El ser de ser negro

Poesía

El ser de ser negro

  • «Desde siempre lo he dicho sin descanso: la poesía no salva, a veces, ayuda a respirar mejor». Foto: Gustavo Sánchez
    «Desde siempre lo he dicho sin descanso: la poesía no salva, a veces, ayuda a respirar mejor». Foto: Gustavo Sánchez

«Desde siempre lo he dicho sin descanso: la poesía no salva, a veces, ayuda a respirar mejor». De esta manera la describe Julio Mitjáns en su libro Dime si te sobrepones, presentado este miércoles 20 de noviembre en la sala Rubén Martínez Villena de la UNEAC.

Perteneciente a la Editorial Letras Cubanas, el volumen reúne 45 poemas que recorren, desde la experiencia del artista, nociones de su propia realidad cotidiana y aspectos relacionados con lo cultural, lo sexual, lo racial y lo religioso.

La ensayista e investigadora Caridad Atencio describe el universo literario de Mitjans como un intento de «entregarnos su mundo y el verso labrado en su cuota de misterio y confesión mucho tiempo contenida, de tono inevitable y agolpado, con un tejido de pausas psicológicas de íntima fluidez».

La presentación, que estuvo a cargo del Premio Nacional de Literatura Antón Arrufat y de la periodista y poetisa Leyla Leyva, contó con la presencia del Presidente de Honor de la UNEAC, Miguel Barnet, y otros intelectuales y admiradores del poeta santaclareño.

«Una rara relación amorosa, vaho, arremetida en la fugacidad del placer, van ofreciéndose vivos misterios que continúan en el verso siguiente como quien viene a agitar el propio corazón y no la vida que acecha» describió Antón Arrufat los versos de Mitjans.

Julio Mijans ha publicado tres poemarios anteriores a Dime si te sobrepones: Venía diciendo una fábula (1994); Alejándose del resto (2000) y Torcíamos Tabaco (2010).

«La condición de hombre negro, homosexual, poeta de voz franca, próxima, afincado en creencias ancestrales, las ataduras a los antepasados, posibilita el reencuentro con una perspectiva activada de su poética. Dime si te sobrepones es un poemario en prosa casi en su totalidad, aunque el autor se toma la licencia en algún momento de acudir a ciertas fragmentaciones del verso», señaló Leyla Leyva.

La poetisa y periodista destacó además, el rejuego del discurso en el terreno de lo biográfico, el amor de pareja, la sexualidad, lo afectivo, lo social y sus correlatos: el desencanto, los apegos religiosos, los ritos y, por encima de todo el ser de ser negro.