En Artemisa los sonetos retan a la pandemia

En Artemisa los sonetos retan a la pandemia

Etiquetas: 
Artemisa, Cuba, sonetos, UNEAC, Cultura, José Carlos Sánchez Fernández

La idea fue del bardo repentista y primer presidente del Comité Provincial de la UNEAC en Artemisa, René Fuentes Cintado. Algunos, como la también poeta  Mireisy García Rojas, vicepresidenta primera del gremio, hablan de el afán de Renito en promover el gusto estético por la creación de esta difícil forma estrófica. Otros aluden a que Rubén Martínez Villena, poeta insigne de Artemisa, cultivaba el arte de los catorce versos. Lo cierto es que el Festival de Sonetos de la UNEAC artemiseña, devenido concurso y beca de creación, gana adeptos y se posiciona como uno de los encuentros donde esta variante de la poesía exhibe sus mejores galas por la pasarela del arte.

Añade García Rojas que no se puede perder el vínculo entre la poesía y la identidad cultural. Por eso Artemisa defendió la VIII Edición de su Festival y ni siquiera la pandemia logró detener la impronta de los sonetistas en el duelo fraterno de la belleza rimada.

Este año fue la galería Guerrero, de Bauta, la que acogió gustosa a los cultores del soneto y entre reconocidos exponentes se alzó con el triunfo el artemiseño José Carlos Sánchez Fernández. El jurado decidió por unanimidad otorgar el galardón a Sánchez, médico de profesión,  por sus Aleaciones. Al decir del galeno se trata de un cuaderno que habla del amor. Intenta un acercamiento diferente al clásico sentimiento universal en sus expresiones hacia la pareja, los amigos, la vida.

Aleaciones es un proyecto donde el autor confiesa pretender acercamientos. Dialogar con los lectores acerca de la relación de interdependencia que se establece entre el amante y el ser, sujeto o isla amada.

Entre la medicina y la poesía hay también una relación hermosa. Creo que el arte está en todo y para tratar a un paciente se necesita un poco de ese detalle, de ese extra. Uno nota el resultado en el agradecimiento. La belleza siempre recompensa, expresó el galardonado.

El Festival de Sonetos UNEAC Artemisa contó esta vez como un jurado con reconocidas voces de la literatura en el patio. Ese fue el caso del dramaturgo y escritor Juan José Jordán y los poetas José Alberto Nápoles Torres y Reynaldo Riverón García. Otros nombres como el de Roberto Manzano, Juan Carlos García Guridi y Jesús Sama Pacheco han tenido la responsabilidad de evaluar las obras a lo largo de la historia de este certamen prestigiando cada edición con su conocimiento.

La premiación del concurso, siempre matizada por actividades colaterales, aprovechó el espacio de la peña provincial de literatura Cantapalabra y contó con la presencia de la destacada investigadora Caridad Masón Sena, que deleitó a los participantes en un recorrido por su trayectoria a través de sus textos de gran valor y donde se evidenció su pasión por la historia.

Otra vez los sonetos se adueñaron de Artemisa. La Unión de Escritores y Artistas les hizo espacio en una agenda limitada por la contingencia sanitaria y nasobuco mediante se hizo la magia del deleite. En la despedida un recital de versos alternados con las interpretaciones del  dúo Trovesía  provocó que los asistentes regresaran felices a casa. Al menos catorce versos más felices.