De premios y otras emociones

De premios y otras emociones

Etiquetas: 
Santi Spiritus, Escritores, Cubapoesía, décima
  • Entrega de los premios dentro del evento. Foto del autor
    Entrega de los premios dentro del evento. Foto del autor

Una prueba más de la madurez alcanzada por el multidisciplinario encuentro internacional Toda luz y toda mía, fue la vivida este jueves 8 de junio. Otra vez el patio de la UNEAC dio cobijo al encuentro ante la discreta amenaza de lluvia, que parecía no quererse perder los detalles de la premiación del concurso literario que convoca este certamen. Esta vez el jurado integrado por los escritores Pedro Péglez González, como presidente, Antonio Rodríguez Salvador y Alejandro González Bermúdez, definieron los premios colaterales y centrales del evento.

Entre ellos destacan, el lauro de Tema martiano, entregado por la Universidad José Martí que recayó en la obra Cuarteadura de la escritora Mayelín Contreras, especialista de la Casa Iberoamericana de la Décima de Las Tunas. El ganador del premio para autor joven entregado por el grupo Aladécima fue para Rolando Ávalos por la obra El mar en el espejo; el de Tema Rural correspondió a Celestina Palmero por el conjunto  bajo el título Con la angustia a sotavento.

Finalmente el cuaderno Pan nuestro de los inasible, de Luisa Oneida Landín  mereció el Premio Mujeres entregado por el grupo Décima al filo y el Toda Luz y toda mía.

En la valoración del jurado se trata de un conjunto afiliado a la vertiente de la poesía de evocación familiar, mediante un corpus de transcurrir sosegado en el cual el luto filial termina por convertir al sujeto lírico en una dicotomía SER/CASA, de modo que lo lacerante y el ente lacerado se transforman en uno solo e indivisible, origen y final al mismo tiempo, con lo que la obra rebasa la elemental rememoración para avanzar a planos más gananciosos en el orden existencial.

De manos del ganador en la edición del premio en 2016, Alexander Jiménez del Toro, recibió la emocionada autora, una edición del plaquette que contiene el texto ganador y que, gracias a la gestión ediciones Luminaria llega a los participantes en el encuentro. Una de las décimas de este conjunto ganador la reproducimos a continuación:

Hogar dentro inacabado / hogar de extraña moldura

qué parte de mi procura / volver del café probado.

Aroma del sitio amado / tibio rincón de familia

donde lo bueno se afilia / en el hacer compartido.

En los rostros que se han ido / qué parte de mí se exilia.

Acompañando este momento se sucedió la primera de las mesas de lectura con varios de los ganadores y jurados en el concurso Toda Luz y toda Mía en las ediciones de 2016 y 2017, de manera que fuésemos testigos del difícil trabajo que enfrentaron los que tuvieron que decidir a quién premiar en la 5ta y 6ta convocatoria de este concurso que sin una premiación en metálico ha ganado un espacio importante en las aspiraciones de los escritores nacionales, con un constante crecimiento en la participación internacional.

En un evidente reto sostener el ambiente alcanzado en la mañana mágica de este 8 de junio, poetas y público acuden a la presentación del cuaderno Mítico Segundo de Manuel González Busto; decimario publicado por la casa editorial de la tierra yayabera, con la presentación de Reinol Cruz; como pórtico a la lectura de Pavel Esquerra, Alejandro González Bermúdez, Anisley Negrín, Freda González y Pedro Péglez y a la presentación de la agrupación musical Cuerdas de plata y niños repentistas del taller que coordina el poeta Abel Amador desde el municipio de Cabaiguán.  Nelson Lima, bardo improvisador llegado al evento desde la tierra agramontina, quiso reconocer con de la mejor manera que sabe hacer la calidad de estos bisoños artistas, y con décimas bordadas con sumo cuidado auguró lo que ya parece ser presente indiscutible; la herencia del repentismo está en buenas manos.

Las confluencias artísticas del dibujo, la fotografía y la escritura unieron a los artistas visuales Carlos Serra y Alian Delgado y varios de los escritores que dan vida a Toda Luz y toda mía, en la muestra Alianzas; inaugurada, entrada la noche, por el artista de la plástica y pintor Hermes Entenza en la sala de conferencia de la UNEAC. Una finísima selección de obras para homenajear al museo de arte colonial en su 50 aniversario y para evocar a las canciones infantiles que moldearon la jornada.