Espacio Lecturas Compartidas

Feria Internacional del Libro 2018

Espacio Lecturas Compartidas

Etiquetas: 
: Escritores, Feria Internacional del Libro 2018, Cubapoesía
  • Roberto Manzano y Palmiro Soria en Lecturas compartidas. Foto de la autora
    Roberto Manzano y Palmiro Soria en Lecturas compartidas. Foto de la autora

Palabras compartidas es un espacio habitual dentro de la Feria Internacional del Libro de La Habana. El 10 de febrero, como parte del programa preparado por el proyecto Cubapoesía, tuvo lugar entre los muros de la Cabaña este espacio en los cuales coincidieron escritores diversos del panorama literario nacional, y de otros países latinoamericanos.

Su coordinador Pierre Bernet presentó cinco bloques de lecturas: Zurelys López y Daniel Díaz Mantilla, el argentino Marcelo Fagiano y David López Ximeno. Silvia Jayo de Argentina, Jessica Pérez Quesada y Claudette Betancourt. Jesús David Curbelo y Juan Nicolás Padrón, y para cerrar Roberto Manzano y Palmiro Soria (Bolivia).

Desde la ventana del stand J-5 se ve la muralla, la hierba, se huele la tarde y la lluvia amenazante. Cuánta luz pasa a través del umbral e ilumina la poesía y a los poetas que en esa tarde dialogaron con la vida, con la muerte, con la vegetación, con un país.

Zurelys dedicó poema a Eduard Encina, poeta fallecido recientemente, a quien se le dedicó la culminada edición del encuentro de jóvenes escritores. En sus versos nos dice: “la muerte a ido a morir”.

Daniel Díaz Mantilla también lee poemas en los cuales apunta: conversa con la muerte. Soy un fabricante de historia, dice, y luego de mucho tiempo escribiendo cuentos, se pregunta a dónde ha ido la poesía.

Las ideas no se matan, bien lo sabe Marcelo Fagiano. La inexactitud de una voz y el aleteo de un mundo. Nos lee un poema titulado: Muerte de un dictador.

La muerte circunda la poesía, lo supo Ángel Escobar, Raúl Hernández y muchos otros, lo supo el verso que escapando a través de una ventana intentó tocar los libros que migraron a países más tenues y distantes, donde la muerte no existe porque es ese su reino.

Sigue Ximeno por la cuerda de la muerte, según sus palabras. Lee Elegía a Chano Pozo. En una jungla antigua sonaron las tumbadoras del músico cubano acompañado del ron y de oscuras leyendas.

La magia de lecturas compartidas estremece las paredes; los fantasmas de antaño visitan la sala, la intensidad domina una mujer que transfigura el poema en acto y la ventana en escenario. Su nombre es Silvia Jayo, en una misma mesa se unieron las mujeres para dar ímpetu a la tarde como las notas distantes de la percusión.

Por favor lea poesía, es el eslogan que veo cruzar pegado a las caderas de una muchacha. Por favor escuche poesía, la voz del poeta ha llenado el ambiente y ha alejado a la lluvia.

Música, es el poema de Curbelo: “el sabor de las fugas”, pronuncia.

El ser y la nada lee Juan Nicolás Padrón. Prosas poéticas, de niña de ojos moribundos, de buitres, de padres con un hijo entre los brazos.

Roberto Manzano, uno de los poetas más relevante de la literatura cubana actual, cierra los bloques de lectura. Lee: Tengo setenta años… dudas tuve, pero ya no las tengo… ya tengo aprendido que manejamos solo formulas del pasado o el futuro. Todo se asienta sobre partículas, él lo maneja como los hombres las formulas. Asociaciones de materias donde se marchitan, de pronto, los tulipanes. El boliviano Palmiro Soria, nos brinda sus versos que emergen desde la jungla, no sin apuntar primero: luego de que ha hablado un maestro solo correspondería el silencio.

Por: Annalis Castillo Seguí