Celebra Danza Contemporánea de Cuba su aniversario 57

Celebra Danza Contemporánea de Cuba su aniversario 57

Etiquetas: 
Danza Contemporánea de Cuba, Teatro Mella, Rasta Thomas, Escénicos
  • Rasta Thomas en escenario habanero.
    Rasta Thomas en escenario habanero.

La compañía Danza Contemporánea de Cuba (DCC), jerarquizada por el maestro Miguel Iglesias, Premio Nacional de Danza Ramiro Guerra, está festejando los 57 años de su fundación. Para conmemorar dignamente esa efeméride, se presentó —con éxito de público y de la crítica especializada— del 24 al 27 del corriente mes, en el capitalino Teatro Mella.

El programa artístico incluyó el estreno de Otros caprichos, con coreografía de la artista y maestra catalana Angels Margarit Viñals. Con esa obra, DCC alcanzó la cifra de siete estrenos en los 9 primeros meses de 2015.

Otros caprichos focaliza como ejes centrales el manierismo del ballet clásico, las motivaciones que aguijonearon la mente y el alma del virtuoso violinista y compositor genovés, Niccoló Pa­ganini (1782-1840) y el universo cultural del siglo XVIII.

Lo integran, además, las presentaciones de Matria Etnocentra, con coreografía del laureado artista George Céspedes, Premio del Certamen Iberoamericano de Coreografía (CIC) Alicia Alonso; Reversible, con coreografía de la artista belga colombiana Annabelle López Ochoa; y El Cristal, con coreografía del artista Julio César Iglesias.

Como atractivo especial, la com­pañía incorporó a las funciones del fin de semana al bailarín estadounidense Rasta Thomas, cuyo verdadero nombre es Rasta Kuzma Ramacandra, uno de los más grandes exponentes del género, a escala mundial. Tho­mas interpretó, por primera vez en nuestro archipiélago, un solo que —desde el punto de vista técnico interpretativo— podría calificarse, sin duda alguna, como excepcional.

El coreógrafo, maestro de artes marciales y gimnasta norteamericano, declaró a la prensa local haber arribado a la perla de las Antillas hechizado por la labor coreográfica de George Céspedes y la versión que DCC hace de la obra Carmina Burana, la cual retornará al Auditorio Nacional de México los días 7 y 8 de octubre próximo, con la participación de Thomas como artista invitado.

Rasta Thomas es el creador del llamado pop-ballet y ballet del siglo XXI, expresión danzaria en la que fusiona en cálido abrazo elementos del ballet clásico con ritmos contemporáneos.

En ese contexto festivo, se inauguró, en el lo­bby del coliseo del Vedado, la exposición Tan­gos cubanos, y además, una instalación dedicada a la danza, de la autoría del artista Adolfo Izquierdo.

En esas funciones de lujo, habría que destacar la eficaz utilización que los bailarines hacen de la técnica académica (la que transgreden sin violar un ápice los principios fundamentales en que se estructura la danza clásica y contemporánea), la precisión y seguridad en el empleo de los recursos expresivos aportados por la interpretación teatral, el buen dominio escénico y del clima emocional del auditorio, el uso sincronizado del movimiento (componente básico indispensable en el campo del arte danzario), la percepción de esa disciplina artística como genuina expresión de la unidad cuerpo, mente y espíritu, así como el amor inmenso hacia la danza en general, y contemporánea, en particular. Indicadores estético artísticos que, en cualquier escenario nacional o foráneo, identifican a DCC.

Con apoyo en esos presupuestos teóricos metodológicos, los y las integrantes de esa agrupación caribeña han exaltado a lugares cimeros, en el orbe danzario universal, así como a la patria que los viera nacer y crecer como excelentes artistas y seres humanos…, únicos e irrepetibles.