El tema gay mueve los caracoles

El tema gay mueve los caracoles

Etiquetas: 
Moviendo los caracoles
  • Proyecto HSH
    Proyecto HSH

Gay Cuba, de la realizadora estadounidense Sonja de Vries, es el título del documental presentado en el espacio Moviendo los caracoles, que auspicia la Asociación de Cine, Radio y Televisión de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), y tiene como sede provisional la sala Caracol de nuestra cincuentenaria institución.

Dicha actividad, devenida homenaje a los 17 años de fundado el Proyecto Hombres que tienen Sexo con otros Hombres (HSH), Cuba, del Centro Nacional de Prevención de las ITS-VIH/SIDA, se estructuró en forma de panel, integrado por el M.Sc. Yandy Alberto Betancourt, Presidente de HSH, Cuba; Mileida Menéndez Dávila, columnista de Sexo Sentido del diario Juventud Rebelde; Danilo Lerma, subdirector del Centro Provincial de Cine de La Habana; Avelino Mato Vacas, de Trabajo Comunitario y Debates de Cine de HSH, Cuba; y Ana María Ramos Díaz, artista entrevistada en el documental Gay Cuba. A la presentación de Gay Cuba también asistieron la locutora y periodista Rosalía Arnáez, presidenta de la Asociación de Cine, Radio y Televisión, críticos, artistas, activistas del proyecto HSH Cuba, así como representantes de la prensa local.  

El doctor Avelino Couceiro Rodríguez, presidente de la sección de Crítica e Investigación de la asociación anfitriona, pronunció las palabras de apertura y, al mismo tiempo, reseñó los antecedentes de la fundación —en nuestra geografía insular— del proyecto HSH, Cuba, así como la loable labor realizada durante casi dos décadas por dicho proyecto en lo que a la aceptación de la diversidad sexual se refiere, así como contra ese flagelo de la humanidad que responde a las siglas VIH-SIDA, el machismo y la homofobia, males que aún proliferan —cual «marabú mental»— en el seno de nuestra sociedad.

Con apoyo en imágenes de archivo, así como en los testimonios desgarradores e impactantes por las secuelas emocionales y espirituales que dejaran en la mente y en el alma de algunos de los entrevistados, Gay Cuba recoge —con meridiana claridad—las luces y las sombras, las alegrías y las tristezas, los éxitos y los fracasos o frustraciones que, en los últimos 58 años, han signado la vida de las personas con orientación homoerótica en la mayor isla de las Antillas.

Según los ponentes, el documental Gay Cuba fue filmado en los primeros años de la década de los 90´ de la pasada centuria por la intelectual norteamericana, y trata acerca de la historia y los logros del proceso revolucionario cubano, para explorar —desde una óptica ético-humanista por excelencia— la evolución del tratamiento (no médico) de la conducta homoerótica a los hombres y mujeres que, libre y soberanamente, le han dado dicha orientación sexual a la libido freudiana (deseo erótico-sensual).

De acuerdo con los panelistas, este material registra los cambios de actitudes y la creciente aceptación hacia las personas de ambos sexos con inclinaciones homoeróticas, en la sociedad y la cultura cubanas.

En ese contexto académico, los expertos destacaron los grandes esfuerzos que lleva a cabo —sobre todo el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), que jerarquiza la doctora Mariela Castro Espín y el Proyecto HSH, Cuba— para eliminar todo tipo de discriminación sexual o de género;  posteriormente, los especialistas señalaron lo que se ha avanzado después de casi un cuarto de siglo del estreno de ese audiovisual pionero, invisibilizado por completo desde la vertiente mediática. Precisamente en la vertiente mediática aún falta por avanzar en la lucha frontal contra el machismo y la homofobia (o «neoplasia social», como la califica el escritor, crítico y periodista Frank Padrón), así como es necesario cumplir la función básica que desempeñan el arte y los medios de comunicación, para materializar —en la praxis— tan noble propósito, y además, interiorizar e incorporar al comportamiento psicosocial de ese mestizo único e irrepetible, que vive, ama, crea y sueña en la Perla del Caribe, el aforismo martiano de que «todo lo que divide, aparta o acorrala a los hombres, es un crimen contra la humanidad».

Una vez finalizada la exposición, se generó una encendida polémica, donde convergieron o no disímiles criterios acerca del tema gay. No obstante las diferentes opiniones sustentadas por los panelistas y el auditorio, los resultados de la discusión civilizada —a la que nos convocara el fundador del periódico Patria— irradiaron nuevas luces sobre tan polémica línea temática, cuya génesis se pierde en la noche de los tiempos.