Confluencias con Antón Arrufat

Confluencias con Antón Arrufat

Etiquetas: 
Escritores, Confluencias, Antón Arrufat, UNEAC, poesía
  • Antón Arrufat, Premio Nacional de Literatura en el año 2000.
    Antón Arrufat, Premio Nacional de Literatura en el año 2000.

Los delicados versos de Arrufat impulsan el universo de los poetas y los amantes de su lírica, tienen el don de llevar consigo un acto de fe, de esperanza, agitan al corazón y calman las ansias. La mañana del viernes 18 de diciembre el espacio Confluencias tuvo como protagonista a esta relevante figura, la cual ofreció a sus espectadores varios de sus poemas en la sala Villena de la UNEAC.

En su obra se puede encontrar versos que inspiran una constante calma, otros exhortan a pensar sobre aspectos fundamentales de la vida: la soledad, la muerte, la vejez o la amistad. Reflejan estadios de su ser e incitan a descubrir los que posee cada cual, develan de qué está compuesta tu alma. Son como útiles consejos, se atesoran y en el momento oportuno indican una sabia decisión.

Recientemente la poeta Caridad Atencio escribió una genial reseña denominada Ante la incertidumbre de cómo definir la poesía, en la cual como diría el Apóstol “con palabras claras y láminas finas” expuso su perspectiva y la de varios autores sobre este noble género.

Cierto es que la poesía es misterio y a la vez revela el sentimiento más hondo de cada ser. No existe metodología para crearla, simplemente surge del corazón y deja huellas de ternura, tristeza, júbilo y la promesa de ser imperecedera. La buena poesía nunca muere.

Aquel poeta que se adentre en el infinito del silencio, no solo florecen de su mente ideas únicas, sino que es capaz de encontrarse a sí mismo y esto significa el mayor hallazgo que cada sujeto pueda lograr.

La vida resulta amarga sin ese toque mágico que aporta tanto a cada esencia y envuelve secretamente al destino para hacerlo más excitante, pero con la certeza de que esa “magia” conlleva a un buen derrotero. La inspiración es como el viento, vuela libremente, escoge un alma y se encarga de que emanen de su ser, inolvidables poemas.