Destacan papel vigilante de la UNEAC en la aplicación de la política cultural

Momentos significativos de la UNEAC en el 2015

Destacan papel vigilante de la UNEAC en la aplicación de la política cultural

Etiquetas: 
Abel Prieto, Matanzas, artes plásticas, Miguel Barnet, UNEAC
  • La sede de la UNEAC en la ciudad de Matanzas.
    La sede de la UNEAC en la ciudad de Matanzas.

La función principal de la Unión de Escritores y Artista de Cuba, UNEAC, es su responsabilidad de ejercer una vigilancia colectiva sobre la aplicación de la política cultural, y eso tiene una enorme importancia, sostuvo en Matanza, Abel Prieto, asesor del Pre­sidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

El destacado intelectual cubano se dirigió a los integrantes de la presidencia de la organización, reunidos en Matanzas desde ayer. “Esta organización debe ser un crisol de pensamiento, de movimientos de ideas, de debate permanente, de trabajar por la unidad intelectual y de hablar mucho a la gente”, subrayó.

Abel Prieto ofreció su comentario en torno al recurrente tema de la comercialización, algo que se analiza con prudencia y se someterá a una experiencia en la filial de las artes plásticas. “Estamos obligados a velar porque sea algo ordenado y bien organizado, que no distorsione ni contamine la esencia de la UNEAC”, recalcó.

Con anterioridad la representación de la vanguardia artística y literaria del país fue recibida en el patio de la sede provincial del Gobierno, sencilla ceremonia amenizada por la Orquesta de Cuerdas de la Escuela Profesional de Arte y a la que asistió Teresa Rojas Monzón, primera secretaria del Partido en Matanzas.

Mario Sabines, vicepresidente primero de la Asamblea provincial de Gobierno, ofreció un panorama sobre el largo y paciente encargo de los matanceros por conservar mejor el patrimonio local, además de emprender una transformación que posibilite la ampliación del horizonte cultural, espiritual y social de la ciudad, próxima a cumplir 322 años de fundada. Se trata no de una reivindicación de lo que no se hizo bien o se dejó a medias sino de conseguir con las manos y la inteligencia el esplendor necesario para las actuales y futuras generaciones.

Aciertos y deficiencias sobre la labor desplegada por el comité provincial de la UNEAC se sometió más tarde a la consideración de la presidencia, y entre otros muchos asuntos trascendieron algunos vinculados al impago de los músicos y la ausencia de espacios públicos para las agrupaciones musicales (apenas 19 de 43 que existían unos años atrás).

Miguel Barnet, presidente de la UNEAC, hizo reiteradas intervenciones que permitieron comprender mejor algunos planteamientos y reclamaciones de los presentes. El debate puso en claro que la organización mantiene vivo el espíritu de incentivar el enriquecimiento de la vida cultural de la población y de contribuir a satisfacer sus necesidades espirituales.

Los integrantes de la presidencia recorrieron si­tios emblemáticos de la llamada Atenas de Cuba, como el Museo Farmacéutico, la Sala White y la Ermita de Monserrate. Este jueves continuarán las sesiones de trabajo y aguardan la oportunidad de saludar a la insigne intelectual Carilda Oliver Labra, una mujer que se dejó seducir por la poesía desde muy joven y a los 93 años de edad cree que nunca es demasiado tarde para emprender un nuevo proyecto literario.

Tomado de Granma