Convergencias: música tradicional a cuatro manos

Convergencias: música tradicional a cuatro manos

Etiquetas: 
Producciones Abdala
  • Doce temas componen este fonograma, seleccionados de acuerdo con la temática tratada, en la que se aprecia el gusto musical de sus creadores.Foto: del autor
    Doce temas componen este fonograma, seleccionados de acuerdo con la temática tratada, en la que se aprecia el gusto musical de sus creadores.Foto: del autor

La presentación del fonograma Convergencias, tuvo lugar en Habana del Este, en la Fábrica de la Trova, un espacio acogedor rodeado de cuadros con imágenes en blanco y negro de grandes exponentes de la música tradicional cubana como Miguel Matamoros, Noel Nicola, Vicente Feliú, Sara González, Liuba María Hevia y otros entre los cuales se encuentra el propio Eduardo Sosa. El objetivo de esta producción musical, según Pepe Ordás, es el disfrute de las nuevas generaciones de grandes temas del repertorio trovadoresco cubano; y que no siempre se conocen, para que tengan en este público en particular, el mismo efecto que tuvo para sus creadores, la música de los fundadores de la trova.

En el producto aparecen los elogios del maestro Pancho Amat: “Las canciones compuestas por ellos, armonizan perfectamente con la de los autores, que si ya tenían en cuanto a sonoridad mucho en común, aquí quedan perfectamente amarradas entre sí por el canto a dos voces…” La veracidad de estas palabras se aprecian en los doce temas recogidos en el disco: “A mí me gusta, compay”, “Son para ti”, “Convergencias”, “Sara Mondongo”, “El son de Contramaestre”, “Reclamo místico”, “Lo que es un beso”, “Monte adentro”, “Santa María de las canciones”, “Flor de ausencia”, “Allí” y “La cocainómana”.Música fresca y atractiva que cautiva al público de cualquier generación.

Las voces se compenetranen una armonía lograda desde el uso de los graves por Pepe Ordás y de los agudos por Eduardo Sosa, los cuales se hacen acompañar por el tres cubano y la guitarra respectivamente.

Después de las palabras de apertura a cargo de Martha Bonet, comenzó el repertorio musical, en el que cada tema interpretado fue precedido por la anécdota de su surgimiento.

“Convergencias” de Bienvenido Gutiérrez y Marcelino Guerra, que le da el nombre al disco, fue seleccionado porque conviven dos generaciones con sus autores y une música de todos los tiempos.

El segundo tema “Flor de ausencia”, no estuvo “ausente”. Asu autor Julio Brito, al decir de Pepe Ordás, “no lo consideran un trovador; pero perfectamente puede estar en esta lista”.

“Reclamo místico”, de Miguel Matamoros fue el tercer tema interpretado. Este tema es muy importante para su autor, porque fue el primero cantado por el legendario trío Matamoros el 8 de mayo de 1925, un dato aportado por Roberto Ramos, un peruano estudioso de la música cubana.

Del disco también se cantó “Sara Mondongo” y otros temas no recogidos en el fonograma, pero que fueron pedidos por el público amante de la música tradicional cubana; entre los que se encontraban el Héroe de la República de Cuba René González y el gran fotógrafo cubano Iván Soca.

El viernes se convirtió en una noche de buena música, de la que respira cubaníay que alimenta el espíritu, no en vano el maestro Pancho Amat finalizó su comentario del disco diciendo:“Qué suerte para los que amamos la buena música poder contar con este disco. Además de ser sin lugar a dudas una lograda muestra artística, es una bocanada de aire fresco que nos llega para oxigenarnos el oído en medio de tanta polución sonora”.

Por: Eusebio Ebert León Martínez