Asombra la pupila

Asombra la pupila

Etiquetas: 
Medios audiovisuales y radio, televisión cubana, política cultural, opinión
  • La pupila asombrada se transmite cada jueves por canal Cubavisión.
    La pupila asombrada se transmite cada jueves por canal Cubavisión.

Los jueves, tarde en la noche televisiva del canal Cubavisión, La pupila asombrada muestra los buenos efectos de tener una clara estrategia comunicacional, una intencionalidad ideo-estética, con contenidos reveladores de sucesos e historias, obras artísticas —literarias y cinematográficas—, promociones de intérpretes que no suelen ser difundidos como merecen y una visualidad contemporánea, aprovechando las posibilidades de las nuevas tecnologías.

Uno de los aspectos más valiosos del espacio es precisamente mostrar artistas y pensadores de diferentes latitudes que enfrentan la cultura hegemónica con sus obras, denuncian duras realidades de sus lugares de origen y proponen no dejarse avasallar por el vendaval de productos destinados al entretenimiento vacío de motivaciones que estimulen a rebelarse ante tantas nuevas esclavitudes defendidas en nombre de la libertad y la democracia.

Esa casi que es una oportunidad única porque en los programas culturales y musicales de la televisión y la radio nacionales no aparece información suficiente sobre los creadores artísticos que en cualquier parte del mundo manifiestan su inconformidad sobre los desmanes que ocurren a diario en sus entornos y cada vez más deshumanizan la sociedad.

El culto al sistema de estrellas, la inmediatez noticiosa de los premios Oscar o Grammy, los intérpretes menos comprometidos con los problemas globales, ocupan mayores espacios que esa cantidad de artistas que contra la corrientereinantedenuncian, de manera eficaz estéticamente, los peligros que acechan y amenazan convertir a los terrícolas en siervos de los nuevos poderes hegemónicos.

No se trata de dejar de informar sobre aquellos que están archiestablecidos y disfrutan de preferencias populares, sino de dar a conocer a los otros que se empeñan en usar los recursos de las distintas artes para estimular las potencialidades de los seres humanos cercenadas por las manipulaciones más dañinas.

La búsqueda y exposición de materiales inéditos, o no suficientemente “visibilizados” como entrevistas a Fidel y El Che en los años inaugurales de la Revolución cubana es otro aspecto de mucha valía de La pupila asombrada frente a las campañas difamatorias de hechos y sucesos de esos tiempos que responsabilizan al liderazgo de la Isla como responsable de la guerra sucia de E.E.U.U. contra la nación caribeña y otras mentiras descaradamente expuestas en la prensa tradicional y las llamadas redes sociales.

La diversidad de temas se incluye entre los aspectos notorios. Algunos considerados fuera de moda como las ideas marxistas por parte de quienes no saben defenderlo, mientras las corrientes contrarias continúan produciendo libros y documentales para certificar el fracaso de esa ideología y proclaman al capitalismo como gran vencedor como si el desastre en que se ha convertido el mundo no fuera una evidencia de que sus ideas y prácticas no han producido el bienestar generalen nombre del cual se erigió.

Asuntos como el éxito han sido motivo también de análisis contrastando conceptos sobre ese particular en figuras atrapadas por la droga, el alcohol, los paparazis y otras negadas a permitir que su talento sucumba en esos derroteros, así como los modos en que se censura a los artistas que desafían las tendencias establecidas en el mundo cultural casi reducido al del entretenimiento.

El vínculo con los jóvenes club de computación, el espacio “en vivo” en la tertulia en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí con el interés de tener una “conexión efectiva” con todos los que quieran formar parte de este proyecto que, ciertamente es algo más que un programa de televisión convierten a la pupila en una alternativa inteligente que debería tener una mejor promoción.

Las propuestas de películas, documentales, materiales audiovisuales, obras literarias y de la música a la que apela La pupila asombrada tienen la garantía de la calidad artística conjugada con asuntos esenciales de la vida sea para hacer notar un problema o para celebrar la sensibilidad de descubrirlo y en medio de tantas frivolidades y agresiones a la inteligencia humana cada día se agradece, aunque no sea perfecta, esta posibilidad de conocer el lado oculto de los que defienden la noble existencia, silenciados entre tantos malos modos de negar la esperanzas a quienes tienen en sus manos hacerlas realidades.