Festeja el Ballet Nacional de Cuba los 500 años de la Ciudad Maravilla

Danza

Festeja el Ballet Nacional de Cuba los 500 años de la Ciudad Maravilla

  • Durante los ensayos. Foto: Ahmed Piñeiro
    Durante los ensayos. Foto: Ahmed Piñeiro

Dos estrenos y tres reposiciones signarán la temporada del Ballet Nacional de Cuba (BNC), Patrimonio Cultural de la Nación, en homenaje a los 500 años de la fundación de la Villa de San Cristóbal de La Habana, y a la memoria de la prima ballerina assoluta  Alicia Alonso (1920-2019).

El programa artístico se inicia el hoy 1ro de noviembre, en la sala García Lorca del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, y se extenderá hasta el domingo 10 de este mismo mes.

Desde hoy y hasta el domingo, la emblemática compañía presentará El poema del fuego, con coreografía del maestro Alberto Méndez, Premio Nacional de Danza; música del maestro Alexander Scriabin y diseños del artista Salvador Fernández); Celeste, con coreografía de la artista Annabelle López Ochoa; música del maestro P. I. Chaikovski y vestuario del artista Dieuweke van Reij; Love Fear Loss (estreno), con coreografía, vestuario y luces del maestro Ricardo Amarante; música de Edith Piaf, Jacques Brel y Charles Dumont, en arreglos para piano de la maestra Natalia Chepurenko y Concerto DSCH (estreno), con coreografía de Alexei Ratmansky y música del maestro Dimitri Shostakóvich.

Del viernes 8 de noviembre al domingo 10, el programa incluye Las sílfides, con coreografía y montaje de la eximia ballerina, según la versión del maestro Mijaíl Fokine y música del maestro Fryderyk Chopin, escenografía y vestuario de Salvador Fernández sobre los originales de Alexander Benois.

Concerto DSH es un ballet abstracto, de fuerte influencia balanchiniana, se inspira en el Concierto nº 2 en Fa mayor, para piano y orquesta, Op. 102, de Shostakóvich –las iniciales del título hacen alusión al nombre y al apellido del eminente compositor—, y en las sugerencias y emocio­nes que provocaron en el coreógrafo esa partitura que, según sus propias palabras, “es un fiel reflejo del optimismo, la alegría y el idealismo de la generación de sus padres, en la Unión Soviética de los años cincuenta […]”. Fue estrenado por el New York City Ballet, el 29 de mayo de 2008, en el New York StateTheatre.

La inclusión de esa obra en el repertorio de una de las mejores agrupaciones danzarias del orbe ha sido posible gracias al apoyo de Cuban Artists Fund y Ame­rican Girls for Cuban Dance.

Acerca de Love Fear Loss, el coreógrafo Ricardo Amarante ha expresado: “Este es uno de mis trabajos favoritos. Se trata de tres sentimientos, tres sentimientos muy fuertes e importantes que uno puede tener: amor, miedo y pérdida. Está inspirado en la hermosa obra y en la vida de Edith Piaf. Su música era su reflejo completo, así que es toda nuestra vida. Cada dúo te lleva a través de la experiencia de una relación”.

Los papeles protagónicos de dichas presentaciones son desempeñados por primeras figuras de la agrupación, tan cubana como universal: Viengsay Valdés, Anette Delgado, Sadaise Arencibia, Grettel Morejón, Dani Hernández, Rafael Quenedit, Ginett Moncho, Claudia García y Chanell Cabrera, muy bien secundados por solistas y miembros del cuerpo de baile.

Los amantes cubanos y extranjeros del arte de las puntas, así como los colegas de la prensa especializada que cubran esas funciones de lujo, podrán apreciar —en su justa medida— la excelencia artístico-profesional que caracteriza, en cualquier escenario del mundo, a esos bailarines, cuya fama trasciende las fronteras geográficas insulares, para agasajar —con música, danza, poesía, luz y color— los 500 años de la Ciudad Maravilla.