Corales para el continente

Corales para el continente

Etiquetas: 
Medios audiovisuales y radio, cine cubano
  • La edición 38 del Festival entregó Coral de Honor al cineasta cubano Enrique Pineda Barnet.
    La edición 38 del Festival entregó Coral de Honor al cineasta cubano Enrique Pineda Barnet.

Después de varias jornadas de exhibición, encuentros y debates en torno al hecho cinematográfico, el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano entregó sus premios colaterales y los corales en cada una de las especialidades convocadas.

La ceremonia, efectuada en el cine Charles Chaplin en la noche del pasado viernes fue el momento oportuno para la entrega de un Coral de Honor al cineasta cubano Enrique Pineda Barnet (Premio Nacional de Cine, 2006). Las palabras de homenaje las pronunció el actor Héctor Noas, quien se refirió a la constante obra del director, a quien lo catalogó como un “perseverante maestro”, la entrega del símbolo lo hizo la actriz Beatriz Valdés, protagonista de La Bella de la Alhambra, un filme de renombrado prestigio en el panorama del cine cubano de todos los tiempos. Con una breve frase agradeció el gesto: “A quien Dios se lo dio nadie se lo quita”, y que “Este premio Restaura corazones heridos. Beatriz Valdés es merecedora de este coral desde hace 27 años”.

Otro premio esperado, el que entrega el público con su voto a cada una de las obras en concurso favoreció con un total de 4671 puntos al filme cubano Ya no es antes de Lester Hamlet, cinta que también le propició el galardón a Luis Alberto García en la categoría de Mejor Actuación Masculina.

En las especialidades fueron premiados los realizadores Víctor Gaviria, en Dirección por La mujer del animal, a Andrés Duprat por el guion de El ciudadano ilustre con una “frescura de la historia”; y en fotografía a Inti Briones por Aquí no ha pasado nada y El cristo ciego. La música original reconocida a Woodkid por la obra Desierto, en Dirección Artística a Estefanía Larraín por Neruda, junto a Herve Sneid en la Edición y por Mejor Sonido Sheyla Pool, en Últimos días en La Habana.

En el apartado de Cortometraje de Ficción el jurado concedió una mención a Las cosas simples de Álvaro Anguita; y el premio para la obra Madre del colombiano Simón Mesa, donde trata el tema “con simpleza y belleza”.

El género documental se elogió con el cortometraje Caribbean Fantasy de Johanée Gómez, y con Largometraje a El viento sabe que vuelvo a casa de José Luis Torres Leiva, donde también se entregó un Premio Especial a Plaza de la soledad de Maya Goded.

Por el mérito a la Contribución Artística a La última tierra de Pablo Lamar.

Otros premios, como el de Postproducción se le entregaron a varios proyectos, con los cuales se le facilita la terminación de una de las fases o la copia final a las obras: Una noche de calipso, Ni juntos ni solos y Filiberto de Freddy Marrero.

Por su parte, Signis y la FIPRESCI reconocieron a Aquarius de Kleber Mendonca. El cartel premiado fue creado por Gabriel Marx para la obra Rosinha. En Animación el jurado votó a favor de Corp (Pablo Polledri) y Cuando los días eran eternos de Marcus Vinicius por su “riqueza plástica”.

En la categoría más cotizada Largometraje de Ficción, fue distinguida con un premio Especial del Jurado la reciente producción de Fernando Pérez: Últimos…, por “retratar el mundo del corazón de La Habana de hoy” y Desierto de Jonás Cuarón mereció el Coral en la cita del cine latinoamericano, por abordar un tema de reflexión como es la emigración, con una “mirada sensible y minuciosa”.

En la primera parte de la gala de premiaciones varias figuras del cine ofrecieron sus opiniones acerca de cuál era su rollo, y su película, lema bajo el cual se caracterizó la recién finalizada edición del Festival de La Habana, como también se le conoce. Entre ellas se encontraban Luciano Castillo (Director de la Cinemateca de Cuba), los actores Laura de la Uz, Blanca Rosa Blanco y Héctor Noas, junto a la invitada Marisa Paredes, uno de los rostros dentro de la filmografía de Pedro Almodóvar y el cineasta cubano Fernando Pérez.

Las palabras de Iván Giroud fueron breves pero ofrecieron las pautas más importantes que debemos recordar cuando nos referimos a esta edición: “aprovecho para felicitar a los ganadores. Agradecer a los cineastas que han confiado en nosotros y a nuestro público el mejor del mundo. Feliz regreso a casa para todos”.

Desde ahora quedan abiertas las puertas para la creación audiovisual en el continente, esperamos que la próxima edición, la número 39, sea un digno antecedente de las cuatro décadas que cumplirá este encuentro con el séptimo arte.