Arroyo Blanco, la parranda y la historia

Arroyo Blanco, la parranda y la historia

Etiquetas: 
Escritores, Santi Spiritus, décima
  • La décima en Arroyo Blanco. Fotos del autor
    La décima en Arroyo Blanco. Fotos del autor
  • La décima en Arroyo Blanco. Fotos del autor
    La décima en Arroyo Blanco. Fotos del autor

Después de una mañana en la sede provincial de la UNEAC espirituana, intercambiando sobre la obra decimística del improvisador y escritor Raúl Herrera; la trascendencia de la obra poética Ismaelillo de nuestro José Martí; y acercarnos a los conceptos de música infantil dentro de la industria cultural desde la tradición a los medios masivos y el universo digital; se trasladan las acciones de Toda Luz y toda mía hasta Arroyo Blanco. En este espacio donde la historia de la guerra del 95 tiene relevantes momentos que deben permanentemente ser revisitados nació también el punto parrandero mambí, el más antiguo de la Isla. Una cátedra centenaria como es la Parranda Típica de Arroyo Blanco (Los Sánchez), devino curso por donde discurrieron las creaciones improvisadas de una decena de poetas entre ellos Luis Paz, Nelson Lima, Héctor Peláez y el Gigante Remediano, bardo al cual se dedica esta quinta edición del festival internacional.

Los miembros de la cooperativa Ventura Guerra recibieron por primeras a estos creadores y en diálogo informal nos acercaron a los hechos que se sucedieron en la etapa final de la gesta organizada por Martí y que en los últimos días del año 1898, escenificó en estos valles encarnizados combates que definieron la futura posición de los criollos ante la nueva invasión que se comenzaba a experimentar y la definitiva independencia de la metrópoli española. El pequeño aporte de este festival sirvió para celebrar la aplazada fiesta del día del campesino coincidiendo felizmente con la jornada nacional por el día del bibliotecario, en honor a Antonio Bachiller y Morales.

La editorial Colección SurEditores acercó hasta lugar su título La ingrávida estructura, otra de las contribuciones al evento, que abrazó la poesía oral y escrita en la estructura espinealeana para transmitir, analizar y defender nuestro legado cultural. En una jornada que se extendió hasta casi la media noche en digna representación a la Parrandas que una y otra vez animaran los Sánchez en estas tierras del centro del país.