Beatriz y Adolfo: dos en uno, excelencia fonográfica

Beatriz y Adolfo: dos en uno, excelencia fonográfica

Etiquetas: 
Músicos, Beatriz Márquez
  • La Musicalísima reconoció haber admirado y respetado desde joven la obra de Guzmán, también  elogió el trabajo del arreglista. Foto tomada de la ACN
    La Musicalísima reconoció haber admirado y respetado desde joven la obra de Guzmán, también elogió el trabajo del arreglista. Foto tomada de la ACN

Legado, compromiso con la historia y belleza musical, son apenas uno de los tantos términos que acoge el CD Libre de pecado, Beatriz Márquez canta a Adolfo Guzmán, rubricado por Producciones Colibrí y presentado como preludio del evento Cubadisco 2018.

La sala Taganana del Hotel Nacional se llenó de emociones, las concebidas y las inesperadas, porque este fonograma concentró esperanzas y deudas desde el momento inicial de su concepción hasta el resultado final que hoy el público ya puede disfrutar. Es un digno homenaje a Guzmán e incentivo para los jóvenes que no conocieron su arte.

La placa nació a propuesta de la musicóloga Marta Bonet, actual presidente del Instituto Cubano de la Música (ICM), quien, visiblemente emocionada, recordó el proceso de su gestación, “ha sido un disco muy pensado, es una de las producciones mejores que una discográfica puede entregar”, subrayó.

Por su parte, Carol Fernández, gerente general de Producciones Colibrí, dijo que este fonograma destaca en su haber la conjunción de tres valiosas generaciones: la intensidad de la obra Adolfo Guzmán, un creador excelso e iconográfico de nuestro pentagrama; la maravillosa interpretación de Beatriz Márquez, artista de primera línea, y los arreglos del joven Jorge Aragón, quien contaba con 28 años cuando realizó las orquestaciones de los 13 temas aquí reunidos.

Aragón respetó, en toda su extensión, el concepto musical original de Guzmán y confesó haber descubierto nuevas perspectivas, “fue todo un reto. Me demoré en hacerlo, dedicaba 10 horas diarias al estudio de la obra de Guzmán, cada vez que me enfrentaba a la misma, descubría nuevas cosas”, señaló.

De esas canciones, algunas son icónicas; tal es el caso de No puedo ser feliz (1953), versionada por infinidad de intérpretes, entre ellos, Ignacio Villa, Bola de Nieve; Siempre es navidad (1957); Libre de pecado (1958), número que da nombre al volumen y, Te espero en la eternidad 1963); esta última, llevada a video clip, dirigido por el realizador Angel Alderete e interpretado por los populares actores Yeni Soria y y Carlos Luis.

Como detalle inédito, los descendientes de Guzmán encontraron la partitura original de Por tu falso amor, con una dedicación expresa para la también llamada Musicalísima en la que aclaraba haber compuesto esta canción para ella.

Se conformó una Jazz Band con lo mejor que brilla y vale de los músicos cubanos actuales, invitados a grabar, entre ellos, el bajista Gastón Joya, el percusionista Yaroldy Abreu, Alfred Thompson en el saxo; Reinaldo O. Melián, alias Molote y Eduardo Sandoval en el trombón. Acompañan a Beatriz como agrupación de fondo, la Orquesta Sinfónica del Instituto Superior de Arte (ISA), bajo la batuta del maestro José A. Méndez.

Otros importantes músicos formaron parte de la nómina de visitantes del CD: el coro Entrevoces, bajo la dirección de la maestra Digna Guerra y la cantante Evelyn García Márquez, hija de Beatriz.

La Musicalísima reconoció haber admirado y respetado desde joven la obra de Guzmán, también  elogió el trabajo del arreglista. 

Pulido resultó el trabajo de edición y la ingeniería de sonido, llevada a cabo por Dayana Rodríguez y Adolfo Martínez, respectivamente. Igualmente se enriquece esta producción con los acertados y valiosos comentarios de figuras insignes de nuestra música: el investigador Jesús Gómez Cairo, los maestros Leo Brower y Frank Fernández, y el trovador Silvio Rodríguez.

Libre de pecado está nominado para el Cubadisco 2018 en tres categorías: cancionística, grabación y notas discográficas.