Carlos Padrón miró al fondo de la televisión cubana

Carlos Padrón miró al fondo de la televisión cubana

Etiquetas: 
Medios audiovisuales y radio, Santiago de Cuba, cine cubano, televisón cubana, UNEAC
  • Carlos Padrón Montoya conversó sobre las transformaciones en mercado del cine. Fotos de la autora
    Carlos Padrón Montoya conversó sobre las transformaciones en mercado del cine. Fotos de la autora
  • Carlos Padrón Montoya conversó sobre las transformaciones en mercado del cine. Fotos de la autora
    Carlos Padrón Montoya conversó sobre las transformaciones en mercado del cine. Fotos de la autora

El espacio Mirar a fondo, auspiciado por el Comité Provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), en Santiago de Cuba, se vio privilegiado en la tarde de este miércoles, cuando Carlos Padrón Montoya, dirigió un intercambio sobre Cuba: retos y desafíos en la producción televisiva actual, en la Sala Titón de la sede de los artistas e intelectuales de este oriental territorio.

Desde la aparición de novedosos soportes como las computadoras y los DVD, el mercado del cine padeció esta transformación, así como también la forma en que se consume la televisión tradicional. Pasamos de un espectador pasivo que solo tenía acceso a cuatro o cinco canales a uno que tiene la posibilidad de escoger entre un interminable número de estos. Ha cambiado el concepto de familia que ve la televisión por el de individuo que ve la televisión, explicó el también director y guionista.

“Voy a decir algo que parece una herejía con respecto al atraso tecnológico que el ámbito audiovisual tiene el país —señaló Padrón Montoya—, pero una de las mejores televisiones públicas del mundo es la cubana. En primer lugar, porque es muy difícil conformar una parrilla de programación variada y en segundo lugar, porque hay que satisfacer a todos los grupos etarios: niños, jóvenes, adultos y ancianos, así como subgrupos dentro de estos”.

“Es cierto que la imposibilidad de acceder a tecnología de punta nos afecta, pero cuándo los cubanos en nuestra historia hemos contado con esta. No combatimos al ejército español con tecnología de punta, cuáles eran los cañones de repetición y las ametralladoras que se tenían. Entonces, para qué está la inmensa creatividad del cubano ¿existe o no existe? Verdaderamente necesitamos mejorar en ese aspecto, pero ese no puede ser el impedimento”, dijo Padrón Montoya.

Como colofón del espacio el actor nacido en Santiago de Cuba, exhibió un capítulo de la serie Via Crucis, la cual realizara hace más de 30 años en esta provincia. Padrón Montoya explicó “aquello lo hicimos con una camarita de palo, sonido y luces de palo, siete u ocho técnicos, en poco más de 40 días, y qué pasó, que ganó premios Caracol y del Festival de la Televisión, en guion, dirección y actuación. Pero lo hicimos a pulmón, sin tecnología de punta”.

Como parte de Mirar a fondo, el investigador impartió en la jornada del martes la conferencia El teatro en Cuba: prehistoria y primeros aconteceres profesionales, en la Universidad de Oriente.

Carlos Padrón Montoya tiene una amplia trayectoria en el teatro, la televisión y el cine. Es fundador del Cabildo Teatral Santiago (junto a Raúl Pomares) y de Calibán Teatro con Norah Hamze, Dagoberto Gaínza y Nancy Campos. De igual forma ha trabajado para las compañías Teatral Hubert de Blanck, Héctor Quintero y Nelson Dorr, así como también Theatre Chaillot de París y Repertorio Español de New York, entre otras. Y cuenta en su haber con los filmes David (1965), La primera carga al machete (1968), El Siglo de las Luces (1991) y Roble de Olor (2001).