Churrisco en Mayabeque habla de su carrera y del humor en Cuba

Churrisco en Mayabeque habla de su carrera y del humor en Cuba

Etiquetas: 
humor cubano, Mayabeque, UNEAC
  • Churrisco durante su actuación en Mayabeque. Foto del autor
    Churrisco durante su actuación en Mayabeque. Foto del autor

Dentro de las celebraciones por sus cuarenta años de vida artística, el comediante Octavio Rodríguez (Churrisco), quien preside la Asociación de Humoristas de la UNEAC, actuó en la Peña de Raulito, espacio que conduce y dirige el promotor cultural Raúl Hernández Montanarro, en la Casa de Cultura Félix Pita Rodríguez del municipio mayabequense de Bejucal.

Durante su presentación en la Ciudad de las Charangas, el artista evocó sus comienzos junto a la destacada actriz y animadora Consuelito Vidal, a quien calificó como su maestra en la escena, quien lo incentivó a formarse en el humorismo. 

Durante un breve diálogo también recordó sus múltiples actuaciones en Radio Progreso, en espacios como Fiesta empieza con F y Alegrías de Sobremesa, junto a su creador el escritor Alberto Luberta, de quien dijo: “siempre habrá que hablar de él en presente, pues para mí no ha muerto, ni nunca morirá”.

¿Qué significan para Churrisco cuatro décadas en la escena?

“Cuarenta años parece que son poco, pero es muy difícil mantenerse en el escenario durante todo ese tiempo y que hoy día te vayan a ver jóvenes al teatro. Por lo tanto estos cuarenta años significan un triunfo y un compromiso de que cada espectáculo que yo haga hoy, el de mañana tiene que ser mejor, sino es hora ya de retirarse y dedicarse a ayudar a los demás y trabajar como asesor, guionista y director”.

¿Por qué es importante para un humorista sorprender siempre al público?

“La sorpresa, además de la inteligencia, es uno de los elementos que tiene que tener el humorismo, la sorpresa es indispensable, por eso en ocasiones cuando menos lo espera el público yo canto un fragmento de una canción, para eso eduqué mi voz, además he estudiado expresión corporal y danza. El artista tiene que estar preparado. El denominador común de un artista tiene que ser la cultura. Sin cultura no se puede aparecer en un escenario”.

¿Qué compromiso entraña para Churrisco el ser sobrino de un comediante como Leopoldo Fernández (Tres patines) de La Tremenda Corte, un clásico del humor cubano?

“Es un compromiso mantener el estilo, la dignidad, la bandera de los Fernández, de manera que el Humor se convierta en un elemento de ayuda, de alegría, para que el público cuando termine una actuación salga en sancos, como yo digo, elevado, con el ánimo mucho más alto y con un sentido del cariño y la felicidad aumentados”.

¿Cómo valora el estado del Humor en Cuba?

Está en una etapa superior a otras ocasiones. Ha contribuido mucho el Centro Promotor del Humor que ha hecho que los espectáculos, tengan un mayor contenido y sean más teatrales. Los guionistas han mejorado. No así algunos centros nocturnos donde en ocasiones la programación y las presentaciones no son acordes a las tradiciones humorísticas, donde no cabe la obcenidad, ni la falta de respeto en la relación con el público.

¿Y en los medios de Comunicación?

Podría haber más espacios humorísticos. En la televisión está Vivir del Cuento y A otro con ese Cuento y en la radio Alegrías de Sobremesa. Pienso que deben incrementarse con el tiempo. Por lo menos en la TV debería haber un espacio diario. El pueblo cubano disfruta reir y lo merece.