¿Cerrar sesión?

¿Cerrar sesión?

Etiquetas: 
Plásticos, Holguín
  • La muestra colectiva Cerrar sesión se expone en el holguinero Centro Provincial de Arte. Fotos del autor
    La muestra colectiva Cerrar sesión se expone en el holguinero Centro Provincial de Arte. Fotos del autor
  • La muestra colectiva Cerrar sesión se expone en el holguinero Centro Provincial de Arte. Fotos del autor
    La muestra colectiva Cerrar sesión se expone en el holguinero Centro Provincial de Arte. Fotos del autor

Al repasar Cerrar sesión, exposición colectiva de egresados de la Academia Profesional de Artes Plásticas de Holguín El Alba, expuesta en la Sala principal del Centro de Arte, notamos que estos cinco jóvenes artistas que hoy terminan un nivel de enseñanza se encuentran entre los nombres más prometedores y persistentes de las artes visuales holguineras.

¿Talento y creatividad? ¿Buena dosis de análisis, interdisciplinariedad y abordaje conceptual? Como si estuviéramos frente a una clase de morfología, bisturí en mano, similar a La lección de anatomía del Dr. Nicolaes Tulp, pintada por Rembrandt en 1632, Alejandro Olano Carralero, Annaliet Escalona Esquivel, José Carlos Soto González, Claudia Velázquez Carménate y Lidisbely Carménate Díaz han diseccionado la tradición en la Academia, apropiándose de sus referentes, ampliando sus horizontes creativos y creando una obra tan suya como “sui generis” y abarcadora en su diapasón de posibilidades.

Con curaduría de Josvel Vázquez y dirección general de Yuricel Moreno, Cerrar sesión escasea en tanteos y tartamudeos creativos: cuatro años de formación, donde sin dudas sí los hubo, han pasado y ahora notamos en ellos la consolidación —al menos en esta etapa de su trabajo— de una poética personal que bien puede o no cambiar, añadir elementos, mutar en posibilidades creativas, pero que desde ya caracteriza sus relaciones con el arte.

En las palabras del catálogo, “Finalizando tarea… La consagración de la utopía”, Yanna Velázquez subraya que esta promoción de El Alba se caracteriza por “la defensa de una instrucción actualizada, que ya no busca la reiteración o la imitación del maestro, sino el desarrollo de capacidades y de comportamientos que, sin descuidar ciertos parámetros didácticos, impulsan la creatividad y la originalidad en cada uno de sus estudiantes. Un proyecto curricular abierto al intercambio con la institución arte y con los espacios diversos, a través de la interacción, cada vez más extendida en espacios no convencionales”.

Después de una coherente asimilación y “una elocuente y fresca trasgresión de los cánones”, la obra de estos muchachos ha venido caracterizándolos y mostrando rasgos de su personalidad en las últimas muestras colectivas y Salones holguineros; muchas de las piezas que integran Cerrar sesión son conocidas y se han expuesto en otras muestras, otras, en cambio, son nuevas a la retina curiosa del observador más acucioso.

Lidisbely Carménate Díaz se acerca a las posibilidades creativas del videoarte en las piezas “Intercambio” y “Venda natural”. Este movimiento, surgido en Estados Unidos y Europa hacia 1963, parece fascinarle, por lo que hace suyos los recursos expresivos que los diferencia del cine: el videoarte no necesariamente cumple con las convenciones de este último, pues comúnmente no emplea actores o diálogos, carecer de una narrativa o guion, entre otras convenciones propias del séptimo arte. Por ejemplo: en la última pieza de Lidisbely sus cabellos —al parecer son los suyos, pues el videoarte tiene también mucho de performance y del movimiento fluxus— resultan la “venda natural” que cubre la cámara ocultando la realidad y dejando ver solo fragmentos de luz.

Por su parte, José Carlos Soto González aborda temas relacionados con la negritud —el color negro también como acicate y motivo— en las obras mixtas de su serie Genealogía del negro: “Y lo pude entender”, “Me dejaron fuera”, “Así que me fui” y “S/T”.

Conocidos –pues han estado expuestos en varias muestras colectivas– son los retratos de la serie Sagrada Familia de Claudia Velázquez Carménate, creados a partir de fibras naturales (cañas, frijoles de diferentes tipos, semillas) que “retratan” la figura de una mujer, un anciano campesino y una pionera uniformada. De la misma joven artista son las impresiones digitales que conforman las piezas agrupadas en “S/T” y que parodian cuestiones como el kits, la relación arte–mercado, arte–consumo… Observamos varias frutas (melón, guayaba, coco, piña, anón, zapote, frutabomba y naranja) en donde la joven artista ha tallado a bajo relieve el logo representativo de importantes y costosas marcas de ropas y perfumes: Adidas, Polo, Nike, Lacoste, Chanel, Giorgio Armani, Puma, Reebok…

Annaliet Escalona Esquivel nos muestra una de las obras de su serie Pink lady, expuesta con anterioridad en la AHS holguinera como parte de una muestra colectiva de jóvenes creadores, y la pieza “Happy Birth” (mixta). Annaliet explota el kits, lo lúdico, con reminiscencias a la infancia y la pubertad de unas ladies “inocentemente atrayentes”, como aquella perturbadora Lolita de Vladimir Nabokov.

Finalmente, Alejandro Olano Carralero deja escapar sus enigmáticos y “difusos” paisajes que nos remiten al expresionismo abstracto y la “action painting”: “Conversando con el mundo” y “Aquellos que miran” (óleo/lienzo). Lo hacen en cuanto al hecho de expresar, mediante el color y la materia del cuadro, sensaciones como el movimiento, la velocidad, la energía y hacerlo, además, utilizando las posibilidades del color y otros materiales para conseguir una superficie peculiar en la extensión del cuadro.

¿Ingresarán al ISA y se quedarán a vivir en la capital de todos los cubanos? ¿Se dedicarán a la docencia y harán de Holguín el sitio de sus futuras exposiciones? ¿Consolidarán una línea de trabajo que los hará reconocibles en el escenario nacional? ¿Emigrarán? Eso por ahora no lo sabemos, pero sí que en Cerrar sesión encontramos una muestra condensada del talento de estos jóvenes artistas holguineros: ellos ahora cierran una sesión de sus vidas que será seguida por la apertura de nuevos y fructíferos ciclos.