En la Carmen Montilla, con el artista Carlos Manuel Castillo

En la Carmen Montilla, con el artista Carlos Manuel Castillo

Etiquetas: 
Plásticos, artes plásticas
  • La exposición colectiva ofrece un abanico de diversas temáticas, y se encuentra disponible hasta el 20 de marzo. Fotos de la autora.
    La exposición colectiva ofrece un abanico de diversas temáticas, y se encuentra disponible hasta el 20 de marzo. Fotos de la autora.
  • La exposición colectiva ofrece un abanico de diversas temáticas, y se encuentra disponible hasta el 20 de marzo. Fotos de la autora.
    La exposición colectiva ofrece un abanico de diversas temáticas, y se encuentra disponible hasta el 20 de marzo. Fotos de la autora.

Seres humanos, ¿qué nos une? lleva por título la muestra colectiva inaugurada recientemente en la Galería Carmen Montilla de La Habana Vieja. Bajo la curaduría de la francesa Violaine Philippe-Walker, uno de los caminos para definir el concepto de la muestra sería un mensaje de paz, amor y unión a través del arte. Lázaro Luis García, Julián Sánchez, Beatriz Santacana, Carlos Manuel Castillo, Carlos Manuel Bustillo, Reynier Borrel García, Jorge César Sáenz, Yudit Vidal Faife y Carlos Mata, además Thierry Roels de Francia, conforman la nómina de artistas.

Una pala que se impone en primer plano, al estilo de Broche, donde por momentos toma del bad painting, el paisaje que inquieta, al denunciar la presencia de un abismo, creado por las manos del joven Reynier Borrel, un tejido que dibuja rostros de mujer (Yudit Vidal) y esculturas que combinan el color del vidrio con la madera cual ángeles renegados en un ejercicio autorreferencial anclado en el presente, es la elección de Santacana, que también toma la cartulina y moviliza al espectador con sus interrogantes.

Lázaro Luis García desde la foto ofrece diferentes aristas de la sexualidad, en la vejez, entre dos adolescentes. Jorge César Sáenz transforma la madera en una revelación sobre marionetas, hilos y manipulación. Las campanas de Thierry Roels ofrecen el sosiego, el amor. Carlos Bustillos hace todo un teorema de seducción, con color oro y complejos tocados en un proceso donde el espectador queda absorto, cómplice de ella que mira; mientras Julián Sánchez retoma el tema de la infancia. Todo este universo temático y visual convive en la exposición en franca armonía.

Por su parte, Carlos Manuel Castillo trabaja el paisaje desde la evocación de la sensualidad femenina. Ante la polémica en donde siempre se ha visto envuelto el género y la experiencia de los artistas del área, no pude evitar hacerle algunas preguntas:

Pinar tiene una amplia tradición de paisaje ¿Cómo empiezas a incursionar en el género y por qué el cambio a la figura humana?

“Es una transición, empecé primero por el surrealismo, pero a finales de la década del 90 y a principios del 2000 comencé con el paisaje, también hubo una transformación porque el paisaje contemplativo llegó un momento en que ya no me satisfizo, entonces tuve que hacerlo decir algo más. La figura me ayudó mucho a ello, sobre todo la figura de mujer, es lo que estoy siguiendo y llevando un poco mi paisaje al surrealismo que hice antes”.

La exposición, de acuerdo a su curadora, Violaine Philippe-Walker, aborda la obra de arte también como un mensaje de diálogo y unidad ¿Pudieras comentarme acerca de eso?

Sí, es la esencia de esta exposición. Al principio comenzamos a reunir artistas, tratando de que fueran de toda la Isla y ya hay de varios países como Francia y muy pronto de Estados Unidos. En cuanto a los cubanos hay artistas de Pinar del Río, Trinidad y La Habana y hay fotógrafos, pintores y escultores. Unir diferentes generaciones, técnicas, visiones con un objetivo común: la armonía, la paz, la convivencia, porque en el mundo hay espacio para todos.

Seres humanos, ¿qué nos une? La interrogante invita a lanzar múltiples respuestas. Usted ante las piezas seguro encontrará un abanico aún más diverso de zonas temáticas y entonces, la muestra cobrará nuevos significados ante sus ojos. Aun así, este es uno de los caminos, que estará disponible al público hasta el próximo 20 de marzo. La invitación está hecha.