El arte frente al stress dejado por la pandemia

Artes Plásticas

El arte frente al stress dejado por la pandemia

El emblemático Museo Nacional de Bellas Artes, ubicado en el idílico entorno de La Habana Vieja, es una institución sin fines de lucro, al servicio de la sociedad y de su desarrollo, abierta al público y con propósitos de estudio, educación y deleite, gestión que, con la llegada del Coronavirus a Cuba, tuvo que interrumpirse para evitar la propagación de la pandemia, lo cual motivó que el colectivo de especialistas, curadores y técnicos que allí laboran idearan diferentes proyectos a través de las redes sociales que permitieran mantener el acercamiento instructivo y el disfrute espiritual entre las personas interesadas en el arte cubano e internacional, en tanto promover esa inquietud entre los niños recluidos en sus hogares.

Durante el período de distanciamiento social, el MNBA no cesó en su labor de conservar e investigar, a la vez que exponer a través de distintas plataformas de internet (Facebook, Twiter, Instagram, Telegram….) parte de las colecciones que allí se atesoran, para lo cual se establecieron diferentes proyectos que rápidamente “engancharon” a adultos e infantes de diferentes regiones del país.

Jorge Fernández Torres, director de esta institución radicada en la capital, enfatizó que en esta etapa “hemos hecho muchas cosas, entre ellas llevar a las redes sociales, on line, las exposiciones que teníamos hasta ese momento, como las muestras de José Ángel Toirac (Guantánamo, 1966),  Premio Nacional de Artes Plásticas 2018,quien bajo el título de Ars longa, presentó su serie Tiempos Nuevos, realizada entre 1995 y 1997; así como Firmeza, de Marta María Pérez (La Habana, 1959)  una de las fotógrafas de mayor reconocimiento internacional, la cual la inauguró el día antes del cese de las actividades culturales.

El directivo precisó que luego de cuatro meses de receso en sus servicios, Bellas Artes reabrirá completamente al público cuando a partir del venidero 8 de agosto entre en funcionamiento el edificio de Arte Cubano, tras haberlo hecho, el 7 de julio último, el que abriga la colección de Arte Universal.

Dijo, además, que los especialistas de la entidad continúan «preparando las primeras exposiciones virtuales sobre la historia del museo; entre ellas, una por los 120 años de Carlos Enríquez (Zulueta, 1900-La Habana, 1957) , y la otra por el centenario de Roberto Diago (La Habana, 1920-Madrid, 1955), que dan continuidad a la labor desplegada durante los casi cuatro meses que llevamos las obras del espacio físico al digital».

El también reconocido historiador del arte, crítico y curador dijo que en la página web del MNBA «hemos subido pequeñas cápsulas de videos, como el  homenaje a María Castro, durante mucho tiempo curadora de antigüedad (cerámica griega) y fallecida hace poco; así como el realizado a Olga López Núñez, curadora de Arte en la Colonia, el cual se asoció a la efemérides del 18 de mayo,  Día Internacional de los Museos».

Torres subrayó que en torno al programa educacional se establecieron espacios de creación on line para que las personas, desde sus hogares, realizaran sus propias obras y proyectos recreados en piezas clásicas de la colección del museo, actividad en la que se destacó la participación de los niños.  Life en Instagram, fue otra idea que ha entusiasmado al público que sigue al MNBA por internet, en tanto se experimenta con la plataforma  digital Telegram, de internet, dedicada  a proyectos con los niños.

El tesauro de Bellas Artes asciende a más de 30 mil piezas patrimoniales

Con la reapertura de las exhibiciones del arte insular, cuyo tesauro asciende a más de 30 mil piezas patrimoniales protegidas por el MNBA, el público volverá a disfrutar de una selección simbólica de estas producciones —pinturas, esculturas, dibujos, grabados e instalaciones— realizadas por connotados creadores desde el siglo XVII hasta la fecha. Se trata de un volumen que, a modo de exhibición permanente, se acerca a las mil obras, agrupadas en cuatro núcleos o salas conceptuales: Arte en la Colonia, Cambio de Siglo, Arte Moderno y Arte Contemporáneo.

Tal diversidad se une a la atractivas propuesta atesorada en el Edificio de Arte Universal, donde pueden apreciarse varias colecciones de  pinturas, esculturas, grabados y dibujos, reunidos en cinco áreas expositiva, cada una de ellas alusivas a diferentes zonas geográficas, entre las que se destaca Europa con un extraordinario número de piezas correspondientes al renacimiento italiano y flamenco, el barroco español, las pinturas francesas del siglo XIX, y de forma particular, la pintura británica del XVIII; además de  una selección de pintura colonial latinoamericana y de la plástica norteamericana del siglo XVIII.

Significativos cambios y restauraciones

Especial significado le adjudicó Torres a la restauración de las esculturas exteriores de la importante pinacoteca, gestión en la que acaban de concluir la pieza El balcón, de Mateo Torriente, ubicada encima de la entrada principal del Edificio de Arte Cubano, lo cual favorece las condiciones del inmueble para su pronta reapertura.

«Igualmente asumimos, con evidente éxito, una nueva museografía en el tercer piso, espacio reservado para las obras que comprenden desde el surgimiento de la vanguardia, en el año 1927, hasta su consolidación a partir de 1938. Acometimos una nueva disposición en las salas dedicadas a Wifredo Lam, Amelia Peláez y Carlos Enríquez. Eso el público lo va a agradecer mucho», puntualizó.

«Durante estos cuatro meses de pandemia, no nos hemos detenido. Trabajamos, también, en el conteo de obras, en el registro de inventarios, en el procesamiento de las nuevas adquisiciones, entre las que se destacan piezas de tres premios nacionales de Artes Plásticas, respectivamente:  Pararrayos, de Eduardo Ponjuán; un busto de Carlos Marx, realizado por Lázaro Saavedra para la instalación Solidificando todo lo que se desvanecen el aire, que integró la muestra del Pabellón Cuba en la Bienal de Venecia (2013); y Think diferent, de José Ángel Toirac. Se incluyen dos videos de Marta María Pérez titulados Incrédulas por decepción y asistencia y un tríptico fotográfico, igualmente titulado, de esta artista; así como Error Humano, instalación de Duvier del Diago».

Fértil programación

Entre las proyecciones futuras, el director de la prestigiosa institución dijo que para el 9 de octubre se prevé la inauguración de una exposición con trabajos de Antonia Eiriz (La Habana, 1929-Miami, 1995), quien el pasado año cumplió 90 años; y otra de Lesbia Vent Dumois (Cruces, Villa Clara, 1932), últimos premios nacionales de Curaduría 2000 y de Artes Plásticas 2019 respectivamente.

Anunció igualmente que el 27 de noviembre «se producirá otro gran acontecimiento: la apertura, en la sala transitoria del Edificio Arte Cubano, de la exhibición En ningún lugar como en casa, de Alexis Leyva (Kcho); mientras que en Arte Universal se mantendrá la colectiva La Habana: imágenes de cinco siglos. En este lugar se anuncian otras dos exposiciones en un espacio del último piso».

Bellas Artes reabre sus puertas para continuar ofreciendo al público sus valiosas colecciones. Una oportunidad de lujo para este periodo estival, en medio del stress dejado por la pandemia.

(Tomado de Cubarte)