Frank Josué Solar Cabrales: la historia a todo color

Frank Josué Solar Cabrales: la historia a todo color

Etiquetas: 
Premio UNEAC, : Escritores
  • “La Historia de Cuba como no se debe dar es de manera simplificada, en blanco y negro, si no, a todo color”, dice Frank Josué Solar Cabrales. Foto de la autora
    “La Historia de Cuba como no se debe dar es de manera simplificada, en blanco y negro, si no, a todo color”, dice Frank Josué Solar Cabrales. Foto de la autora

Amable, atento al diálogo franco y la polémica, gusta del debate, de los temas difíciles y complejos que la historia en todos sus laberintos va mostrando poco a poco. Tiene en su nombre a dos grandes de esta ciudad heroica: Santiago de Cuba.

Y quizás por muchas de esas coincidencias de la historia personal de cada uno, y por tanto empeño que al final premia al talento bueno, es merecedor este año del Premio de Ensayo Histórico Social Juan Pérez de la Riva, que convoca la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

¿Qué características distinguen al ensayo que presentó para el Premio…?

El texto que presenté, se titula “Directorio Revolucionario y Movimiento 26 de Julio: los laberintos de la unidad en la Cuba insurrecta 1955-1959”. Es el resultado de la tesis de doctorado que defendí en diciembre de 2016, cuyo tema eran la influencia de las concepciones y prácticas unitarias del Directorio Revolucionario y el Movimiento 26 de Julio y su relación.

Tiene que ver fundamentalmente con una reconstrucción histórica de la relaciones entre estas dos organizaciones durante el periodo insurreccional, desde una perspectivaque asuma la historia de la unidad no como un proceso lineal, como algo dado desde el principio, como un camino fácil y expedito. En lo que todos estuvieron de acuerdo desde el principio fue en el liderazgo de Fidel.

Se trata de ver la unidad como un proceso complejo, con sus matices, como es la vida misma, con contradicciones, avenencias y coincidencias en las cuestiones fundamentales. Hay características que asemejaban mucho a las dos organizaciones, surgidas de una nueva generación, y que perseguían objetivos de transformación social profunda en el país y postulaban la insurrección como la vía más efectiva para lograr esos cambios revolucionarios.

En la inmensa mayoría de las cuestiones políticas fundamentales que se van sucediendo en Cuba durante ese periodo insurreccionalestán de acuerdo, o sea, sus posicionamientos públicos son muy similares.  Pero tienen visiones distintas sobre cómo realizar la insurrección, ya en la ejecución práctica. Sobre todo porque estas cuestiones prácticas la historiografía en sentido general, más o menos las ha ido abordando, pero lo que no ha sido tratado como un hecho que los alejaba y en el que había determinadas contradicciones, es cómo cada organización entendía que se debía producir la unidad entre los revolucionarios.

Es decir, que cada organización concebía, y eso va cambiando en el tiempo de acuerdo con circunstancias distintas, que la unidad debía darse de determinada forma, y eso fue una fuente de desencuentros. Eso es lo que vendría a ser una nueva perspectiva en el texto, el hecho de abordar las concepciones de la unidad en las organizaciones como una fuente de contradicciones, y cuáles fueron esas contradicciones durante la insurrección.

¿En qué zonas del país fue más fuerte la presencia de estas organizaciones y a su vez las manifestaciones de sus diferencias en cuanto a la concepción de la unidad?

El Directorio aquí en Santiago no tuvo una representación muy fuerte, en el oriente de Cuba, en general, la presencia del Movimiento 26 de Julio fue hegemónica y casi total desde el principio de la revolución, aquí no hubo casi espacio para otras organizaciones. Las contradicciones se dieron fundamentalmente en el resto del país. Pero en sentido general, en las bases de las dos organizaciones, lo que imperaba era la camaradería, el compañerismo, la solidaridad en la lucha, que también imperaba entre las dirigencias, sin embargo era entre estas que imperaba las contradicciones acerca de cómo debía producirse la unidad. 

¿El hecho de que el M-26-7 estuviera asentado en Santiago, donde estaba el núcleo más fuerte de la lucha, también tiene que ver con se exacerbaran las diferencias?

Donde más fuerte fue la insurrección contra Batista siempre fue en Oriente, y Santiago fue el epicentro de eso, y exactamente tiene que verel hecho de que la región del país donde más fuerte fue la insurrección fue justamente la región donde más fuerte era el M-26-7, y eso le dio una determinada fortaleza en la correlación de fuerzas entre ellos que favorecía también que fuera el que marcara los ritmos, las formas, el contenido de cómo se iba produciendo esa unidad.

¿Cómo ve la enseñanza de la historia de Cuba en los centros de educación superior actualmente?

Sería para mí un poco aventuradoemitir un juicio porque no tengo una visión de conjunto, para expresar un criterio certero o medianamente válido. Sí te diría cómo pienso que debe ser, cuál pienso que es el deber ser de la enseñanza de la historia.

La Historia de Cuba como no se debe dar es de manera simplificada, en blanco y negro, si no, a todo color. Esto por varias razones, cuando uno da una historia encartonada donde hay buenos muy buenos y malos muy malos, donde los roles están definidos de antemano y es muy lineal y esquemática, en primer lugar es una historia muy aburrida, que a nadie le interesa y en segundo lugar no es real. La historia la hacen hombres y mujeres de carne y hueso con todos sus acumulados culturales, con todas sus contradicciones, con todas sus experiencias personales y todo eso juega un papel también en las dinámicas de la historia, y eso también genera contradicciones que cuando logran ser salvadas hay un resultado positivo, sobre todo en los procesos de cambio revolucionarios, pero cuando no, tienen  un impacto negativo, y la historia hay que verla con todos esos matices, porque es la vida misma, y porque así se hace más atractiva para que los estudiantes puedan entender que no son dioses los patriotas, los héroes, si no, personas como ellos que tuvieron un desempeño excepcional en un momento. Así se entiende mejor y es más apasionante.

Entonces yo creo que continúa siendo una deuda entre nosotros estudiar la historia en todas sus complejidades, no como algo simplificado, ya resuelto.  La historia tiene sobre todo que darnos lecciones, prepararnos para enfrentar los retos actuales y futuros, y la única manera de aprender de ella, de que nos sirva, nos sea útil para poder aplicar conceptos y lecciones al presente, es aprenderla como realmente fue. Si no, entonces lo que vemos son caricaturas de las que no podemos aprender nada, para saber lo que se hizo mal en algún momento, los errores, para no repetirlos.

¿Qué papel le corresponde a la historia en el complejo momento social que vive el país actualmente? ¿Cómo puede contribuir a salvar esas distancias?

Hay alertas que nos han hecho muchos de los mejores intelectuales cubanos y los más lúcidos de los últimos años, y es que nunca perdamos, sobre todo las nuevas generaciones, el orgullo de ser cubanos.

Una de las grandes conquistas de la Revolución, es que hizo al cubano sentirse orgulloso de su historia, su nacionalidad, de sus tradiciones, porque vivir enesta pequeña islita fue capaz de jugar un papel tan importante y de haber tenido una historia que es tan rica tan apasionante, a la vez entraña una responsabilidad.

Yo creo que para las nuevas generaciones es muy importante conocer la Historia de Cuba, en primer lugar para sentirnos orgullosos de ella, de Cuba, porque lamejor manera de uno identificarse con algo es que sienta orgullo de eso. Además implica algo que estuvo presente en todas la generaciones de revolucionarios cubanos que se fueron sucediendo a lo largo de la historia, que estudiaban los procesos de la generación anterior y eso los hacía comprometerse, pensar que si nuestros padres y abuelos fueron capaces de hacer esto, nosotros tenemos que ser capaces de estar a la altura de ellos. Tenemos que ser consecuentes con profundizar y continuar esa tradición y ese legado.