Caracol 2020 tras los nuevos caminos en Internet para el audiovisual cubano

Caracol 2020 tras los nuevos caminos en Internet para el audiovisual cubano

  • Tomada del perfil de Facebook de la Asociación de Cine, Radio y Televisión de la UNEAC
    Tomada del perfil de Facebook de la Asociación de Cine, Radio y Televisión de la UNEAC

El 21 de octubre, en el mismo horario de las 2:45 PM, tuvo lugar el panel Nuevos caminos en Internet para el audiovisual cubano, proyecciones artísticas para nuevos públicos. Al espacio, moderado por el investigador Ángel Hernández Pérez, acudieron  los cineastas Jonal Cosculluela Sánchez y Patricia Ramos.

En cuanto a la configuración y reconfiguración del campo cinematográfico cubano salieron a relucir diversas temáticas:  la inversión e infraestructura para crear, el papel de las instituciones, las nuevas dircursivas de las producciones independientes, así como la necesidad de crear ciberespacios de consumo al alcance de los bolsillos y las posibilidades de las audiencias.

«El cine no se puede hacer sin dinero, es una industria que necesita de infraestructura. Una de las pocas buenas noticias de este año es el fondo fomento que se lanzó hace unos meses en Cuba. Esta es una voluntad del Estado en la que puede  participar toda la Isla. La Habana ha sido muy filmada, pero hay otros espacios e historias que necesitan ser filmadas. De hecho, en esta primera vuelta, en la que hay concursantes de escritura, desarrollo y postproducción, existen más de 60 proyectos reunidos», afirmó la cineasta Patricia Ramos.

Para Jonal Cosculluela, sin embargo,  el proceso de adaptación, reinterpretación y entendimiento corresponde fundamentalmente a las instituciones. Estas deben asumir nuevas formas de producir que los realizadores vienen aplicando desde hace tiempo.

«El talón de Aquiles del cine cubano es la distribución. Aún cuando se posicione una página y la película sea montada en una plataforma digital, eso nos ayuda de una manera limitada. Es importante tener un distribuidor internacional y que el producto se posicione en un mercado».

El cineasta señaló cómo el exceso de procedimientos burocráticos a través de las instituciones obstaculizan el rodaje y la producción, con un alto costo en cuanto a recursos materiales y humanos.

Por su parte, el investigador  Ángel Hernández Pérez considera que la producción de series web y nuevas formas de producción de contenidos, adaptadas a los sitios de redes sociales, es una realidad que debe insertarse en las dinámicas productivas del cine en Cuba.

«El ICAIC ha perdido la capacidad de llegar a un espectador masivo.  Los creadores jóvenes están insertándose en estas plataformas. Están produciendo contenido sobre Cuba, una nueva Cuba, una a la que hay que atender».

Para Ángel Hernández la tarea de los nuevos realizadores es modificar, reinventar esa institucionalidad. «Los nuevos creadores vienen con una verdad típica de su tiempo, necesariamente tienen que estar en contradicción con el pensamiento del ICAIC. Es un choque que puede ser existencial, ideológico, político, pero que es inevitable».

La también guionista, Patricia Ramos, siente que en el poco tiempo de nuestra «conectividad bastante precaria, la capacidad artística ha podido desarrollarse. La gente cada vez más utiliza estas herramientas a favor de eventos culturales, de películas, de promoción de revistas digitales que se han creado para dialogar de una manera más fresca con la realidad cubana».

El evento Caracol culminará este jueves sus espacios teóricos con un debate dedicado a los 70 años de la televisión cubana: Homenaje y desafíos. Las disertaciones estarán a cargo del ensayista y crítico Víctor Fowler, la periodista cultural Paquita Armas Fonseca y el realizador Rudy Mora.