El bolero en América Latina. Compositores e intérpretes

El bolero en América Latina. Compositores e intérpretes

Etiquetas: 
Sábado del Libro, Festival Internacional Boleros de Oro
  • Cubierta del libro que será presentado en el próximo Sábado del Libro. Foto: Rubén Ricardo Infante
    Cubierta del libro que será presentado en el próximo Sábado del Libro. Foto: Rubén Ricardo Infante

En junio de 1988, el musicólogo Juan Manuel Villar Paredes y la autora de estas líneas presentaron en la II edición del Coloquio que convoca el Festival Internacional Boleros de Oro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) una ponencia que resultó relevante y bien acogida por el público y la crítica: “Nosotros y el bolero”, que se propuso fijar las ideas esenciales para entender el origen y evolución experimentada por el género en Cuba teniendo en cuenta sus rasgos musicales y temáticas caracterizadoras.

Y todo, para dejar sentado que la evolución del género nunca tuvo un desarrollo uniforme en tanto ha transitado por momentos culminantes o de declinación que no solo se revelan en la creación e interpretación sino también en el papel desempeñado por la difusión musical como factor condicionante de niveles de popularidad musical.

Doce años más tarde este trabajo tomaba cuerpo histórico, analítico y teórico en un primer libro que con idéntico título al de la ponencia publicaba la Editorial Letras Cubanas la cual se encargó de poner en circulación, a partir de una idea de la musicóloga Alicia Valdés Cantero,  una selección de las ponencias presentadas en los coloquios del bolero desde la primera edición del evento en 1987 hasta 1998.

En el 2017, y tras varios meses de preparación, apareció un segundo libro en homenaje a los treinta años de existencia y permanencia del Festival Internacional Boleros de Oro: El bolero en América Latina. Compositores e intérpretes en el que la maestra Valdés regresa a la compilación en base a una minuciosa selección de treinta y cuatro trabajos presentados en el foro teórico del festival durante los años 1999-2014,y se enfrenta, una vez más, a la ardua tarea de elegir los mejores trabajos por la originalidad de sus planteamientos y sólidos contenidos científicamente fundamentados.

En esta oportunidad los materiales—que firman autores procedentes de diferentes países y generaciones —han quedado agrupados en dos grandes secciones (El bolero en América Latina y El bolero Compositores e Intérpretes) en las que están presentes el discurso académico en interacción con el empleado en el ámbito musical profesional, y originales trabajos que llegan no solo, desde los estudios musicológicos sino a partir de otras disciplinas como la historia, la sociología, la literatura y la organología, pues ya no es posible trabajar desde un solo observatorio por la envergadura que tienen  las temáticas y los conflictos sociales actuales.

Asimismo, aparecen textos más conversacionales y hasta jocosos que indagan, cuestionan y analizan, con los recursos propios de sus autores, no precisamente académicos, músicos o investigadores, pues entre ellos hay comunicadores, novelistas y promotores culturales en aras de aspirar a un alcance más amplio en la recepción.

En el primer núcleo de trabajos el bolero es examinado desde distintos ángulos, portadores todos de datos, observaciones, interpretaciones y consideraciones en torno a variados temas: los que examinan la renovación actual del género más allá de una historia de ciento treinta años y cuatro años y de las preferencias y gustos hacia otros géneros de fácil marketing; y aquellos que lo observan desde la industria fonográfica cubana en un momento en que ésta experimentó una transformación tecnológica de procesos relacionados, fundamentalmente, con la grabación; así como, de productos con la introducción de nuevos soportes y formatos para el registro y comercialización de la música.

También esta parte examina las líneas de creación fundamentales que propician la interacción y afección mutua del bolero con el pop en aras de una mayor comunicación con la audiencia; un autor explica la función que deben asumir los instrumentos de percusión en el acompañamiento de la canción y el bolero; y un escritor, novelista y crítico literario examina al género de referencia desde la mirada vivencial y la aprendida y aprehendida a partir de las disciplinas que domina.

Otros materiales prestan atención al bolero que se cultiva en Perú y Brasil y al que se consume en Cuba de creadores panameños. Es en esta sección donde aparece el único trabajo no presentado en los coloquios que celebra La Habana: el de la Doctora Daisy Cué, destacada investigadora nacida en Santiago de Cuba quien devela en su texto las características que tipifican a la novela/bolero a partir del análisis de obras representativas de la narrativa latinoamericana y caribeña. Esta ponencia fue leída por su autora en la tercera edición del Congreso Internacional “Música, Identidad y Cultura en el Caribe”, celebrado en Santiago de los Caballeros, República Dominicana en el 2009 y solicitada para integrar esta antología por la importancia del tema y la hondura de la información que contiene.

Un trabajo de Vanessa Knigts (Inglaterra) engalana esta primera sección y el libro en su totalidad que se enorgullece de tener su escritura, una vez más, en el segmento dedicado a los compositores e intérpretes. La desaparecida Doctora en Estudios Literarios por la Universidad de Cambridge y notable estudiosa del bolero como expresión de identidad en Cuba, México, Puerto Rico y la República Dominicana, se adentra en la teoría contemporánea de la cultura popular con su trabajo sobre el bolero y la identidad caribeña y así examinar el concepto de creolización y el papel decisivo en la formación de una identidad regional o pancaribeña donde se mezclan diversos elementos raciales y culturales.

Para la catedrática, el bolero es el género que encarna la doble tendencia contradictoria hacia la homogeneidad y la heterogeneidad en el panorama de la música popular de esta área geográfica. 

El segundo núcleo del volumen y el de mayor dimensión se circunscribe a documentar la relevancia de la vida y la obra de los compositores e intérpretes del bolero —los de antaño y los de ahora— que han dado no poco de qué hablar y  propiciado valiosos legados dentro y fuera de la Isla desde hace muchos años. ¿Habrá una mejor forma de honrarlos que trayendo de vuelta sus vidas y fecundas trayectorias? Los trabajos de esta sección los firman algunos de los más importantes y brillantes investigadores cubanos del momento como Roberto Méndez (Marta Valdés sin sospechas),Gaspar Marrero Pérez-Urría (Redescubrimiento de Roberto Faz), Pedro de la Hoz  (La imprescindible levedad de Marta Valdés), Frank Padrón (En el bolero cubano….Mujer Ideal, Mujer perjura ), Yaisel Madrigal (Rafael Gómez Mayea y el bolero trovadoresco: rasgos de estilo que tipifican su creación) y la compositora Marta Valdés (Elena Burke o el valor de cantar y Unas palabras de alegría para César Portillo de la Luz).

Como colofón de este segundo tiempo y bajo el enunciado “El coloquio internacional boleros de oro: un alto para meditar” se entrega un balance de cada una de las veintidós ediciones del foro teórico del Festival Boleros de Oro. En él se reconocen las líneas temáticas de mayor continuidad y trascendencia en el interés de valorar la situación actual y perspectiva de las investigaciones relacionadas con este género de la música popular que identifica no sólo a Cuba sino a toda Latinoamérica y el Caribe. La redacción de este trabajo dio la posibilidad a su autora de volver a vivir cada una de las ediciones del evento y de medir el camino transitado por los investigadores en torno al tema.

En las últimas páginas se muestran algunas partituras, a manera de homenaje,  para los autores que hoy son un latido ausente y los que continúan creando música. Y esto habrá siempre que hacerlo porque la memoria de la música perdura en las partituras (también en el disco) pues ellas no solo reflejan las ideas del compositor sino que enriquecen las posibilidades de disfrute apreciativo y analítico. En esta parte también aparecen breves fichas biográficas de los autores y autoras participantes, a quienes mucho agradecemos.

La antología preparada por Alicia Valdés con edición de Yolanda Aguirre Choy, diseño de Sergio Rodríguez Caballero, composición de Abel Sánchez Medina y la Colección Diálogo de la Editorial Oriente dirigida por la destacada y laboriosa Aimara Vera Riverón, tiene como finalidad que el lector interesado pueda encontrar estudios e investigaciones que enriquezcan su visión sobre el bolero  y amplíen en general sus horizontes y apetencias culturales, además de la utilidad del libro para la enseñanza de la historia de la música cubana en todos los niveles del sistema académico del país y para los que se interesen por la defensa de la memoria que se construye con las manos de todos.

Felicitaciones a todos los autores porque son los actores principales de los valiosos textos que engrandecen los estudios realizados anteriormente por otros musicólogos, intérpretes y compositores, y respaldan la historia sostenida y meritoria del Coloquio. Felicitaciones por estos y aquellos  libros que perdurarán como literatura investigativa y estimuladora del reconocimiento internacional que tiene el bolero en nuestra luminosa área cultural.

El libro será presentado el sábado 9 de diciembre, a las 11.00am, en la Calle de Madera en la Plaza de Armas del Centro Histórico de La Habana.

Por: Ila Desval