El Arca en la tercera Bacanal

El Arca en la tercera Bacanal

Etiquetas: 
Escénicos, títeres
  • Teatro de sombras se estrena en el Festival con la obra Bastián y Bastina. Foto de la autora
    Teatro de sombras se estrena en el Festival con la obra Bastián y Bastina. Foto de la autora
  • Rigel González, actriz y museóloga de El Arca. Foto de la autora
    Rigel González, actriz y museóloga de El Arca. Foto de la autora

El trabajo con títeres brinda múltiples posibilidades artísticas a quienes lo desarrollan, la solución que cada figura inanimada propone, es un mundo infinito lleno de mágicas propuestas que el público sin límites de edad siempre agradece; por lo que el teatro-museo El Arca, centro cultural que promueve el arte titiritero, reanuda sus variadas propuestas durante la tercera Bacanal de títeres para adultos a realizarse del 14 al 20 de noviembre. La actriz y museóloga de El Arca, Rigel González nos detalla los que por estos días brinda el espacio en el marco de la Bacanal.

¿Qué es el teatro-museo El Arca a seis años de fundado en la Avenida del Puerto y Obra Pía de La Habana Vieja?

“El Arca va realizando propuestas artísticas con funciones de teatro, talleres de construcción y animación, exposiciones de fotografías y muestras de recursos técnicos dentro del ámbito comunitario y profesional; en un intento de desarrollar de manera teórica y práctica el arte de los títeres, para contribuir a su conocimiento y respeto.

“Intentamos convertirnos en una academia o fuente de aprendizaje para los profesionales del ramo”.

¿Por qué realizar el arte del títere?

“El títere puede hacer lo que las personas no pueden: el títere se puede quitar la cabeza y lanzársela al espectador, puede salir volando sin necesidad de una gran tramoya que lo levante, puede morir y revivir al instante, puede cambiar de voz, puede ser animado por un hombre o una mujer sin importar su género, puede hacer una infinidad de acciones que los actores no son capaces de hacer”.

¿Se encuentra presente el títere en la escena cubana para todos los públicos?

“El títere es un personaje que nació siendo para adultos, los niños se convirtieron en receptores cuando aquellas primeras experiencias titiriteras para adulto fueron demasiado peligrosas para el poder establecido. De manera que el teatro para niños siempre fue un sucedáneo de segundo orden del teatro con títeres con temas dedicado a los adultos.

“En nuestros días en Cuba tenemos un teatro de títeres muy fuerte tanto para adulto como para niños que poco a poco se ha convertido en una verdadera fortaleza de la cultura. Se pueden mencionar muchas compañías de prestigio como Las Estaciones de Matanzas, El Arca, La Proa en La Habana, Okantomí… hay muchísimas.

¿Ha perdido el títere protagonismo en la escena cubana para adulto?

“El público cubano sigue pensando que una obra con títeres es para niños, hay una larga tradición difícil de cambiar, sin embargo sí se hace teatro para adultos con títeres en Cuba, que solidifican cada año el trabajo de la Bacanal.

“Hay que hacer un esfuerzo, tanto de los titiriteros para asegurar la calidad de las puestas como de los generadores de promoción de las propuestas artísticas”.

¿Cuáles son las debilidades del teatro de títere?

“Cuba adolece de una dramaturgia escrita para el títere, aunque en los últimos años se han realizado muy buenas propuestas, pero sigue sin tener fuerza y la misma cantidad que se escribe para teatro de actores.

“El títere necesita de una dramaturgia particular, específica, porque precisamente como hacen cosas que los actores no pueden, las adaptaciones de obras hechas para personas no suelen resultar adecuadas para el títere”.

¿Dónde aprender el arte de los títeres?

“Esa es una excelente pregunta, en Cuba no existe una escuela de titiriteros, hasta hoy el arte de los títeres en Cuba se aprende como una asignatura en las escuelas de enseñanza artística, no existe como especialización. Cuba no tiene hoy, una escuela para formar titiriteros, ojalá el Arca como pretendemos, sea fuente para que los titiriteros aprendan.

“En estos momentos las personas llegan con lo que aprendió en la escuela, que no es mucho, y aquí los maestros titiriteros enseñan a los aprendices de titiriteros, y en muchas ocasiones los no tan maestros ya están enseñando a los novísimos.

“Se aprende con el muñeco en la mano, subiéndose al escenario, mirando a los más experimentados e intentándolo; así hemos aprendido todos los integrantes de El Arca, donde estamos aprendiendo todos los días de los otros, lo que hace más difícil el aprendizaje del arte del títere; aunque existe cierto basamento con los años que permite empezar a crear un programa de estudio”.

¿Cuál es la propuesta del teatro-museo El Arca para el Festival de Títeres para adultos?

“Participaremos en la Bacanal con un taller de Teatro de sombras, aprovechando el estreno de la obra con títeres Bastián y Bastina, que tiene una técnica del retroproyector, poco o nada usada en Cuba, por lo tanto las personas que asistan como talleristas, estarán descubriendo un universo que nosotros hemos estado descubriendo durante un año y medio. Va a ser muy interesante para quienes se acerquen esta manera de asumir las sombras desde un objeto muy pequeño, minimalista, que luego crecen en la pantalla”.

“Dar vida a un muñeco, una sombra o un simple a nuestras manos además de recordar la etapa más lúdica de nuestras vidas, sin duda nos recordará los amigos imaginario y los disímiles personajes que ya vivimos y que hoy pueden seguir formando parte de nuestras vidas en máscaras, esperpentos, marote, títeres de varilla, de hilo, plano o de guante y hasta miembros parlantes de nuestro entorno; y de cada historia de cada uno de estos personajes…, brindando insospechadas iluminaciones, escenografías, músicas, movimientos con características propias de una imaginación sin control, típica de los seres humanos y sus creaciones”.