Bahía de Sal: la primera novela de Gabriela Guerra

Bahía de Sal: la primera novela de Gabriela Guerra

Etiquetas: 
Escritores, novela
  • Con Bahía de Sal, Gabriela Guerra ganó el Concurso Nacional de Bellas Artes Juan Rulfo para Primera Novela.
    Con Bahía de Sal, Gabriela Guerra ganó el Concurso Nacional de Bellas Artes Juan Rulfo para Primera Novela.

A principios de 2015 Gabriela Guerra empezó a escribir su primera novela: las memorias de María de la Sal. No sabía cuándo terminaría, incluso hasta la dejó de lado, hasta que de nuevo volvían los personajes a susurrarle ideas a la cabeza y retomaba el rumbo. Eso lo aprendió de su padre: el sueño de ser escritora y la batalla contra la página en blanco.

Radicada en México desde 2010, Gabriela se ha dedicado al periodismo y la literatura y actualmente dirige el sitio periodístico A 4 manos. Pero el amor y la nostalgia por su tierra natal la han llevado a plasmar en su obra constantes alusiones a la geografía y la cultura de Cuba.

Afortunada de nacer en una familia amante de las letras, Gabriela acumula entre sus lecturas muchos autores latinoamericanos: Cortázar, Rulfo, Neruda, Carpentier, Martí, García Márquez, Vargas Llosa y su padre. “Los descubrí mucho antes de la edad en que cualquiera lo hace. De niñame inculcaron el ejercicio de la lectura, mi madre meenseñaba gramática y redacción; mi padre, me hablaba de sintaxis y me ponía en las manos a todos esos autores. Todo aquello que he leído me influencia a la hora de escribir”.

Quizás muchas de esas lecturas del continente desembocaron en Bahía de sal, la historia “…de un pueblo cualquiera de nuestro continente, ubicada en el siglo XX, pero sin tiempo exacto ni lugar preciso. Allí todo ocurre de manera cíclica: las lluvias, las sequías, las migraciones, los retornos, las crisis, la vida, el amor, la muerte… Aunque el pueblo deviene protagonista, la narradora y personaje central, María de la Sal, contará su historia y la de su gente como el último recurso para rescatar un pasado que convertirá al futuro en un sueño promisorio, dándole a los habitantes de Bahía de Sal un derrotero allende el mar”.

Se trata de una novela de la que los escritores Maritza Buendía, Ethel Krauze y José Luis Martínez S. han expresado que: seguramente se volverá entrañable por sus grandes lecciones y que bien puede ser un ejemplo de lo que se ha denominado bildungsroman, el género narrativo de aprendizaje, de educación sentimental de los protagonistas.

Y son estos tres novelistas, famosos por su obra en México, son quienes conformaron el jurado del Concurso Nacional de Bellas Artes Juan Rulfo para Primera Novela; certamenen el que Gabriela Guerra resultó ganadora, por decisión unánime de dicho jurado que resaltó en su obra no solo su lenguaje poético sino la impecable creación de un lugar mítico que deviene personaje dentro de su propia historia.

El premio ─otorgado por la Secretaría de Cultura de México, a través del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura y los gobiernos de los estados de Puebla y Tlaxcala─ consiste en un diploma acreditativo y un premio en efectivo de cien mil pesos mexicanos. Sobre la publicación de la novela, su autora ha expresado que debe ser en este 2017 para el público hispanohablante. Sin embargo, Gabriela sueña con que Bahía de Sal pueda publicarse en Cuba, la tierra que como ella afirma “ha sido inspiración constante en los años de no estar”.

Quizás el escoger por protagonista una mujer, o por escenario un pueblo latinoamericano, mucho le han preguntado si se trata de una novela autobiográfica, histórica o simplemente de la ficción. Ella, en acto de total sinceridad, admite: “De alguna manera rara, todas las obras pueden llegar a ser un poco autobiográficas. Quizás yo sea de esos escritores. Dicho esto, podría asegurar que Bahía de Sal es una novela de la ficción, que como toda ficción bebe de la realidad. Es y no es autobiográfica, sus historias sondemasiado posibles, algunas muy reales. La ficción tiene el milagro de ser más amplia que cualquier obra histórica o basada en hechos concretos”.

Lo cierto es que ese estado de irrealidad parcial resalta su calidad literaria. A esto se refiere José Luis Martínez S. cuando afirma que “tiene un lenguaje muy elaborado que te lleva dentro de la historia y está muy bien estructurada. Creo que responde a todos los cánones de la narrativa novelesca, esa fue una de las razones por las que nos decidimos por esta obra”.

Gabriela Guerra además de escribir cuentos que luego ha publicado en sitios digitales y revistas, materializó en 2010 Monte y ciervo herido, una obra de divulgación científica, en coautoría con su padre, Félix Guerra. Actualmente tiene casi lista otras dos novelas: “Nostalgias de La Habana” e “Historias inconfesables”. Además deescribir sus cuentos de ficción, práctica que no abandona porel placer que le proporciona.

Así comienza este año para esta novel narradora. Ojalá el futuro le depare éxito comercial a Bahía de Sal, que desde ya, ha sido bautizada como una historia capaz de envolver a cualquier lector y llevarlo a transitar las calles de un pueblo mítico y auténtico, que martillaba en la cabeza de Gabriela; ─y ahora─ quién sabe en la de cuantos más.