Eugenio Hernández Espinosa: el dramaturgo cubano más filmado

Eugenio Hernández Espinosa: el dramaturgo cubano más filmado

Etiquetas: 
Cinemateca de Cuba, Eugenio Hernández Espinosa, teatro Caribeño, 16. Festival Internacional de Teatro de La Habana
  • Eugenio Hernández Espinosa, considerado uno de los dramaturgos cubanos contemporáneos más notorios.
    Eugenio Hernández Espinosa, considerado uno de los dramaturgos cubanos contemporáneos más notorios.

Considerado por la crítica especializada como uno de los dramaturgos cubanos contemporáneos más notorios, Eugenio Hernández Espinosa (La Habana, 1936), será objeto de atención por la Cinemateca de Cuba en el espacio “Ojeada al cine cubano”, el próximo martes 27 de octubre.

En el Multicine Infanta (Sala 4), hasta donde han trasladado temporalmente sus funciones la Cinemateca por problemas de climatización en su sede, se exhibirán dos largometrajes que adaptan obras de este fundador de varios grupos, entre ellos Teatro Caribeño (1990), del que es director general.

Hernández colaboró con el cineasta Manuel Octavio Gómez en 1982 en el guión de Patakín (¡quiere decir fábula!), basado en su obra inédita Changó Valdés, integrante del llamado “ciclo de los patakines”. Julio García Espinosa adaptó su resonante pieza Mi socio Manolo (1971) y la transformó en La inútil muerte de mi socio Manolo (1989), ejemplo de teatro filmado sin dejar de ser puro cine, que se exhibirá en la función de las 5:00 p.m. María Antonia (1990), adaptación cinematográfica realizada por Sergio Giral, está programada para las 8:00 p.m. conjuntamente con el documental María Antonia soy yo (2014), consagrado por Regino Oliver a la desaparecida actriz Hilda Oates, quien confirió al personaje del clásico gestado en 1967, toda la fuerza telúrica demandada por su creador.

Otra contribución de este autor al cine nacional es Roble de olor (2003), basado en un guion original coescrito con Rigoberto López, su realizador. Todo ello convierte a Hernández Espinosa en el teatrista cubano más filmado.

En su doble condición de autor y director artístico, por la que cuenta con numerosos reconocimientos, entre estos el Premio Nacional de Teatro 2005, Espinosa se ha caracterizado por la búsqueda de un teatro inspirado en la vida popular y las tradiciones de la cultura sincrética, especialmente en la influencia Yorubá. En su prolífica producción se aprecian dos vertientes temáticas: la asunción de lo popular sin prejuicios clasistas, como queda expresado en varias piezas, entre estas Calixta Comité (1980), y otras en las que la mitología de origen Yorubá ocupa un primer plano: Odebí, el Cazador (1982), Obba y Changó (1983), Ochún y las cotorras (1999), El Venerable y El Elegido. Por La Simona (1977), recibió el Premio Casa de las Américas.

Este tributo al Eugenio Hernández Espinosa lo aporta la Cinemateca al décimo sexto Festival Internacional de Teatro de La Habana, además de los ciclos: “De las tablas a la pantalla” (Sala Charlot del 20 al 31 de octubre) y “Peter Brook: el teatrista detrás de la cámara” (Sala 4, Multicine Infanta, 24, 25 y del 28 al 31 de octubre).