Bariay: la tierra más hermosa en los ojos de Cristóbal Colón

Bariay: la tierra más hermosa en los ojos de Cristóbal Colón

  • En la réplica de la aldea (donde Colón vio dos caneyes de techumbre cónica circular, totalmente cerrados y sin ventanas), los visitantes pueden apreciar la danza ceremonial Areíto. Fotos del autor
    En la réplica de la aldea (donde Colón vio dos caneyes de techumbre cónica circular, totalmente cerrados y sin ventanas), los visitantes pueden apreciar la danza ceremonial Areíto. Fotos del autor
  • Todos los años representaciones de diferentes continentes visitan Cayo Bariay. Fotos del autor
    Todos los años representaciones de diferentes continentes visitan Cayo Bariay. Fotos del autor

Cayo Bariay, al noroeste de la oriental ciudad de Holguín, es considerado por arqueólogos e historiadores como el primer punto de arribo a Cuba del Almirante Cristóbal Colón, el domingo 28 de octubre de 1492.

Colón, acompañado por los tripulantes de La Pinta, La Niña y La Santa María, apuntó en su Darío de Navegación: “... nunca tan hermosa cosa había visto de árboles cercando el río, hermosos y verdes y diversos…”

En el Darío de Navegación fechado el 28 de octubre de 1492 el Almirante Cristóbal Colón, testimonia: “Saltó el Almirante en la barca y fue a la tierra y llegó a dos casas que creyó ser de pescadores y con temor se huyeron… “Dice que es aquella isla la más hermosa que ojos hayan visto…”

Se recoge de igual forma en el Diario: "... Fue de allí en demanda de la isla de Cuba al Sursudueste, a la tierra de la más cercana, y entró en un río hermoso y muy sin peligro de bajas ni otros inconvenientes, y toda la costa que anduvo por allí era muy hondo y muy limpio fasta tierra: tenía la boca del río doce brazos y es bien ancha para barloventear...La isla, dice, pues llena de montañas muy hermosas, aunque no son muy grandes en longura salvo altas, y toda la otra tierra es alta de la manera de Sicilia..."

Y precisamente las labores de arqueología permitieron determinar que en Bariay, a unos 800 kilómetros al noreste de la de La Habana, se hallaba la aldea descrita por Colón.

En la réplica de la aldea (donde vio dos caneyes de techumbre cónica circular, totalmente cerrados y sin ventanas), los visitantes pueden apreciar la danza ceremonial Areíto, utilizada por los indios Taínos para invocar a los Dioses y recabar de ellos: lluvia, cosecha, salud, suerte…

El paisaje explicado por Colón en su Diario resalta: “Tiene sus montañas hermosas y altas como la Peña de los Enamorados, y una de ellas tiene encima otro montecillo a manera de una mezquita”.

Sobresale, además, la Silla de Gibara (307 metros), que es la más alta de la zona y se reconoce por la forma de las usadas para montar a caballo.

Todos los años representaciones de diferentes continentes visitan Cayo Bariay, en el contexto de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana que se desarrolla en Holguín, Cuba del 24 del 30 de octubre.

Ese evento constituye un hecho cultural, conmemorativo del encuentro entre las culturas del Viejo y el Nuevo Mundo, cuando el Almirante Cristóbal Colón arribó a la Bahía de Bariay, ese 28 de octubre de 1492.

El nombre de la hermosa bahía, bañada por las aguas del Océano Atlántico, responde al vocablo indígena que constantemente escuchaban repetir a los aborígenes los conquistadores españoles.

Bariay, derivado de baria, árbol endémico de Cuba, es hoy un sitio visitado cada año por miles de turistas de distintos continentes.

Historia

Consta en el sitio que los aborígenes que vivieron en el asentamiento pertenecieron al tronco Arauco, oriundo de América del Sur. Al ocupar Las Antillas desplazaron los habitantes más antiguos que en algunos casos pudieron mezclarse con ellos.

Consigna también que en el siglo XV los araucos,  que para ese momento habían alcanzado un notable nivel de desarrollo cultural, eran presionados por incursiones de comunidades caribes, las cuales ya controlaban las Antillas Menores.

"Al momento del arribo colombino la presencia Arauca estaba muy consolidada en la parte central y Oriental de Cuba y se expandía hacia el extremo occidental".