Eres más que el aire, más que el agua…

Eres más que el aire, más que el agua…

  • Portada del título Sara González. Con apuros y paciencia. Foto tomada de Internet
    Portada del título Sara González. Con apuros y paciencia. Foto tomada de Internet

En la tarde del viernes 13 de julio, con la proyección de videos clips de Sara González y la conversación amena de quienes fueron sus compañeros y amigos se llenó de calidez la sala Villena de la UNEAC, preámbulo a la presentación del título Sara González. Con apuros y paciencia.

El vicepresidente de la UNEAC, Pedro de la Hoz, enfatizó en la necesidad de seguir publicando bajo el sello UNIÓN obras de la calidad y la valía de esta, y cedió la palabra a Abel Prieto, Ministro de Cultura, y sobre todo amigo entrañable de Sara, para que nos hablara sobre el presente volumen: vida y obra de la cantautora cubana.

En el libro se recogen testimonios, entrevistas y textos diversos de quienes la conocieron. Así como fotografías con familiares y amigos, sus canciones y discografía, caricaturas, grabados y otras obras de las artes plásticas dedicadas a la artista.Para quienes no conocieron a esta extraordinaria mujer, bondadosa y transparente, pueden encontrarla entre estas páginas. “No es un libro de retórica ni de musicología, aunque hay mucho material para entender la música nuestra”, señala Abel Prieto; quien dicehaberse sentido conmovido por el prólogo de Diana Balboa, compañera de vida de Sara, escrito desde el amor. Narra cómo se conocieron y se unieron definitivamente. 

Hizo referencia el Ministro a una anécdota de Diana sobre un viaje a la ciudad noruega de Trondheim y lee: “Sara había despedido para siempre a Rosa, su madre, un jueves y nos avisaron de la salida hacia Noruega para el sábado. Yo la miraba y aquella tristeza en sus claros ojos azules que de pesar se volvían violetas me sobrecogía […] esa increíble, desmesurada mujer, subió al escenario y dedicó el concierto a su madre; arrancó a cantar como siempre, sin variar canciones, sones, guarachas con el sentimiento y la alegría de su repertorio, con la fuerza que muchos han alagado”.

“Esta manera de enfrentar los golpes de la vida de Sara… yo intuía que ella tenía esa capacidad —apunta Abel Prieto—. Como dice esa canción: A los héroes se les recuerda sin llanto… Sara es la negación de la muerte”.

Entre anécdotas de Liuba María Hevia, Marta Campos, Diana Balboa y el propio Abel Prieto, fluyó la tarde del 13, día en que cumpliría 66 años Sara González. Nunca había presenciado antes tanta gente en la Villena, ni tantas manifestaciones de amor. Una emotiva celebración a la vida de quien vivió como quiso y dejó tras de sí toda una obra, que es hoy paradigma de la música cubana.