Cantar al Hada de la Infancia

Cantar al Hada de la Infancia

Etiquetas: 
teatro andante, artes escénicas, Teresita Fernández, Fiesta de la Cubanía

A través de sus canciones, animadas con títeres y vestuario armonioso, el grupo de Teatro Andante de Cuba estrena una nueva versión de la obra Cantar a Teresita. Dedicada al aniversario 90 del natalicio de Teresita del Carmen Fernández García, pedagoga y cantautora cubana nacida el 20 de diciembre de 1930, en Santa Clara, y que falleciera en La Habana el 11 de noviembre de 2013.

El gatico vinagrito, Dorotea, El zunzuncito, Señora manatí, Tía jutía y El ratoncito del farol, son temas que interpretan en escena, entre juegos con los muñecos y el público los actores: Adis Nuvia Martí,  Mileydy Jiménez, Marilys Aguilar y Alejandro Pérez bajo la dirección general de Juan González Fiffe, con diseño y realización de muñecos de Félix Viamonte y la asistencia de dirección de Maiden Barrero.

La obra se estrenará el 18 de octubre a las 10:00 a.m. en la Sala Teatro José Joaquín Palma de Bayamo y a las 11:00 a.m. por Videos Crisol, portal online de la cultura en Granma, como parte de las actividades por la edicion 26 de la Fiesta de la Cubanía.

Teresita  fue una trovadora, narradora, conocida como la cantora mayor por ser la cantautora más destacada en la creación musical para niños cubanos de varias generaciones.

Andante la llama El Hada de la Infancia por la lógica razón de que los niños cubanos de las décadas de 1970 hacia acá, crecieron escuchando sus canciones. Desde 1965, debut de la inmensa y tierna artista, sus interpretaciones alimentan la fantasía infantil y alegran cumpleaños y espacios.

La obra homenaje surge al saber del deceso de la cantora, que causó profundo dolor entre muchos cubanos artistas y el pueblo. Adis Nuvia Martí Cid una de las actrices de Andante, propuso la obra y escribió el texto, hilvanado con las canciones de Teresita donde aparecen títeres, música en vivo, y los vistosos ponchos que usaba para cubrirse. Aquella primera versión se estrenó justo en el primer aniversario del deceso de la llamada Hada de la Infancia.

Sus composiciones constituyen himnos al amor y a la cubanía, pues en ellas se reúnen  sonoridades de antiguas baladas y del folclore campesino. En el panorama de la canción para niños de Latinoamérica, al decir de Silvio Rodríguez, «ella completó un triángulo de grandes maestros, cuyos otros vértices son el mexicano Francisco Gabilondo Soler y la argentina María Elena Walsh».