Cuarenta años del movimiento escultórico tunero

Cuarenta años del movimiento escultórico tunero

Etiquetas: 
Plásticos, Las Tunas, escultura cubana
  • La reapertura de La Fuente de Las Antillas requirió un complejo proceso de restauración.
    La reapertura de La Fuente de Las Antillas requirió un complejo proceso de restauración.

El Movimiento Escultórico Tunero celebró cuarenta años de presencia en el ámbito cultural de nuestra provincia y el país. Se considera un acontecimiento cultural, por haber trascendido el quehacer artístico e inscribirse en el ámbito social.

La Fuente de Las Antillas se inauguró el 24 de febrero de 1977, de esta forma surgía el Movimiento Escultórico Tunero. Fue iniciativa de Faure Chomón Mediavilla —destacada personalidad política con una extraordinaria sensibilidad cultural, que se desempeñaba en esta localidad como Primer Secretario del PCC— persuadir a la figura cimera del arte volumétrico en Cuba: Rita Longa, a que emplazara aquí su conjunto escultórico. A partir de la concreción de ese hecho, se ampliaba nuestra perspectiva artística. Durante cuatro décadas se han realizado eventos donde se intercambian, exponen, enseñan y aprenden temas relacionados con la escultura en Cuba. Los Encuentros de Escultores, devenidos Bienales desde 1995, con su vasta labor han irradiado una cifra considerable de obras ambientales o conmemorativas, así como la colección contemporánea de pequeño y mediano formato más importante en Cuba.

El Consejo Provincial de las Artes Plásticas y el Consejo Asesor para el Desarrollo de la Escultura Monumentaria y Ambiental (CODEMA) en Las Tunas efectuaron varias acciones: la inauguración en la Plaza Cultural de las obras resultantes de la XI Bienal (desarrollada en el mes de diciembre de 2016). Asimismo, la reapertura de La Fuente de Las Antillas, luego de un sinuoso, pero fructífero proceso de restauración-resurrección. A propósito de esta fecha también se conmemoró el 105 aniversario del natalicio de Rita Longa y el 35 de la creación de la Galería Taller de Escultura, así como para agasajar a los creadores Rafael Ferrero Lores y Armando Hechavarria Guerrero, quienes, junto a Rita, fueron los precursores y máximos promotores de ese suceso; formadores de varios artistas.