El impacto de los medios en niños y jóvenes

El impacto de los medios en niños y jóvenes

Etiquetas: 
ASOCIACIÓN DE MEDIOS AUDIOVISUALES Y RADIO, Concurso Caracol 2018
  • La actividad se estructuró sobre la base de un panel. Fotos: Ernesto Brallan
    La actividad se estructuró sobre la base de un panel. Fotos: Ernesto Brallan

El impacto de los medios en niños y jóvenes fue el polémico tema objeto de análisis y discusión en la segunda sesión de trabajo del Evento Teórico Caracol 2018 que, auspiciado por la Asociación de Cine, Radio y Televisión de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), tuviera como sede la sala Martínez Villena de nuestra cincuentenaria institución.

Las palabras de apertura estuvieron a cargo de la locutora y periodista Rosalía Arnáez, presidenta de la asociación anfitriona, quien les dio la más cordial bienvenida a los participantes, y al mismo tiempo, los invitó a enriquecer con sus sólidos argumentos el contenido de esa controversial línea temática .

La actividad se estructuró sobre la base de un panel, integrado por los doctores Avelino Couciero Rodríguez, presidente de la Sección de Crítica e Investigación, Carolina de la Torre Molina, profesora titular de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana, así como por la periodista Yiriam de la Torre, editora de la página Web de Radio Progreso.

Los ponentes reflexionaron acerca de lo que hoy nos dicen nuestros medios masivos de comunicación, qué ven, qué les gusta y qué no les agrada, qué esperan de la pantalla chica insular, de la programación diseñada para la radio, la televisión y el cine, de lo que publica la prensa plana y digital, así como la red de redes (Internet).

Con apoyo en los hallazgos de investigaciones realizadas —fundamentalmente— por el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), así como por el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), y desde una óptica objetivo-subjetiva por excelencia, los disertantes fueron ofreciéndoles respuestas puntuales a las interrogantes formuladas, que atañen no solo a la audiencia infanto-juvenil, sino también satisfacen —en parte— las acuciosas necesidades cognosctivas y espirituales experimentadas por esas encantadoras personitas que le son tan necesarias a la familia humana como la luz a las plantas, el aire a las aves y el agua a los peces.

Posteriormente, los panelistas indagaron en los estudiantes de la escuela primaria Olo Pantoja Tamayo cuáles eran sus criterios —postivos o negativos— acerca de la programación que los disímiles medios elaboran para —supuestamente— educar entreteniendo y entrener educando a los más pequeños de casa.

Con el candor y la ternura que caracterizan los rasgos personográficos esenciales de la niñez y la adolescencia —edades privilegiadas del ciclo vital humano—los príncipes enanos, “quienes —según José Martí— saben más de lo que parece”, emitieron sus bien fundamentados puntos de vista acerca de los logros, aciertos, desaciertos e insatisfacciones que les genera, en el intelecto y en el espíritu, la programación —sobre todo audiovisual— dirigida a ese sector de la sociedad cubana actual.

Una vez finalizadas las intervenciones de los expositores, se estableció un fluido diálogo, caracterizado —básicamente— por la alegría contagiosa y la energía positiva que irradia el ánima de un niño o adolescente, entre los escolares que abarrotaran la sala Martínez Villena, el resto del auditorio y los panelistas; fructífero intercambio que aportó nuevas ideas y sugerencias para optimizar la programación infanto-juvenil en nuestros medios de comunicación.

A dicha sesión de trabajo, asistió el Lic. Waldo Ramírez, director de la Televisión Cubana, los maestros José Ramón Artigas y Jesús Cabrera, Premios Nacionales de Televisión, críticos, alumnos de la enseñanza primaria especialmente invitados a la actividad, así como representantes de la prensa local.