El arte en las comunidades, un debate necesario

El arte en las comunidades, un debate necesario

Etiquetas: 
Cultura Comunitaria, sala Villena
  • El balance de trabajo de la Comisión permanente de Trabajo Cultural Comunitario, Tradiciones y Patrimonio de la UNEAC sucedió en la sala Villena. Foto: Archivo UNEAC
    El balance de trabajo de la Comisión permanente de Trabajo Cultural Comunitario, Tradiciones y Patrimonio de la UNEAC sucedió en la sala Villena. Foto: Archivo UNEAC

Con el surgimiento del sistema de Casas de Cultura hace cuatro décadas, el arte en las comunidades se redimensionó desde las más diversas expresiones culturales, con el objetivo de elevar la calidad de vida de la sociedad. Surgieron entonces nuevos creadores, quienes prefirieron el reconocimiento en la ciudad que los vio nacer, antes que la popularidad internacional.

A lo largo de cuarenta años las Casas de Cultura han desarrollado una labor meritoria en ese sentido, sin embargo, precisan una renovación capital en sus presupuestos artísticos. Sobre este tema profundizó la vicepresidenta del Consejo Nacional de Casas de Cultura, Margarita Menjuto Fornos, en el balance de trabajo de la Comisión permanente de Trabajo Cultural Comunitario, Tradiciones y Patrimonio de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), en la sala Villena para valorar el quehacer realizado durante el pasado año.

“Urge la necesidad de vincular pensamiento y hacer. En muchas ocasiones hay en el hacer muy poco pensamiento”, puntualizó Mejunto Fornos en su intervención.

Otras cuestiones fundamentales para las buenas prácticas de la cultura comunitaria están dadas por la adecuada capacitación de los directivos, los instructores de arte y los propios artífices.

Por tratarse de un sector en el que la multiplicidad de miradas es una condición inherente a él, también resulta imprescindible realizar una labor emancipadora, capaz de llegar a los niños, las amas de casa y las personas de la tercera edad. Ese es el verdadero propósito de la entidad: ser baluarte indispensable para la creación y el buen obrar en las localidades.

Asimismo, Victoria Velázquez López, jefa del Departamento de Educación Artística del Ministerio de Educación (MINED), dio a conocer el proyecto para elevar la calidad de los profesores de la Enseñanza Artística, proceso que se desarrolla actualmente en diferentes provincias.

Entre sus principales propósitos se encuentran: flexibilizar y contextualizar los estilos de dirección y el trabajo en las organizaciones. De esta manera, habrá mayor retroalimentación entre los profesores, los alumnos, los padres y la comunidad; además de potenciar los programas de estudios de Cívica, Inglés y Computación.

En  tales quehaceres, el delegado de cada circunscripción juega un rol importante, al conocer como nadie las fortalezas y debilidades de su zona. Como parte de una estrategia para lograr un ejercicio comunitario integrado, que involucre a los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) y las universidades, el representante de la localidad debe tener un diagnóstico de su territorio; otros de los tópicos debatidos en la sesión.

Como resultado final puede decirse que esta comisión de la UNEAC ha crecido y fomentado su labor en los espacios locales, una actividad esencial, si se tiene en cuenta que la cultura debe pensarse desde cualquier escenario. El Apóstol lo dejó bien claro cuando escribió: “el arte en todo y a todas horas, es tan necesario a los pueblos como el aire libre. Pueblo sin arte, sin mucho arte, es pueblo segundón. Los grandes educadores, y los grandes gobiernos, han hecho siempre obligatoria la enseñanza del arte. Hay que recortar los dientes, y que alimentar las alas (…)”.