El creciente interés por un teatro participativo

El creciente interés por un teatro participativo

Etiquetas: 
teatro cubano
  • El diseño escenográfico, este resulta eficaz pues está en función de la acción dramática. Foto tomada de internet
    El diseño escenográfico, este resulta eficaz pues está en función de la acción dramática. Foto tomada de internet

Es determinado por el nivel de participación real y efectiva de la creación escénica en la toma de decisiones políticas. Por lo que es oportuno señalar la obra teatral Te sigo esperando de Héctor Quintero y dirigida por Hugo Vargas, ya que constituye un fiel ejemplo de lo anterior. En esta ocasión, la agrupación A teatro limpio escogió a la Sala teatro El Sótano, en el Vedado como contexto artístico. La puesta en escena ha estado a disposición del público durante el mes de julio y cuenta con el siguiente reparto (por orden de aparición): Alcides (Ariel Gil), Caridad (Estherlier Marcos), Teté (Yamira Díaz), Úrsula (Yanel Gómez) y Yasnay Ricardo, y Carlos Solar (como Alain). Entre las temáticas abordadas están: las relaciones humanas como esencia del individuo que a su vez son decisivas para su desarrollo y la importancia de la influencia de las condiciones económicas en los procesos individuales, grupales y las decisiones políticas.

El creciente interés de los teatristas por realizar un teatro participativo es determinado por el nivel de referencia y pertenencia de los ciudadanos en la toma de decisiones políticas, por la implicación emocional que poseen lo sujetos y su conocimiento respecto a este tema. El arte teatral no puede estar ajeno a la actividad política pues esta beneficia o afecta a todos los miembros de la sociedad. En esta dirección debemos decir que la creación artística no es la excepción. En las salas de teatro además de apreciar una obra comprometida con la realidad circundante, podemos ver que entre las intenciones artísticas de los creadores está el hecho de no dar respuestas acabadas acerca de un tema determinado sino que el objetivo es que el espectador formule nuevas interrogantes y en dependencia de sus características de personalidad dirigir su conducta social hacia una dirección especifica.

En cuanto al diseño escenográfico, este resulta eficaz pues está en función de la acción dramática y describe el medio en el que se desarrollan los personajes. La banda sonora permite que no haya una interrupción en la narración en el momento en que los intérpretes realizan las pausas y recrea una atmósfera que nos remite hacia determinado contexto o situación de la cotidianeidad. El diseño de luces apoya la narración, pues mediante el uso de los colores otorga mayor dramatismo a la escena y trasmite estados de ánimo diversos. Las actuaciones de manera general, son orgánicas porque funcionan como un sistema, como una unidad en la que todos los elementos que la componen se complementan respondiendo de este modo al propósito artístico.

Entre las interrogantes que nos surgen una vez que concluye la obra están las siguientes: ¿Ocupan el mismo lugar y desempeñan igual papel en la sociedad todas las clases y grupos que conforman la sociedad?, ¿Estas clases y capas tienen el mismo acceso a los recursos que distribuye el sistema político y por qué?, ¿Satisface la política las necesidades de sus ciudadanos? Como podemos observar no es prudente permanecer distante a la actividad política debido a que esta influye sobre el nivel y calidad de vida de sus ciudadanos.

Las obras teatrales son concebidas para un espacio específico, algo que conlleva a la selección del contexto recreado como una declaración fundamental del contenido. Con nuestro desempeño cotidiano y la praxis teatral estamos contribuyendo a la historia del arte y como parte fundamental de la historia general. La puesta en escena que hemos analizado constituye un acierto al reflejar parte de la experiencia humana y su significado, algo que quedará como un testimonio visual para las generaciones posteriores.