Concluye el Ballet Nacional de Cuba gira por la península ibérica

Concluye el Ballet Nacional de Cuba gira por la península ibérica

  • Anette Delgado y Dani Hernández. Foto: Nancy Reyes
    Anette Delgado y Dani Hernández. Foto: Nancy Reyes

Una vez concluidas sus magistrales presentaciones madrileñas en los Teatros del Canal, el Ballet Nacional de Cuba (BNC), Patrimonio Cultural de la Nación,  hizo su entrada triunfal al barcelonés Teatro Tívoli, para finalizar su gira por varias ciudades españolas.

De acuerdo con el crítico y periodista Ahmed Piñeiro, guionista y conductor del estelar espacio audiovisual La danza eterna, en ese coliseo tuvo lugar la sexta representación de El lago de los cisnes, del maestro Piotr Ilich Chaikovski, en la mundialmente famosa versión de la prima ballerina assoluta Alicia Alonso, miembro de honor del Consejo Internacional de la Danza, a partir de la coreografía original de los maestros Marius Petipa y Lev Ivánov; obra que  cerró la emporada de ese clásico de todas las épocas y todos los tiempos, en la gira que comenzó el 24 de mayo último, en el Teatro Campoamor de Oviedo.

En esa función de lujo, los primeros bailarines Anette Delgado y Dani Hernández desempeñaron los papeles protagónicos de Odette-Odile y el  Príncipe Sigfrido, respectivamente. Otros personajes fueron muy bien interpretados por los bailarines Laura Blanco, Chavela Riera, Daniel Rittoles (Pas de trois), Diego Tápanes (Bufón), Adonis Corveas y Yansiel Pujada (el hechicero Von Rothbart), Chavela Riera y Cynthia Villalonga (Dos cisnes), Maureen Gil, Mercedes Piedra, Adarys Linares y Chanell Cabrera (Cuatro cisnes), los bailarines principales Ginett Moncho y Raúl Abreu (Danza española) y el primer bailarín Félix Rodríguez (Wolfang, el tutor).

Al final del espectáculo, y en medio de una cerrada ovación, la primera bailarina Viengsay Valdés, subdirectora artística de una de las mejores compañías del orbe, salió a escena, de la mano del primer bailarín Dani Hernández, para saludar, junto a los integrantes del BNC, en ese cierre de temporada.

Del 10 y hasta el 14 de julio, la emblemática agrupación, tan cubana como universal, retornará al escenario del Teatro Tívoli, esta vez con La Cenicienta, del maestro Johann Srauss, con apoyo en la coreografía del artista Pedro Consuegra, sobre la base del célebre cuento del escritor francés Charles Perrault.

Uno de los mayores atractivos de esas funciones hispanas ha sido la presencia de talentosos jóvenes bailarines, quienes han desempeñado papeles principales en los clásicos que han subido a las tablas de los teatros ibéricos.

Esas actuaciones en el Tívoli que, para la mayoría de los catalanes, es el segundo teatro en importancia de Barcelona, después del famoso Liceo; por ende, adquieren una relevancia muy significativa, ya que se contextualizan en los festejos por el aniversario 170 del surgimiento de esa institución, fundada en 1849, y por el centenario de su actual edificación.