Coro Masculino de Guantánamo en sus 45 años

Coro Masculino de Guantánamo en sus 45 años

Etiquetas: 
Músicos, Guantánamo, Coro Masculino
  • El Coro Masculino de Guantánamo.
    El Coro Masculino de Guantánamo.

En junio de 1971 nace el Coro Masculino de Guantánamo, creado y dirigido en sus primeros años por la maestra Antonia Luisa Cabal quien también potenció en esta provincia la creación de otras agrupaciones que hasta hoy defienden el canto coral como el coro mixto Voz Tempo y el Conjunto Lírico “Alberto Dávalos”. 

Desde sus primeras presentaciones en los Festivales Nacionales de Coros fueron favorecidos con el respeto, la admiración y los aplausos del público; y durante sus primeros años y bajo la dirección de la maestra Tusy, como cariñosamente es recordada, la agrupación compartió su música en los grandes escenarios de nuestro país, como el Palacio de los Capitanes Generales, el Gran Teatro de La Habana, el Hotel Nacional y otros.

Hacia el año 1987 asume la dirección la profesora Milagros Monier Ribeaux y a partir de 1991 el cantante y profesor Ernesto Johnston Benet. Junto a Johnston se mantuvieron activos por un largo período de tiempo, fundadores como Alfredo Torres, Tomás Winter y Julio Salazar quienes fueron trasmitiendo lo aprendido en sus años de experiencia a los nuevos integrantes y mantuvieron la impronta de la siempre recordada Tusy.

Entre sus más destacados y populares resultados se encuentra el haber llevado por primera vez a versión coral el danzón Mi pulpa sabrosa del compositor guantanamero Rafael Inciarte Brioso con arreglo de la maestra y fundadora Antonia Luisa Cabal a la Sala White de Matanzas en 1997, así como estrenar el changüí Inspiración de los pueblos del compositor José Días Planes. 

En sus años de esplendor llegó a contar con un repertorio de más de 200 obras de diversos períodos estilísticos de la música universal y cubana, del Renacimiento hasta la música popular de nuestro país.

Una de las oportunidades más aplaudidas fue su participación en 2002 en el CorHabana, ocasión en la que presentaron al público las obras Ojos lindos de Rafael Inciarte, interpretada por Julio Salazar e Inspiración de los pueblos de José Díaz Planes interpretada por Ricardo Martínez.

Desde el año 2003 y hasta la fecha, la agrupación es dirigida por Juan Carlos Salazar quien llevó a cabo la preparación y organización de las obras del primer disco del Coro Masculino, con el sello discográfico Egrem, bajo el título Me doy a querer y la producción de Conrado Monier.

Para Monier quien ha estado estrechamente vinculado al desarrollo del Coro por sus incontables arreglos, “la agrupación vocal hoy, se encuentra en un proceso decadente debido en gran medida al cambio constante de los cantores por disímiles razones, que van desde lo económico a lo escabroso de los procesos evaluativos, los cuales no se realizan en tiempo y forma o no se realizan”.

El arreglista de temas como Me doy a querer y La Guantanamera manifestó además que “es posible resarcir las dificultades, encontrar nuevamente la cima si se resuelven los escollos administrativos como la falta de apoyo estatal existentes hoy, y por otro lado si la música de concierto y más, la coral vuelve a tener el reconocimiento merecido y ganado durante tantos años de labor”. Por otro lado el reconocido arreglista declaró que “la dirección del Coro debe trabajar profundamente en la técnica, pues los cantores en la mayoría de los casos suelen ser de formación empírica lo que demora el proceso de aprendizaje y esto termina por repercutir en las presentaciones”, donde está siendo evidente la falta de técnica de sus integrantes. 

Muchos han sido los años recorridos y el esfuerzo de figuras como Antonia Luisa Cabal, Milagros Monier Ribeaux, Ernesto Johnston Benet y otros por mantener vivo en Guantánamo, una agrupación coral compuesta solo por hombres, elemento que en sus años fundacionales los particularizó y los distinguió en el resto del país y parte de América Latina, elementos que al mismo tiempo los convirtió en orgullo del pueblo guantanamero, pero hoy, al decir de Teresa Manzanares “no se puede negar la decadencia del coro” cuestión que le atribuye a diversos factores como la desmotivación de los cantores debido —y en esto coincide con Monier— a “la falta de atención por parte del CPM, la demora en las evaluaciones que dependen únicamente de la Habana y por otro lado la baja remuneración económica que contribuye a que los cantores abandonen la agrupación”.

Para Teresa quien se ha mantenido cerca del desarrollo de la música vocal en Guantánamo por su desempeño como pianista del Lírico, “la existencia del coro Masculino, el mixto Voz Tempo y la Compañía Lírica representan una fortaleza de la provincia “y manifiesta que es necesario crear una escuela de canto lírico y por otro lado se cuenta con graduados del ISA con experiencia en la docencia, quienes podrían asumir la preparación de jóvenes cantantes y de esta forma paliar la problemática de los coros que cuentan con cantores empíricos que retrasan los procesos de montajes y la estabilidad en el mismo. De esta forma volveríamos a tener en unos años al respetado coro Masculino con la grandeza de sus años fundacionales”.

Muchos fueron los logros y los aplausos recibidos durante sus tres primeras décadas de existencia, pero hoy, se llega a los 45 años con un sabor amargo. Hace tiempo ya, que el Coro Masculino de Guantánamo dejó de ser esa agrupación que dejaba perplejos a quienes los escuchan por el empaste excelente de las voces, los magníficos solistas, el variopinto y amplio repertorio, la excelente representación escénica y la calidad de sus presentaciones. Aun así sigue activo, regalando al público que los sigue, los Ojos lindos de Inciarte o el changüí de José Díaz Planes, no con la excelencia de las primeras décadas pero sí con el deseo de mantener viva la impronta legada por Tusy a la música guantanamera.