director de Batida Teatro de Dinamarca y recién estrenada en Bayamo por el Grupo de Teatro Callejero Andante de la provincia Granma.

En la recién inaugurada sede de la agrupación de las artes escénicas más productiva del territorio, tuvo lugar el reestreno de la obra, a partir de la reestructuración necesaria del grupo ante el movimiento por la isla de actores y la presencia de Soren con este objetivo.

A ratos pareciera que   está escrita originalmente en español y que ha sido pensada para Cuba, pero asegura González Fiffe a medios de prensa que La virgen es una obra que pertenece a la humanidad, en tanto la universalidad y la actualidad  de las temáticas que abarca desde la sencillez del argumento.

En la trama el surrealismo se apodera de los diálogos y el avance dramatúrgico, a la vez que aborda de forma lúdica procesos políticos, de gobernabilidad, las relaciones entre los seres humanos y el poder, donde los personajes unas veces humanos y otros representados por animales domésticos juegan interesantes roles.

Con música interpretada en vivo de manera original por los propios actores, la obra adquiere un valor extraordinario que deja ver la versatilidad de los intérpretes en uno u otro instrumento, donde emplean desde los electrónicos y convencionales hasta la sutileza del sonido al soplar una cotidiana botella de refresco.

Las coplas interpretadas por el grupo en los intermedios y al final dan un matiz muy fresco, muy cubano en alusión al teatro bufo, con el uso de juego de palabras y el reconocimiento de la polisemia del espectáculo que el público acaba de presenciar.

Ocho actores y actrices en escena en constante movimiento e interrelación con los espectadores expresan también las dotes de los Andantes para acometer nuevos proyectos cada año y aprovechar además la sede del grupo recién inaugurada.

Vestuario y escenografía oscuros, además de piezas de atrezzo sencillas van con la obra en perfecta armonía, aludiendo cada detalle al eje central o los diversos discursos que a partir de la obra emanan.

El Grupo de Teatro Callejero Andante cumplió en diciembre último 26 años de vida artística  La Virgen que aprendió a calcular fue la obra estrenada en este aniversario y también la compartida en el último Filtro de Campaña, evento  de la crítica de las artes escénicas que se desarrolla en la provincia con la asistencia de reconocidos especialistas de la isla.

Entre los expertos que asisten al Filtro de Campaña, Maité Hernández Lorenzo, teatróloga,  especialista de la Casa de las Américas, asesoró  el  proceso, creativo de La virgen… con lo que la actual puesta en escena espera ser reconocida y ganar el favor del público y la crítica como piezas anteriores del colectivo.